miércoles, 4 de septiembre de 2013

Conciencia como Continente y Contenido


Pregunta: "Todo es mí mismo" "No hay otro que yo"... Mi consciencia es el único campo posible de investigación y en ella no hay otro. Las personas con las que interactuo ¿son formas de mi misma consciencia? ¿sólo aparecen en mi consciencia y no tienen existencia fuera de ella? 

Respuesta: Estas preguntas surgen debido a que te basas en un entendimiento incompleto. Ontológicamente debe comprenderse que la Conciencia no le pertenece a la persona, la Conciencia no está ni "dentro" ni "en" la persona, por tanto la Conciencia no es tuya como persona, ni como identidad, ni como ente. Es al revés. La identidad y todas las cosas, las personas y todo lo existente, están como contenidos en la Conciencia. Lo que eres es Ser que se despliega como Conciencia, conteniendo todas las cosas. En efecto las personas están en Tí, Tú como esencia, como Ser, como Conciencia, como Continente. Nada hay fuera de la Conciencia, no hay tal cosa como "fuera"... la Conciencia es infinita e ilimitada, no tiene bordes.
La Conciencia no está en el tiempo ni en el espacio sino que la Conciencia contiene tiempo y espacio. La Conciencia Es... y se despliega como continente que contiene al tiempo, al espacio y todos sus contenidos, y simultáneamente se despliega como contenido, es los contenidos mismos. Nada hay que no sea Conciencia.

A la espera de otras preguntas, un abrazo afectuoso, R.Malak y Maria Luisa

3 comentarios:

Caminante Willy dijo...

Gracias por la entrega ante todo!

La pregunta es:

Lo que entiendo es que sólo si observo la conciencia desde dentro, es decir, si fijo una imagen y la proyecto ahí mismo, para analizarla, por ejemplo, aparece el tiempo y ahí si están bien claros, continente y contenido.

Pero si el observador no tiene interés alguno en proyectar nada y simplemente observa... o se observa observando... o hay sólo observación, porque ni siquiera se distingue el observador... Eso que queda, es conciencia?

Esa ausencia... como la describiría?

Maria Luisa Cano F. dijo...

Willy, en el primer caso que describes: "si fijo una imagen y la proyecto ahí mismo, para analizarla, por ejemplo, aparece el tiempo", desde el momento que la función mental aparece (caso del análisis), junto a ella aparece el tiempo y el espacio, que son producto de la medición hecha por la función mental. Al instante que hay juicio y medición, surgen los objetos. Cuando asumes que estas dentro de la conciencia, Tu, lo infinito, estas asumiendote como un sujeto finito, cuando en realidad no lo eres.
En el segundo caso, observación es conciencia, haya ausencia o presencia del yo observador. Esto es lo real: en presencia o en ausencia de contenidos (lo observado) o de sujeto (observador), siempre hay conciencia. Por eso es la insistencia en que Conciencia es permanente, mientras que sus contenidos son temporales (impermanentes y cambiantes, por tanto no son reales en sí mismos). La Conciencia es intrínseca a lo esencial, Ser. No hay ni diferencia ni separación entre Ser y Conciencia. Las diferencias, la separación, las distancias, son producto de la función mental que es conciencia en movimiento. María Luisa

Estaba escribiendo algo relacionado con lo mismo y te lo mando por aqui...
Cuando uno permanece en la observación sin hacer juicio, uno comprende a otro por medio del silencio, ninguna suma de palabras será suficiente, en el silencio hay una permanente comunicación que es interrumpido por las palabras, la tranquilidad de la mente o dicho de otro modo la paz es signo de la realización, que esta siempre aquí. Si uno se identifica con lo impermanente aparece la confusión y la duda, hace crecer al ego y delimita la comprensión.
La luz misma es ilimitada, se muestra claramente cuando la condición personal deja de lado la conciencia centralizada, entonces emerge la conciencia no diferenciada tal como Es. R.Malak

Caminante Willy dijo...

Gracias Amigos!

Gracias por tan clarificadoras respuestas y si ya no escribo más es porque quiero que esta paz a la que me llevaron, no se enturbie con la simple función de elegir las palabras... cuando sólo podemos unirnos realmente en el silencio del corazón, de la conciencia impersonal!

GRACIAS INFINITAS POR SER Y ESTAR!

Amigos

Buscar en este blog