martes, 29 de marzo de 2011

Conocer la mente- Video 7


Este es el nuevo video donde presentamos poco a poco un mapa, para conocer la mente, y con ello, permitir que resplandezca el brillo de la comprensión e inteligencia que emanan de lo esencial de si mismo, al descartar el error de comprensión que presenta la separación, la duda, el temor y el sufrimiento.

Es preciso comprender que el poder de conciencia es el trasfondo permanente sobre el cual todo se mueve y a su vez la emanación que presencia y sabe del propio ser de sí mismo. A esta base o trasfondo se suma la manifestación de la eseidad, como la sensación y el pensamiento inicial de “yo soy”, la cual construye a la persona, dando paso a que uno se vea a si mismo como independiente de la fuente.

Es la identificación con el ego temiendo que si no es protegido será destruido y con ello la vida. Cuando uno abandona este miedo y enfrenta la mecanicidad de la mente que está entregando mensajes de alerta en forma constante y reiterativa, en ese momento la mente deja su automatismo……. y es observada desde la conciencia. El sí mismo se siente preferentemente en el corazón, con toda la luz que alcanza el cerebro, el cual funciona como la operadora central de la mente. Antes de esto es imposible dejar los automatismos... tanto intelectivos, como activos o emotivos.

La mente no es independiente de la conciencia, allí esta la clave. La razón, la emoción y la acción son procesos automáticos. Las cualidades intelectivas: razón, deducción, lógica, son procesos de alta especialidad de la mente, y son de una u otra forma automáticos y condicionados. La observación sin juicio “detiene” el automatismo. La conciencia, al hacerse cargo de la mente, procede con  inteligencia ya que es un factor propio de la conciencia el tomar la gestión.

Uno mismo se hace cargo, uno mismo libre ya de la identificación que es un producto del condicionamiento. Uno mismo es el si mismo... y su emanación: la conciencia en movimiento.
Sin diferenciaciones en la conciencia, lo que está más allá del espacio tiempo... y de toda descripción, es lo absoluto de Si mismo, que se reconoce en el origen prístino anterior a todo movimiento.

La proposición de conocer la mente implica entender sus cualidades, o sea, el si mismo vuelto hacia fuera. Eso es lo que se puede intentar verificar en un comienzo, cuando se empieza a no querer seguir sufriendo. Primero hay que perder el miedo a ver esos automatismos, conocer la mente, conocer esa función que le pone etiquetas al darse cuenta y conocer que tiene varios modos de funcionar. Luego, al vivenciar la mirada previa a todo juicio, se capta intuitivamente ese no movimiento real desde donde todo es conocido.

Esto es como ir dando pasos hacia atrás. Exactamente lo contrario a lo que suponen los buscadores que es ir dando pasos adelante. Nada que sumar, sino más bien podría ser restar. La recomendación es acceder al sí mismo mediante la auto indagación, cuya respuesta proviene después de que la mente ha vuelto a la fuente, que es la conciencia esencial. Esta existe en su forma verdadera y única en lo Divino. Dicho de otro modo, el Ser es conciencia, es lo que concibe.

(Este texto está armado con extractos del libro Resplandor No dual, conversaciones con R.Malak y algunos retoques) Maria Luisa

viernes, 25 de marzo de 2011

La mente, como función de la conciencia está diseñada para conocer los objetos


“Lo que se busca es saber lo real y la mente no cumple ese requisito.
Suponemos que el funcionamiento de la mente, al expresar pensamientos ordenados, nos dará las respuestas, pero esos pensamientos se muestran ordenados en base a la estructura que ya tenemos fija.” R.Malak

Al conocer la mente y desprendernos del error interpretativo, la comprensión se muestra como un destello, un resplandor que brilla por si mismo, dejando en evidencia la realidad.

Esta semana he estado absorta en la elaboración de un nuevo modo de expresión. Es un verdadero disfrute, muy entretenido, esto de hacer videos. A veces la lectura no permite captar completamente el significado de lo que se señala. Imágenes, música, voz… son muchas las herramientas de las que disponemos para comunicarnos por este medio. Aquí va el primero de estos videos, que según lo planeado serán 9 en total.


lunes, 14 de marzo de 2011

CONOCER LA MENTE



Hemos estado esta mañana conversando R.Malak y yo vía chat, como solemos hacer cada vez que tenemos disponibilidad, movidos por la pasión de hacer de esta comprensión algo accesible. Y de hecho, es lo que ha enriquecido mi vida en los últimos años, en que esto se ha ido asentando más y más… preciosamente... deliciosamente. Todo comienza con un texto que él colocó ayer en el Facebook, y que anoche estuvimos comentando ya a últimas horas de la noche, donde el cansancio pudo más y hubo que posponer algunas conclusiones para poder cerrar temporalmente el tema, porque nunca hay la última palabra en estas cuestiones…y esto es lo que hemos retomado hoy.

