miércoles, 16 de abril de 2014

SIEMPRE has sido el campo abierto de CONCIENCIA donde suceden los estados

Hoy comparto con ustedes un intercambio que se dió en You Tube bajo el último vídeo que publiqué. Se fue dando cada día por espacio de una semana. Estoy disponible para ampliar lo que gusten. Saludos a todos los amigos lectores.



Pregunta
Hola María Luisa. Pregunta concreta: Desde esta visión esencial (o del Ser Absoluto), ¿cómo es posible transformar nuestra realidad concreta tangible relativa?
Obvio, ya no debido a una necesidad de "ser mejor", sino simplemente desde el punto de vista práctico de comer mejor, vestir mejor, pagar las cuentas.... etc.

Maria Luisa
Hola Amigo, toda transformación se produce como consecuencia de un efecto. El hielo se transforma en líquido debido al efecto de la disminución de la temperatura, así, una mirada limitadora se transforma en una mirada fluida por efecto de la comprensión. Cuando se comprende la naturaleza no separada de la mente y con ello se ve claramente los obstáculos e inconvenientes que se sostienen debido a la confusión y  la ilusión, el funcionamiento general de los procesos se vuelve funcional y práctico de una manera natural. Esto genera una eficiencia normal que permite solucionar con más facilidad las situaciones contingentes del día a día. La comprensión que se deriva de la realización de tu verdadera naturaleza es lo clave. Saludos


Pregunta
Es lo mismo que supongo pero si ese es el poder que confiere la visión del vedanta advaita ¿porque Ramana Maharshi murió de cáncer? ¿por qué ha habido iluminados padeciendo pobreza material?
El año pasado estuve en un monasterio tibetano en el norte de la India y el kempo (el abad) me respondió a esta pregunta con otra pregunta, útil para el practicante vedanta pero inútil para responder esta cuestión práctica de la vida ordinaria y cotidiana :
"¿y a quién le interesa eso?"
¿Tendrías tú, María Luisa, alguna respuesta diferente?

Maria Luisa
Lo que llamas la visión del vedanta advaita lo cambiaré por: la mirada de comprensión que conoce el despliegue de la mente en la Conciencia y comprende con inteligencia activa que todo movimiento surge de algún impulso previo. (No quisiera limitar la comprensión de lo Real a los términos que use determinada doctrina). Esto significa que todo el devenir de la manifestación, de la vida, no es casual y cumple ciertas leyes. Para que un árbol se presente a la existencia antes debe haber una semilla, un terreno fértil y ciertas condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo del árbol. Si en medio del crecimiento quisieras que un árbol de manzanas se convirtiera en un árbol de peras tendrías que comprender que esto no es posible, por más conocimientos científicos y habilidades que poseyeras. Este ejemplo sirve para ilustrar que el despliegue de la vida de una persona está diseñado de antemano por tendencias latentes, tales como semillas, algunas antiguas, otras más nuevas. Con el deseo, a cada instante se están diseñando posibilidades de expresión de la Conciencia. Comprender este poder del deseo es importante y necesario para entender todo este asunto. Un deseo siembra una semilla, pero se necesita terreno fértil y otras condiciones para su desarrollo. Estas condiciones también se van presentando debido a causas previas, por tanto, una vez que la manifestación ha tomado un rumbo, algunas cosas se pueden cambiar y otras no. En la realización de la verdadera naturaleza de ser se comprende que la expresión de esta vida sucede de esa forma, y además la importancia personal, lo que suceda exclusivamente con el cuerpo y el acontecer para la persona, no son lo que atrapa la atención, sino que hay aceptación de cómo se va presentando todo, con las transformaciones incluidas o con la continuidad de efectos de causas previas incluidas. Al no haber importancia personal, al no ser preponderante el ego, deja de interesar la rueda de causas y efectos, la comprensión está surgiendo desde su fuente directamente, sin los filtros que generan ilusión y apego por las cosas temporales y los deseos dejan de ser perseguidos. En este sentido, ya no hablaríamos de iluminación (como mencionas) sino de realización. A mi modo de ver, lo que se ilumina es la mente, pero lo que realiza es la fuente de la mente, y esto lo digo esperando aclarar un poco más la terminología para un mejor entendimiento. La mente se refiere a lo personal que logra éxitos o fracasos, la realización en cambio se refiere a lo impersonal, que observa con claridad el acontecer desde la plenitud misma. Por ello la pobreza material que mencionas es una consideración parcial de la mente que observa desde una perspectiva separada, por ejemplo, la persona que observa a un supuesto realizado (tú dices iluminado), pero desde el punto de vista de la comprensión, la cantidad de cosas materiales llamada riqueza o la carencia de cosas llamada pobreza no es algo que preocupe o importe al realizado. Recuperando lo que te dijo el kempo (abad), desde la realización no hay un “quién” que de importancia a estos asuntos.
Saludos afectuosos


