martes, 29 de abril de 2008

SER Y CONCIENCIA

SER Y CONCIENCIA

El Ser se está haciendo consciente de todo en forma permanente. En este todo está incluido el hacerse conciente de nada, del vacío, lo negro, o lo totalmente blanco. Hacerse consciente de la vida, de las sensaciones, de los sucesos, de todo eso se hace consciente el Ser. Mecanismos complejos e inalcanzables para la comprensión racional se suceden en este campo de conciencia. Mecanismos a los que les damos nombres como memoria, tiempo, forma, conceptualización, efectos, sensaciones, razón, deducción, traducción, emoción, etc. Todo lo que existe y todos los mecanismos para percibir estas existencias son movimientos en la conciencia del Ser. Se atribuye existencia a lo que sea, debido justamente a eso, a que el Ser se hace consciente de eso. Todas estas existencias son solo efectos de los mecanismos mencionados. El Ser es un solo Ser, que infinitamente y por su inmenso poder despliega miles y millones de millones de formas de percibir, por medio de mecanismos, unos sutiles, otros más densos. Los mecanismos más densos los constituyen los seres diversos que conocemos en el mundo, desde amebas, hasta seres humanos, desde células hasta la inteligencia más desplegada. Todo eso es mecanismo de movimiento en la conciencia del Ser.

El Ser no es una entidad ubicada en el espacio, ni que se mueva en el tiempo. El Ser se constituye esencialmente de esta misma conciencia, haciéndose consciente de objetos, de nada o de si misma.

El Ser, al hacerse consciente de si mismo, está realizando su verdadera naturaleza. Sumergido en su propia luz, es como azúcar diluida en el agua. Para que el Ser saboree su dulzor, se mueve el mecanismo que conforma la eseidad temporal de percepción. Esta eseidad se convierte en un modo de autoconocimiento limitado a la forma, a la sensación, a la emotividad, al pensamiento. Cuando el Ser se está haciendo consciente por medio de estos mecanismos, se conforma una identidad parcializada y localizada. Esta identidad temporal y limitada es el organismo, en este caso hablo del organismo humano, en que se despliega una elevada capacidad de inteligencia para el proceso de estos mecanismos esenciales.

Con todo esto lo que intento decir es…. Somos realmente este Ser, aquí en la inamovilidad y eternamente ahora, y se está desplegando el movimiento del sentir, pensar y actuar en la propia conciencia. Cuando los movimientos en el Ser que no se mueve cesan… la propia absorción consciente se hace cargo de si misma.

Si esta conciencia de si mismo es aprehendida en forma espontánea por todos los mecanismos simultáneamente…. Es Realización. Ahí nada se excluye. De hecho, esta es la realidad constante, nada está excluido de la conciencia del Ser, pues es justamente debido a esto, que cualquier cosa cobra existencia. El punto importante es el autoconocimiento desplegado en simultaneidad con la función vital temporal de este organismo humano, como oportunidad maravillosa de hacerse consciente tanto del Si Mismo del Ser, como de su infinita potencialidad de hacerse consciente de las cosas, el mundo, y los otros seres. Sabiendo que todo ser es el mismo Ser, todo yo, es el mismo yo, toda alma es la misma alma, y el amor es la comprensión de esto, sucediendo una estabilidad armónica en el mecanismo inteligente que es capaz de autorelacionarse consigo mismo desde si y para si, en la apariencia sutil, gruesa y de cualquier tipo que engendra esta diversidad de seres, formas, maneras, diferencias, sabores y colores. Somos uno mismo en la diversidad. No hay dos seres independientes y separados, ni siquiera unidos, en la realidad última. Todo es y acontece en mi, y de ello soy plenamente consciente.

Maria Luisa

(29-04-08)