"Para la mayoría la vida es compleja y llena de conflictos, muchas veces en caos y desorden. Cada día que pasa aparecen nuevas y más diversas necesidades rearmando la cárcel. Es la mente la que provoca ilusión, ella genera un tren de datos... que aparecen en la pantalla de la conciencia ocultando nuestra verdadera naturaleza. Sin embargo es el instrumento más sofisticado que poseemos. La mente como función de la conciencia está diseñada para conocer los objetos, la dificultad mayor es que también es constructora de deseos y necesidades.

En estos tiempos la simpleza de la vida se ha disuelto por nuevos y más sofisticados hábitos y formas de vida. Con la atención vuelta hacia fuera vivimos cubiertos por la sombra de la mente, sin poder distinguir la manera de salir del conflicto. Los estudiosos abren distintas vías que según dicen permitirán salir de la confusión. De estas prácticas y teorías mencionan la meditación, reflexiones, ejercicios espirituales, oraciones, etc. Hay otros que presentan a la mente como inexistente, lo cierto es que su funcionar no es independiente, dificultando los modos de conocerla.

El conflicto aumenta cuando se pretende por medio de la racionalidad conocer lo real. No se puede conocer la fuente por medio del intelecto, no hay modo de comprender lo esencial. La mente está estructurada para conocer atributos, condiciones, formas, dimensiones, la dualidad en general. Conoce por ausencia o por presencia, no se puede conocer al conocedor. Vivenciar lo que presencia es conciencia, se podría decir que es un estado de felicidad, o más bien es lo que sostiene todos los estados.

La mejor recomendación para saber de lo real de si mismo es partir por conocer el funcionar de la mente, de ese modo se está en mejores condiciones para no confundirse. La mente es la sombra de la conciencia; si hay luz de la conciencia es imposible que en el caminar no se produzcan interrupciones, como qué hacer, qué hiciste, qué es lo que vas hacer a continuación. En resumen, el Hacer es una actividad propia de la mente." R.Malak

Recién despertada esta mañana, comencé a escribir:

Nuestros ojos se abren al mundo en una condición inicial de mudez, de unidad, sin diferencias. Pasa la película de la percepción ante la mirada. Comienza una función en que se logra aplicar o asociar sonidos, símbolos, conceptos, a lo que se percibe… aparece el lenguaje. La memoria comienza a acumular las experiencias como recuerdos interpretados… poco a poco se satura esta mirada que era libre, con las ideas parciales, los juicios y apreciaciones. Así llega un momento en que la vida se comienza a vivir exclusivamente a través de la interpretación y el pensamiento conceptual.

Darse cuenta es, en un chispazo inicial, pura conciencia, y de manera sumamente sutil se produce la interpretación inmediata. A la percepción consciente se le suma de inmediato la capacidad conceptual, como una forma de apresar el significado interpretado, con ello vamos definiendo nuestras preferencias. Se va armando como un castillo de naipes toda la estructura de la vida interpretada y las proyecciones de un diseño a futuro de lo que queremos experimentar, que descarta lo que no deseamos.

La mente es una función de la conciencia que permite aprehender la vivencia y convertirla en memoria con un significado particular asignado a ella. Se van etiquetando las experiencias. Para esto se usa la comparación… lo que produjo buenas sensaciones, placidez, se quiere repetir y lo que produjo contracciones, sufrimiento, se desea rechazar. Es un mecanismo de protección del instrumento, del cuerpo y también de la identidad, del ego.

Luego lo compartimos por el Chat:

R.Malak: Si.... así es.... como lo escribiste
Maria Luisa: cierto
Darse cuenta es de inmediato convertido en concepto... y no se sabe distinguir la conciencia inicial de la vivencia, de la interpretación subsecuente que se hace de ella... hasta llegar a confundir el darse cuenta con la idea que tenemos de algo que recién se ha vivido.
R.Malak: Si, es lo que llamo “subjetivar la vida”.
Maria Luisa: Así es como se va condicionando la plenitud inicial y se va convirtiendo en un río constreñido de vaivenes entre el deseo y el temor. Nos quedamos viendo a través de los conceptos sobre la vida que hemos ideado, esto es mirar a través de la mente. Olvidamos nuestra naturaleza esencial de ser conciencia y nos quedamos apegados a la identidad que se ha formado en nuestra imaginación.
R.Malak: Si, el nombre rosa reemplaza la rosa... y el concepto belleza atribuido a ella reemplaza la cualidad de asombro… y la sensación placentera... es reemplazada por el aroma identificatorio de subjetivaciones.
Maria Luisa: Está claro. El problema que nos atañe de inmediato es que se vive un mundo de relaciones y de comunicación, y a lo que se da prioridad suele ser al lenguaje.
Y lo principal para comunicarse es hoy en día el lenguaje, no podemos pasar por alto la diversidad y el mundo donde aparecemos estando… en esas relaciones no basta una mirada de ojo a ojo para la comunicación... o un gesto de mímica.
R.Malak: Es que la diversidad y las diferencias no se pasan por alto en esta cualidad de ver desde lo no dual, sino que el rollo está en la ideologización de ellas.
Maria Luisa: Lo que quiero decir es que el lenguaje sigue siendo necesario y ahí esta el meollo del asunto.
R.Malak: Lo es
Maria Luisa: …que es muy fácil pasar de un concepto para nombrar algo... al apego y la necesidad de tener razón.
Volver al origen es simplemente recuperar la mirada que está antes del pensamiento, y comprender cómo esta función de la mente, esta capacidad de convertir en conceptos las percepciones vitales, lo que es vivenciado, vivido, vivo… es una función que pretende razonar la vida. Se acaba dando más importancia a lo racional que a lo que está vivo. Se teme el dolor, y se persigue el placer… y esto es natural para la supervivencia, pero llega a confundirse en un control de lo que se quiere vivir, para que sea acorde a las ideologías de vida que se han implantado.
R.Malak: Si, así es
Maria Luisa: Se llega a dar importancia vital conceptual al ego, a la identidad, como si en eso consistiera sobrevivir.
R.Malak: Es la identificación enfermiza con el ego... que se teme  que si no es protegido será destruido... y con ello la vida.
Maria Luisa: Exacto y ese es el quid del asunto
R.Malak: Cuando uno abandona el miedo a ello...y enfrenta la mecanicidad de la mente que está entregando mensajes de alerta en forma constante y reiterativa, en ese momento la mente deja su automatismo y permite que sea mirada y observada desde la conciencia (antes de ello es imposible)
Maria Luisa: siii, perder el miedo
R.Malak: No es que permita o no permita... (está mal dicho), sino que la mente, que no es independiente de la conciencia, deja su automatismo... tanto en lo intelectivo, como activo y emotivo…  
Maria Luisa: Si, pero la pregunta sería... ¿cómo puede dejar su automatismo?
R.Malak: la mente... no es independiente de la conciencia, allí esta la clave.
La observación sin juicio... “detiene” el automatismo
Maria Luisa: diría que confrontada con la verdad escuchada o leída... una y otra vez... llega un momento que la misma razón se entrega a lo evidente
R.Malak: noooo
la razón es otro proceso automático
la emoción es otro proceso automático
la acción es otro proceso automático
todos de la mente
Maria Luisa: espera... entiende lo que digo... se entrega la razón... la mente se entrega
R.Malak: no es la razón... es la conciencia la que se hace cargo
Maria Luisa: exactamente, eso es lo que digo... la razón queda en manos de la conciencia... la conciencia se hace cargo
R.Malak: si, eso... si
Maria Luisa: por eso digo... se entrega la razón... a la conciencia, a la comprensión. Se ve antes del automatismo.
R.Malak: para ser más preciso... las cualidades intelectivas... llámense razón, intelecto... deducción, lógica etc... todas ellas procesos de la mente, de alta especialidad... son de una u otra forma automáticos y condicionados.
Y la conciencia, al hacerse cargo de ellos, procede con la inteligencia... ya que es un factor propio de la conciencia el tomar la gestión
Maria Luisa: uno mismo se hace cargo, pero uno mismo libre ya de la identificación,
la identificación es un producto del condicionamiento
R.Malak: El uno mismo es el si mismo... o sea la conciencia en movimiento
Maria Luisa: exactamente, la capacidad o habilidad racional, todas esas habilidades de la inteligencia mental que mencionaste... son inherentes a la manifestación como humano
R.Malak: Sin diferenciaciones en la conciencia, lo que está más allá del espacio tiempo... y de toda descripción es lo que los hindúes llaman Parabrahman
Maria Luisa: bien... eso es aún más trascendente que lo primero que estamos mencionando, es reconocerse en el origen prístino anterior a todo movimiento
R.Malak: pero solo estamos en las cualidades de la mente, o sea el si mismo vuelto hacia afuera
Maria Luisa: si... es que eso es lo que se puede intentar verificar al comienzo... cuando alguien empieza a no querer seguir sufriendo, primero hay que perder el miedo a ver esos automatismos, conocer la mente, conocer esa función que le pone etiquetas al darse cuenta, y conocer que tiene varios modos de funcionar. Luego... al vivenciar la mirada previa a todo juicio... se capta intuitivamente ese no movimiento real desde donde todo es conocido… es como ir dando pasos hacia atrás.
R.Malak: Si, partir por conocer la mente, sus cualidades y sus estados.
Antes de ello es arar en el mar
Maria Luisa: Exactamente lo contrario a lo que suponen los buscadores, que es ir dando pasos adelante… Nada que sumar... sino más bien podría ser restar
R.Malak: Lo veo del siguiente modo… el tipo está en un país extranjero.... La China por ejemplo. Las costumbres desconocidas... el lenguaje desconocido, la gente es desconocida… los modos, los hábitos... el ropaje... la alimentación, todo se ignora.
Maria Luisa: si
R.Malak: Así es cuando no se sabe de la mente
No se sabe de sus productos
no se sabe de los pensamientos
no se sabe de la estructura
no se sabe de los condicionamientos que impulsan el pensar de un modo y de otro.
Se es un ignorante expuesto... a las fuerzas que lo mueven de aquí para allá
Maria Luisa: ¿y eso mismo dirías de un bebe que aún no conoce las estructuras del mundo social en que comienza a vivir?
Sabes...me estoy dando cuenta de que el bebe, como está protegido (su cuerpo, su vida) por los progenitores... puede vivir su plenitud de inocencia, a lo que luego se le van sumando los modos estructurados para moverse en sociedad y ser auto-valente.
El problema es posterior, cuando se apega a los modos de la estructura que aprendió a usar
R.Malak: vive en el mundo.... de la dualidad... ignorando su procedencia
Maria Luisa: se aprende una forma automática... que no admite otras formas... así es como se separan las sociedades y entran en pugna
Pero... también sucede que se viene a esta vida con tendencias adquiridas…
las pasiones... los deseos subconscientes... que pujan por salir a flote... como por ejemplo... unos son dominadores y otros dominados, unos sirven para guiar y otros para ser guiados. La trama que conforma al individuo es compleja… en una misma familia salen diferentes caracteres entre los hermanos, aun cuando la educación recibida sea la misma
R.Malak: Si, así es. Todo se explica de este modo...
Se explica... pero no es suficiente... es preciso que cada cual viva... la cuestión... desde el si mismo… si no es así solo es una teoría más.
Maria Luisa: estamos punteando una especie de recorrido de retroceso desde la mirada velada por lo automático de una mente que no se conoce... hacia el origen mismo de esa mente, un origen que es nuestra esencia, la conciencia misma que sostiene el funcionar de la mente. Y no solo eso... sino toda la compleja gama de pulsiones emocionales y de carácter, las pasiones que buscan aflorar por medio de cada expresión.
Poder verlo, en forma acogedora y consciente, para no dejarse arrastrar por las sombras,
sino caminar por si mismo y en todo caso que la sombra te siga.
R.Malak: si
Maria Luisa: y aun más allá de esto, de poder caminar la vida... está el que desea reconocer su esencia como el único deseo… reconocerse como el Parabrahman,
lo absoluto... que ya no está preocupado ni lo más mínimo de cómo procede a moverse lo manifestado.