Pregunta
Me surge una pregunta paradójica -quizá importante de resolver, sólo para al ego (ese "alguien" que carece de interés para la conciencia auto-realizada)-: si la abundancia, prosperidad, salud, bienestar, etc no sólo individual sino colectiva, sólo son importantes para la forma-ego, pero éste nunca las podrá realizar plenamente, debido a su propia condición ilusoria, y para la conciencia libre siempre auto-realizada todo es perfecto tal como eres y no le interesa cambiar nada sino que deja fluir todo por su propio ritmo ¿quién o qué hace que todo fluya con el ritmo que fluye? ¿quién o qué proyecta la maya y para qué?
Además surge otra pregunta quizá más trascendente: pensar que por un lado hay un ego limitado que le interesa cambiar el mundo y por otro una conciencia suprema que no le importa ¿sería perpetuar la idea de una separación dualista tipo "los cielos y la tierra"?

Maria Luisa
A tu pregunta: ¿ quién o qué hace que todo fluya con el ritmo que fluye ? ¿ quién o qué proyecta la maya y para qué ?
Resp. : Ese fluir es la Conciencia misma, no necesita que haya un quién, lo que sucede es que para dar testimonio de ese fluir, la conciencia se centraliza como un yo que atestigua separado de lo atestiguado, pero esto es solo un reflejo de si mismo, es una ilusión (maya) generada en la conciencia misma, igual que un arcoiris aparece dando la ilusión de que los colores están separados unos de otros, cuando son luz pero con distintas vibraciones, posibilidad que está incluida en su propia naturaleza de luz. El Ser-Conciencia se experimenta a si mismo en sus diversas e infinitas posibilidades.
A tu pregunta:  PENSAR (lo destaco a propósito) que por un lado hay un ego limitado que le interesa cambiar el mundo y por otro una conciencia suprema que no le importa ¿sería perpetuar la idea de una separación dualista tipo "los cielos y la tierra"?
Resp. : En efecto, si. Ese PENSAR es justamente lo que pretende dar realidad a lo que es irreal. No hay tal conciencia suprema separada de un ego limitado. Cuando eres consciente sin idea de yo, es conciencia pura, cuando eres consciente con idea de yo, es una limitación auto-impuesta. Deja la idea, deja de pensar que eres esto o lo otro, la conciencia siempre está ahí como presencia (infinitamente) permanente. Los intereses por cambiar el mundo pueden ser convenientes o inconvenientes, generando situaciones funcionales o disfuncionales cuando se ejercen acciones al respecto. Por eso, cuando las acciones son desinteresadas (de los beneficios personales), suelen darse sin el sufrimiento que acarrea el apego o la pérdida. Toda acción genera un cambio, es parte indispensable del fluir consciente, lo que no hay es un accionador, solo la idea de él. Saludos


Pregunta
Acepto todo lo que me dices pero entonces ¿cómo generar una mejoría en la calidad de la experiencia vital?
Es decir en términos concretos: mejor alimentación vestido techo etcétera.

Maria Luisa
Nosotros apuntamos básicamente a una sola cuestión: el reconocimiento de tu verdadera naturaleza. Tu verdadera naturaleza no es una cosa, tampoco puedes buscarle utilidad (¿para qué sirve?), menos aún saber cómo funciona. Estos son aspectos relativos a la vida fenoménica, sobre los que normalmente nos preguntamos: -¿qué es?, - ¿para qué sirve?, - ¿cómo lo utilizo?, - ¿cómo funciona? Tu verdadera naturaleza suele ser desconocida porque se le presta atención a las necesidades planteadas por lo fenoménico, desde la supervivencia hasta la auto-satisfacción egóica. Si requieres ciertos tipos de conocimientos o entrenamientos, debes buscar los tipos de asesores adecuados para ello. Por ejemplo, para saber del funcionamiento social, buscas un sociólogo, para saber del funcionamiento orgánico buscas un biólogo o un médico, para saber del funcionamiento de la vida religiosa buscas una organización religiosa, para saber del funcionamiento psicológico buscas un psicólogo... para organizar la vida, como dices, con mejoras y prestaciones para la calidad de la experiencia, puedes buscar un coach, que están muy de moda hoy en día.