viernes, 25 de abril de 2008

ENTONARNOS CON LA ESENCIA



ENTONARNOS CON LA ESENCIA


De antemano partamos del hecho de que ya somos eso que es esencial. Así que no vamos a buscarlo, ni a verlo como algo separado a lo que nos vamos a unir. No se trata de que la esencia está en nosotros, sino de que nosotros como seres humanos somos aspectos de la esencia primordial, básica, inherente, subyacente y siempre presente. Esta esencia es en sí misma conciencia pura. En este sentido, es algo impersonal, o sea, es lo mismo para todos y cada uno. Las diferencias entre nosotros los humanos no hacen que esto sea diferente en cada ser, ya que estas diferencias son sobre imposiciones a la conciencia primordial, imposiciones que en si constituyen los conceptos mentales y las apariencias de las formas.
La naturaleza básica es Conciencia Pura. Esa es la naturaleza del Ser. Decir Yo Soy tiene dos connotaciones diferentes, según hacia donde estamos dirigiendo nuestra atención. Si lo que estamos mirando es el yo soy cotidiano, nuestro cuerpo, nuestra vida, nuestras características personales, nuestras funciones vitales, nuestros deseos y anhelos particulares, ese yo soy apunta a un ser limitado. Si lo que estamos mirando es a la naturaleza pura del si mismo, ese yo soy es ilimitado y eterno. Mirar en este sentido es prestar atención, hacerse consciente, tomar conciencia, darse cuenta, aprehenderlo, comprenderlo.
Entonarnos con la esencia significa entonces, ser capaces de mirar nuestras vidas particulares desde el si mismo ilimitado. En conciencia de nuestra naturaleza como conciencia pura, vivir lo que toca vivir en este plano de conciencia limitado por las condiciones de la existencia temporal. Darnos cuenta de que esta es la realidad: desde lo infinito se está presenciando lo finito. Hay un solo Presenciador, que se hace consciente de la multiplicidad. Cuando la presenciación se hace tomando como referencia una ubicación en el espacio, es decir, en apariencia desde dentro del cuerpo, parece imposible concebir que uno es ya la infinitud que contiene toda percepción, pensamiento, emoción y memoria. Por eso digo que para ello es necesario entonarnos con la esencia. Cómo? investigando de dónde está surgiendo la idea de ser quien soy, cuál es su raiz, su instante de nacimiento. Esta investigación tiene varios modos de hacerse, tema que voy a presentar en próxima ocasión.
(Para los efectos, mucho hay escrito ya sobre esto en http://es.groups.yahoo.com/group/Existo/, sección Mensajes)

Maria Luisa 25-04-08

miércoles, 23 de abril de 2008

RUEGO ANHELANTE DE REALIZACION


RUEGO

Si es en la conciencia donde esta todo, me abro
si en ella esta la respuesta, me entrego,
oh, conciencia, exprésate, dime
me abro, soy tuya
tú eres mí, oh, conciencia
desvélate, límpiate, aparece, dime, oh conciencia del Todo, de Ese todo, del infinito, del cosmos
dime ¿ qué es la vida?
¿para qué es la vida?
esta larga cadena de tristezas y sufrimientos, donde ya ni sé lo que es el placer, no porque no lo tenga, sino porque lo he tenido mucho en esta vida y no tengo aún respuesta.
Oh, conciencia de ser, Oh, mi Ser, déjate, fluye, dime, hazme, dame.
Oh, Dios, Ese que eres Tú, que sé que Eres, que estas, que soy
Ayúdame.
Aquí estoy, abierta, entregada, sólo a tí.
Por favor, déjame ese Tú, dime ese Tú
¿Dónde estás? Dicen que en mí, entonces, demuéstramelo, por favor, dame Tu Gracia, estoy aquí, abierta, esperando, dime, dime, muéstrate.
Sácame de este lío interminable de turbulencias incontrolables, de este bullir de mi mente que no quiere parar, que no desea descansar y yo estoy muy cansada.
Ay, mente aquiétate, estáte tranquila, que no te va a pasar nada, no vas a morir en el intento. Déjame tranquila un rato, déjame un poco de descanso, de paz.
Te ruego, Oh, Señor, que me ayudes, dame tu Gracia.
Quiero navegar en ese lago que espero, azul, quieto, silencioso, de esa tranquilidad de amrita, de ese color de oro, de esa refulgencia y brillantez preciosa. Me quiero bañar en tus aguas prodigiosas, limpiarme, deshacerme de todas estas tendencias de mi mente acalorada y presurosa. Quiero navegar de nuevo en tus aguas, sobre la barca y a la deriva, placer insensato y tibio, acogida en el vientre del Ser, siendo simplemente el Ser.
Aguas cristalinas, de temperatura tan perfecta que ni se sienten, de liquidez tan impregnante que me hacen tuya, que soy una con esa fluidez, con ese dejar, con ese estar y ese Ser, agua, lechosa, miel enguantada, dulzura incontenible. Espesor de mí misma.


Maria Luisa
(Escrito probablemente – no recuerdo – en el 99)

Amigos

Buscar en este blog