R.Malak: Este mapa.... se debe ir explicando paso a paso.
Esto es como la guía de instrucciones que viene con los productos electrónicos, hay que ir leyendo hoja por hoja... y pasando proceso por proceso. Si no se hace de este modo…
las personas se sienten tremendamente confundidas…
y no podrán salir del laberinto... por no haber leído bien el mapa de salida.
La mayoría hace funcionar el aparato y no se explica por qué no puede saber cómo es el asunto, ya que pasó por alto las instrucciones

Maria Luisa: si
R.Malak: confusos por seguir la última instrucción, comienzan con leer el Apresto para aprender a juntar las letras del jardín de kinder... y luego quieren hacer.... la bomba atómica
Maria Luisa: me queda claro lo que dices... es muy serio

R.Malak: Si quisiera ser muy preciso... diría...

Conoce la mente... y estás a las puertas de expresar la realización, pero aun tendrás que cruzar el umbral.

Maria Luisa: Qué bien... bello... es muy preciso :)


Más tarde alguien preguntó: PREGUNTO, ¿CRUZAR EL UMBRAL SE DA O HAY ALGO MAS POR HACER PARA CRUZARLO?
A esto le respondí:
Le pregunte a Malak a qué se refería con eso y me dijo que todo hacer es de la mente y que "cruzar el umbral" es una forma poética de referirse a lo que es más allá de lo fenoménico, o sea, reconocer tu naturaleza real.

lunes, 7 de marzo de 2011

Entender y comprender - la mente como espejo


Lunes por la mañana y están los recuerdos de lo vivido ayer mientras bailan dos conceptos ante mi vista: Entender. Comprender. Así que comienzo dando un desglose de significados.