Pregunta
¿Es decir que el auto realizado sigue buscando especialistas externos a él para satisfacer y comprender las diferentes funciones de la vida fenomenológica?
¿Es decir que en el paradigma no dual se sigue recurriendo a los diversos especialistas del paradigma materialista para satisfacer las necesidades materiales?

Maria Luisa
Parece que tuvieras una imagen ideal de lo que llamas "auto realizado". En todos está presente la realidad, siempre lo ha estado. Que te des cuenta de ello no necesariamente cambia las cosas, solo tu perspectiva y comprensión. Vivir de acuerdo a esa comprensión no significa llenarse de pronto de conocimientos técnicos que antes no se tenían. Si necesitas hacer una casa debes llamar a un constructor a menos que en el bagaje de aprendizajes y experiencias tengas los requisitos necesarios. Puede que no tengas las habilidades físicas necesarias, etc. Tú hablas de paradigma no dual... los paradigmas se plantean pero la mente queda enroscada sobre si misma, como perro que se muerde la cola, porque la mente no resuelve el punto acerca de la realidad de Ser y tu verdadera naturaleza. Reconoce primero, más allá de las teorías, lo que verdaderamente eres, y después sabrás qué sucede al mirar sin filtros.



Pregunta
Bien !
Está bien, acepto reconocer la verdad o realidad última para dejar de teorizar o idealizar acerca de ella.
Y a la par seguiré consultando a los especialistas en abundancia y prosperidad material.
Respecto a la verdad: En la praxis he seguido algunas enseñanzas pero además de leer libros y escuchar satsangs con maestros como tú, Mooji, Bentinho, etc., creo que en este momento me servirían una serie de "juegos y ejercicios"... "haceres" que me lleven a descubrir eso que está más allá de cualquier hacer... Sólo Ser.
¿o qué vía es la que más recomiendas al que esto escribe?

Maria Luisa
Hay prácticas del hacer, como repetir mantras, hacer trabajo social, rituales, etc., que implican tiempo.
Las prácticas que recomendamos con R.Malak  son del Ser, no son hacer. No implican tiempo ni sumatoria de actos que puedas acumular. No son prácticas para la mente, sino más bien darse cuenta de cómo se pone en práctica de manera espontánea la conciencia que observa y conoce todo. Ser es Conciencia, y estas prácticas están referidas al enfoque de la conciencia en el presente activo. Es activo porque todo acontece en el presente como un movimiento continuo, como un río.
- Notar el presente activo, donde se presentan pensamientos de pasado y de futuro, incluso pensamientos que dicen ahora e intentan congelar los momentos convirtiéndolos en memorias.
- Práctica de observación sin juicio.  Observación sin tensiones de los pensamientos, de lo que acontece, lo que se siente y lo que se hace, sin etiquetarlo, sin rechazarlo y sin apegarse a nada de ello. Siendo consecuente con esta observación libre de ataduras, nota la presencia de eso que observa, que no es sino si mismo, presenciación que observa el movimiento de los fenómenos (pensamientos, acciones, emociones, percepciones, cosas, mundo, hechos, etc.)
Observación incluso de los juicios que presentan los procesos mentales, las tendencias y condicionamientos que albergas en la memoria, etc. Notarlo y dejar que pase, como todo.
- Discernimiento entre lo permanente y lo transitorio. Descubre lo que permanece y nota como todo lo que comienza tiene un proceso en el tiempo y finalmente termina. Lo permanente es Real, lo demás son contenidos conscientes que van y vienen y no son de naturaleza permanente, por lo que no son reales por sí mismos.
Es adecuado conocer el funcionamiento de la mente, de manera que deje de presentar obstrucciones. Para esto se requiere un poco de orientación. (Ver la lista de reproducción: CONOCER LA MENTE

Con estas indicaciones tienes más que suficiente. Para más información puedes acceder a nuestra página donde hay muchos artículos y otras cosas. 
Pregunta lo que dudes y un abrazo.


Pregunta
Muchas gracias por la amplia respuesta y disposición a seguir respondiendo las dudas que surjan... Esas prácticas de auto-indagación las he hecho pero "no pasa nada".
Es decir: no hay una comprensión más allá de lo intelectual sobre que el observador eterno es puro vacío y que el "yo" o ego no existe en realidad... bueno, la verdad es que ciertamente no es posible encontrarlo, pero estados de libertad absoluta o vacuidad como experiencia aún no advienen... sé que no es algo a "lograr" sino que que surgen, nos damos cuenta, pero ¿qué hacer cuando no? ¿sólo seguir poniendo atención y dejar que venga "cuando sea que deba venir"?
Y bueno... gracias también por el link a vuestro sitio web, que con gusto exploraré :D

Maria Luisa
Apreciado Amigo,

¿qué te hace suponer que "deberá" venir algún estado específico? Lo que adviene es la comprensión de que SIEMPRE has sido el campo abierto de conciencia donde suceden los estados... que ilumina los estados (conociéndolos). Eso que eres es permanente, los estados son impermanentes. Lo que es impermanente no es real, sin embargo no es otro que Si mismo proyectado en el tiempo y no hay nada que hacer con eso más que dejar de darle tanta importancia. Deja de esperar... que "pase" algo... ya que todo lo que llega también se va. Eso que eres permanentemente está iluminando todas las experiencias y todos los estados. Un abrazo!