Entender, como capacidad de organizar un razonamiento alrededor de un tema.
Comprender, como darse cuenta, hacerse uno con el objeto de atención.

Entender requiere saber el significado de los conceptos y a qué apuntan.
Comprender implica una empatía con algún aspecto o cuestión sin necesidad de armar un razonamiento sobre ello.

El entendimiento permite disecar un tema y convertirlo en muchas palabras, descripciones, deducciones y razonamientos.
La comprensión puede mantenerse silenciosa simplemente abrazando una situación, una quietud que abarca, comprende, observa sin juicios.

El entendimiento es lineal. La comprensión no pone límites.

El entendimiento puede llegar a un punto, cuando se trata de cuestiones hondas acerca de la realidad de ser, en que no logra dar el tono acerca de la sagrada infinitud de lo Divino. Y entonces puede ser que se trascienda ocurriendo la comprensión, el darse cuenta de lo inefable e indescriptible. La comprensión puede ocurrir en un instante, como un resplandor, sin necesidad de un proceso racional y sin apoyarse en productos de la memoria.

En mis conversaciones con R.Malak, que son constantes y periódicas, ya convertidas en una práctica diaria, me encuentro a menudo como caminando por la cuerda floja.
Como dos espadachines o samurais enfrentados para afilar la daga del conocimiento propio, él se ocupa de moverme de un lado a otro hasta alcanzar el equilibrio que permite caminar con soltura por esta cuerda floja de la expresión de lo esencial. Como se puede ver en la especificación que acabo de hacer acerca de estos dos conceptos –comprender y entender-, me fascinan las palabras y usarlas para transmitir algo profundo que se moviliza dentro de mí. En este “volcarme hacia”… miro dentro, escucho lo que está abarcado y contenido, latente, queriendo ser alumbrado. Ideas que revolotean, sensaciones, recuerdos, impresiones y emociones que se tiñen con ellos y que necesitan ser soltadas, liberadas, expresadas.

¿Qué hace un volcán? Vuelca todo su ardiente contenido. Puede ser fascinante observar desde lejos una erupción, pero es devastador si estás a su vera. Y así es como he notado que mi expresión muchas veces quema las alas de los pajarillos que tratan de dar su primer vuelo cerca de mí. Esto me ha preocupado, y observando la habilidad de R.Malak, estoy descubriendo algunos fascinantes modos que permiten acoger al que recién está abriendo los ojos, sin deslumbrarlo directamente con algunas luces antes de tiempo, que pueden quemar sus retinas.

Pero también ocurre algo conmigo en estos diálogos. Ya no en cuanto a habilidades acerca de lo externo o la expresión… sino respecto a la comprensión misma. La linealidad del pensamiento puede llegar a formar un hilo interminable, como si el sedal de un pescador fuera infinito. Se pesca un pez, un concepto, algún aspecto, y el sedal queda enganchado en él, y entonces se estira y estira, con las tensiones que el cordón puede ir soportando. Llega un momento, en el discernimiento racional, que la tensión produce un ofuscamiento, porque al fin y al cabo, en la intención de atrapar al pez de la Verdad, se ve imposibilitado para ello. La atención queda enganchada, y a pesar de mucho entendimiento, la comprensión no se produce, y lo que sucede es un desgaste y embotamiento. Duele soltar la caña que con tanto esmero se ha trabajado, al enfrentarse con la imposibilidad de tamaña pretensión: abarcar la Verdad con la razón. El embotamiento deja los sentidos, la razón y toda capacidad de empatía, como anuladas, forma una cárcel, una situación hipnótica en donde la comunicación de pronto se hace imposible.


…………………

Han dicho algunos sabios antiguos que la espina de oro del discernimiento sirve para sacar la espina de madera de la ignorancia de sí mismo, pero que una vez hecho esto, extraída la confusión inicial, hay que soltar ambas espinas, pues ya no tienen ni uso ni sentido.

Hay otra analogía referida al uso de un palo de madera para remover las brasas. En el fuego del entendimiento, para mantenerlo vivo, se usa el palo de la discriminación racional, pero una vez consumidas las brasas, el palo se suelta dentro de ellas para terminar de quemarse.






……………



Muchos buscan durante años una claridad que ofrezca la certeza de lo que se puede llamar lo más verdadero, lo que es totalmente real. Detrás de estudios, prácticas, maestros, lecturas, y aún así, habiendo quizás arribado a una madurez, como un fruto colgando del árbol de la diversidad, aún no ha sido cargado suficientemente este fruto como para caer al suelo de la añorada comprensión.

Para estos frutos en condición de blandura, dulzor, y adecuada madurez, llega el sat gurú, y les da el mordisco donde finalmente el último enganche a la confusión queda aniquilado. Satgurú, palabra sánscrita que significa el conocimiento puro de Si mismo, ya sea bajo la forma de maestro como persona externa, o ya sea como el propio saber de Si mismo que brota en el aspirante que ya está listo para soltar la última corteza o piel: la idea de yo separado.
……………….

Descolgarse, con total desapego de los preciados conceptos, entregada al vacío conceptual, en el abrazo silencioso de la comprensión, acontece un vértigo como delicia, soltarse y dejarse ir en la iluminada expansión de una mente diluida. Exquisito despliegue del conocimiento puro, que ya no sabe otra cosa que de sí mismo. Como la ola que dejó su forma en el océano de agua que siempre fue. Algunas olas se disuelven con suavidad, otras revientan a la orilla de los límites, sin remedio.

Así como el sueño profundo sucede sin que uno se lo proponga, un estado de absoluto descanso, donde nada se sabe… así mismo acontece la entrega al conocimiento esencial. Una liberación y alivio total de toda tensión, a ese no estado donde solo hay saber, no de algo, sino como el brillo absoluto del poder que permite conocer. Una presenciación que siempre ha estado ahí, alumbrando todos los contenidos conscientes, como la luz de una linterna en la oscuridad de un depósito va marcando y destacando todo lo que hay almacenado. La mente oscurece, sombrea la totalidad produciendo los contrastes duales.

Ayer Malak me la describía como una ventana o como un espejo. Una ventana, con su vidrio transparente, permite observar la diversidad del exterior, la calle, el paisaje, las personas que transitan por el paseo peatonal. Este vidrio, repentinamente ante una súbita situación de introspección total, se convierte en espejo, como cuando llega la noche y no se puede vislumbrar el contenido de lo externo, el mundo, los sentidos solo quedan para el contenido interno. Esta mente, como ventana de conocimiento, se espejea, permitiendo el resplandor de la luz que viene del interior, y refleja tan solo mi propia imagen: luz de conocimiento… y ahí… se absorbe todo el movimiento que era variable en la permanente realidad de ser lo que conoce, disuelta la imagen, disuelta la dualidad, sin un ente separado, sino la propia luz del puro conocimiento, como Ser-Conciencia volcado en plena felicidad.

Lo que hoy escribo es la suave consecuencia de una profunda interacción (donde se movieron muchos contenidos de mi entendimiento) vivida ayer en tres diálogos dominicales con R.Malak dados en horas distintas del día, y fue con este texto que Malak cerró la intensa jornada:

Mis modos no son descripciones teóricas que engorden a la mente, son alimentos que están para ser consumidos de inmediato, no pueden acumularse, se asemejan al fuego que consume, inestable y difícil de entender. Recopilar información parece importante, aunque está en los libros, hay miles de ellos muy bien escritos. Las palabras siembran semillas que algún día brotarán en diversas plantas produciendo flores y frutos diferentes, pero se requiere tiempo, y ya va siendo hora de cortar las uniones con las estructuras conceptuales que nos mantienen atrapados y encarcelados a ideas. El Sí mismo es distinto del que mencionamos como tú o yo. La mente, como función de la conciencia, divide, hace juicios. Todos, como manifestaciones, constituimos la única existencia, esto es un saber que consume a quien lo lea. La mente se complica con reflexiones acerca de lo indescriptible, y no le queda otra opción de espejearse y dejar de ser transparente a la mirada de Si mismo. Al ocurrir eso trasciende sus propios límites y se pierde en la luz que se ha reflejado en una armonía e inteligencia sin fin.” R.Malak.

Pasó la noche, llegó el nuevo día, y todo se muestra cristalino. Luego de haber sido puestos en la parrilla de la penetrante indagación, mis queridos conceptos se cocinaron a fuego lento, ya fuera de mis manos, entregados, regalados, soltados… y hoy los he retomado con otra disposición, una apertura más ligera, suelta, para compartir este tema tan apasionante que es, primero entender y finalmente ser pura Comprensión.

Maria Luisa

viernes, 4 de marzo de 2011

EL MUNDO HOY Y NOSOTROS




He hecho muchos viajes y conocido bastantes lugares asombrosos en este mundo. Playas caribeñas, pueblos sumamente primitivos y ciudades metropolitanas esplendorosas. Montañas, valles, ríos, selvas, nieve, desierto… aunque últimamente disfruto enormemente la tranquilidad de estar en casa y hacer una maleta se vuelve entusiasmante sólo en la medida que significa volver a reunirme con la familia.  La geografía del planeta es realmente maravillosa, y cuando recibo algunos pps con imágenes preciosas, tanto de paisajes naturales como de obras arquitectónicas majestuosas, me encanto ante la creatividad y lo creado sin otra necesidad que observar las fotos y evocar la belleza que reside en mi misma.