2 comentarios:

Cristal Ball dijo...

Querida María Luisa:

Te sigo desde hace tiempo, pero hoy no he podido evitar decir algo que cada día se me muestra con más fuerza.

Advaita Vedanta tan sólo es un par de palabras que para quién esté libre de la necesidad de objetivizar (prestar atención a los objetos mentales) carecen de valor.

Para quien esté en la ignorancia de prestarles atención a dichos objetos, esas dos palabras pueden convertirse en una nueva religión, un canon filosófíco o, en resumen, una nueva forma de empaquetar conceptualmente la experiencia sensoria.

Como más te leo más convencido estoy de que perteneces al segundo grupo. Además confundes conceptos del samkhya con el advaita, entrando en frecuentes contradicciones conceptuales.

En lo que sí te reconozco mérito es en tu forma de escribir intelectualizaciones interminables sin expresar emoción alguna. ¿Cómo se puede escribir con el corazón metido en el congelador?

Me temo que has quedado atrapada en un embrollo intelectual de tu propia fabricación. El cual tampoco es exactamente no-dual, si no a veces eso y otras muchas lo contrario.

A nivel práctico la espiritualidad es muy sencilla y se expresa en la posibilidad de ir más allá de la percepción de los sentidos (la mente actúa como un sexto sentido). Entrando espontáneamente al principio, y posteriormente a voluntad, en samadhi (nirvikalpa y sahaja samadhi).

En resumen, se está en samadhi o se está en el mismo autoengaño intelectual de siempre.

Me gustaría equivocarme y que realmente fueras capaz de ir más allá de la percepción de tu cuerpo y de tu mente.

Cuando la mente queda olvidada el mundo y sus filosofías dejan de existir.

Te deseo lo mejor.

Satabistha

Maria Luisa Cano F. dijo...

Querido Satabistha.

Comprendo que a veces se tiene la necesidad de un cariño o de una conexión de sentimiento. También comprendo lo que dices sobre el significado de las palabras Advaita Vedanta. Estas por cierto las uso con los buscadores que se basan en ese lenguaje como vía de comunicación y no en contextos más generales. Entiendo que adscribirse a una doctrina per se, abre vías conceptuales y es limitante. Las doctrinas pueden servir al principio como guías. Vivir la realidad de ser no requiere ningún concepto.

Encontrar, sin embargo, conceptos adecuados para apuntar es algo a lo que sí presto bastante atención, no siendo otra cosa que un sistema de apoyo.

Cuando señalo por medio de estos conceptos no mezclo emociones, estas están presentes en mi vida, sin duda, mas procuro no mezclar las experiencias de mi identidad personal con señalamientos hacia la realidad, sino a veces como modos de ejemplo o de introducción.

Acerca del Samkhya me declaro ignorante; sobre el vedanta advaita conozco algunos conceptos, no todos. No soy erudita y claro que es posible que mezcle conceptos de uno y otro lado.

Lo que sí tengo muy claro es la realidad, en esta claridad no se justifica corregir ni la identidad personal ni la expresión. Pretender corregir es tarea del ego, y si, sucede, pero cuando lo noto no lo alimento.
Lo de estar en samadhi o libre de las ataduras de los objetos de la percepción, tampoco es algo que pretenda, no alimento el crecimiento de un ego espiritual. Tampoco busco estados transitorios. La pacífica quietud se manifiesta por sí misma cuando los deseos están en reposo. Reposan las emociones y el bálsamo de dulzura se desliza resbalandole todo obstáculo.

Dejarás de buscar en las experiencias místicas, en los estados especiales. Te darás cuenta que lo que buscas ya lo tienes. Eres lo que siempre has sido. La mente oscurece la comprensión, también lo hacen los requerimientos del cuerpo y las emociones que son demandantes. Te darás cuenta de que... eres... la conciencia que se ve reflejada en el espejo de la mente, del cuerpo y las emociones, y que lo que hace que esa mirada pura se vea contaminada son las estructuras mentales.



Un abrazo, María Luisa

Amigos

Buscar en este blog