El mundo es amplio e infinito porque no para de mostrar sus tesoros, y sin embargo, como un truco de magia, nuestra visión de él puede transformarse y aparecer en algunas ocasiones como algo terrible, que nos amenaza. Tanto la geografía como las acciones de los hombres son a la vez dadores de belleza y de horror. Basta imaginar para demostrarlo, un huracán o terremoto, una revuelta popular o el avance de tropas militares, una azul playa cristalina o las iniciativas de ayuda humanitaria. Contrastes que han existido desde que puedo recordar.

Esto me hace ver que en el mundo que conocemos, como el total conjunto de territorios, países, pueblos y sociedades sobre la geografía del planeta, hay dos movimientos simultáneos, ambos en constante cambio y transformación.

-El movimiento de la naturaleza: La geografía, el mundo de lo natural, biológico, químico, desde las piedras, las plantas, los animales hasta lo más próximo que es nuestro cuerpo humano. 
-El movimiento de los hombres: La historia que se va armando paso a paso con las acciones de los individuos y los grupos sociales. 





Para algunos, independientemente de los sucesos mundiales naturales o históricos o de cómo se interpreten, buenos o terribles, la vida personal en su actualidad es cómoda y hasta generosa en abundancia. Para otros está llena de problemas, carencias y situaciones de riesgo.

Ante un mundo que se mueve en forma tanto natural como histórica, se producen constantes situaciones de peligro, y como un medio de previsión para la protección de la vida, del cuerpo y de nuestros clanes familiares o sociales, se van formando estructuras, ideologías, mentalidades que son compartidas y se hacen colectivas en el medio social. Con una mirada un poco esquemática, aunque sea para ilustrar, observo que mientras cada individuo con sus necesidades particulares encaje en la maquinaria ideológica, sea participativo y no anteponga su propia supervivencia a la de los demás, siendo colaborador como una abeja en su enjambre, el grupo social se mueve en armonía y preparado para las contingencias. Pero cuando surge la competencia por el poder y el dominio, es cuando las sociedades viven bajo el sometimiento de los más fuertes y poderosos, minando así muchas posibilidades expresivas que siempre están en forma potencial en el ser humano. De ahí que el ego personal o colectivo puede pasar de ser un instrumento positivo y creador a ser destructivo y productor de infelicidad y conflictos.

Hay condiciones dadas y que se muestran como inevitables y hay puntos de vista que podemos notar, usando una agudeza sensible, que son optativos. Si revisamos en profundidad estos asuntos, es posible darse cuenta de ello por uno mismo. Este es un esquema que me ha ayudado a mostrar lo que veo a este respecto.

  1. Condiciones
Las condiciones nos obligan a vivir (interactuar) el mundo de una manera determinada.

Condición geográfica: Cómo se encuentra la situación natural en el entorno. ¿Está en situación donde es posible la supervivencia o está en situación de riesgo vital?

Condición social, de educación, cultural, económica y política:
El país o pueblo donde nacemos, la familia donde crecemos, la sociedad en que nos movemos, la educación que recibimos, la cultura imperante, la situación económica o política del momento, si hemos sido queridos o rechazados, eso forma a la persona y la va determinando.

Condición física: Un cuerpo sano o con defectos genéticos, o problemas adquiridos por enfermedad, accidentes o decadencia natural por la edad.

Condición sicológica: En ello afecta la genética, como características adquiridas desde el nacimiento, o afectan las impresiones psíquicas o traumáticas no comprendidas que van marcando a la persona.

Con las condiciones se forman estructuras de creencias, de moral, de hábitos. Se va formando una personalidad y una mentalidad.

  1. El punto de vista se relaciona con el ánimo o actitud hacia las condiciones dadas.
El punto de vista depende directamente de cómo o cuánto está involucrada la comprensión con los hechos y con las creencias que se sostienen, de si hay capacidad de ver los hechos y condiciones de manera imparcial, permitiendo que la mirada surja de la inteligencia esencial o si está filtrada por la mente estructurada. La relación emocional y dependiente con las estructuras, ideologías, proyecciones y todo lo que ha conformado el condicionamiento mental hacia la vida, afecta directamente en el goce de felicidad o en el sufrimiento ante la frustración.

Las cosas que vivimos son obligadas. Las situaciones se van dando y cada cual las va viviendo. Por lo general estamos seguros de que muchos acontecimientos naturales o históricos están completamente fuera de nuestro alcance o responsabilidad. Sin embargo, muchos otros los hacemos propios, nos hacemos responsables, los cargamos sobre los hombros, ya sea como culpa o como mérito. En todo caso, las situaciones se dan, y una vez dadas, son como son. Es obligado vivirlas, lo queramos o no. Para algunos una situación puede ser beneficiosa, mientras que la misma puede ser nefasta para otros. Depende de cómo se juzgue, si es para beneficio o perjuicio propio.

El mundo está en constante movimiento y cambio, ya sea por su naturaleza o por la historia de los acontecimientos. Nada permanece intacto. En este sentido, pretender mantener estables y fijas las estructuras que hemos aceptado acerca de la vida, como ideologías, es contraproducente cuando ya no encajan con las condiciones naturales dadas. Es de sentido común, el cual no es tan abundante por cierto, poder ver de manera imparcial cualquier idea, y comprobar cómo afecta nuestra relación con los hechos. Buscar la felicidad en lo que es cambiante y transitorio, nos ofrece momentos de satisfacción ciertamente, pero está sujeto a que al suceder el tránsito de cada situación, esta felicidad ya no encuentre su razón de ser. A toda alegría sostenida en lo cambiante le sucede un sufrimiento.

El río de la vida que se basa en la satisfacción de los ideales, en los afectos, en la consecución de metas, en la obtención de bienes, de conocimientos, de unas vacaciones o un viaje, tiene dos orillas: el placer y el sufrimiento.

El sentimiento y la interpretación de mis condiciones y cómo me siento: feliz o infeliz, pleno o desgraciado, depende de cómo lo que vivo lo llevo como un peso o no. Aparte de cómo esté la situación inmediata para mí, puede que el modo como me sienta varíe mucho en dependencia de mis expectativas o desilusiones, ya sea de la situación presente, la pasada o la futura que imagino y espero.

La interpretación de los acontecimientos no está realmente en manos de la persona cuando ella está impulsada por las condiciones, es decir, condicionada por los puntos de vista adquiridos y sus deseos. Todo ello está directamente relacionado con las creencias que han estructurado su forma de ver la vida, y con la capacidad de comprensión de las cosas como son y de la realidad de estar o no involucrada en ellas.

El mundo y la vida, como acontecimientos considerados externos, se mueven… queramos y nos guste, o no. Al mismo tiempo, hay acontecimientos internos, que abundan en la riqueza del psiquismo, que también se mueven muchas veces en forma circular, inexplorada e incomprendida. Esto es el movimiento de los deseos, que nos impulsan al hacer, basados en nuestras imágenes íntimas de expectativas o reproches. Cuando estos movimientos –externo e interno - coinciden, no hay conflicto y en ausencia de conflicto, hay tranquilidad o felicidad. Cuando el movimiento del mundo y la vida no coinciden con el deseo, se produce la frustración, el conflicto y el sufrimiento.

Al reflexionar y observar atentamente me resulta indudable reconocer que para todo ser humano, la necesidad primordial, aparte de la obligación natural de garantizar su supervivencia, es la plenitud. Llámese felicidad, amor o paz… eso es lo que todos deseamos, lo tengamos en cuenta o no, eso es lo que motiva toda búsqueda en la vida.

Ante este sublime deseo común a todos, se presentan las condiciones dadas y las estructuras sostenidas, que son tan variadas como las personas que existen, y que muestran deseos también variados. Estos deseos hacen proposiciones que son como pequeños disfraces que distraen del objetivo real que nos impulsa siempre, la plenitud, y nos engañan haciéndonos creer que en la consecución de ciertos objetivos encontraremos la felicidad como un producto. El condicionamiento, que inicialmente podría tener la intensión de protegernos, se convierte en una situación que confunde e hipnotiza cuando dejamos de considerar el aspecto práctico de todo aprendizaje, experiencia, estructura o adquisición, para convertirlo en un fin en sí mismo.

La felicidad no es un producto que se busque, si así fuera seria  tan impermanente como todo en este mundo. Por otro lado, descubrir que la felicidad es nuestra naturaleza real que se muestra cada vez que hay comprensión y aceptación total de un hecho dado, con todo lo que lo compone, tanto en aspecto como en las raíces que lo han generado, terminando así con el conflicto, es la puerta para empezar a ver y comprender con claridad, libres de la hipnosis generada por la mente que juzga. Es cuando de pronto se descubre el trasfondo siempre presente que podemos atrevernos a llamar verdadera plenitud. Lo pleno de ser conciencia.

Maria Luisa


Amigos

Buscar en este blog