martes, 24 de mayo de 2011

Causación y Dependencia


La persona no puede elegir porque no tiene voluntad, porque no está viva por su propia cuenta. Eso de mí que ve las cosas y que procede con inteligencia a discernirlas, no es persona. Eso de mí que está vivo no es la persona, es mi ser, el ser… ser.
Eso de mí que tiene la idea de ser una persona, no es la persona sino lo que soy. Una persona es una identidad, con supuesta autonomía y libre albedrío, que imagino ser. Esto es una ilusión, un error de percepción causado por la identificación con el cuerpo.
Inteligencia consciente o conciencia inteligente es eso que se despliega como Universo total de existencia, es el espectáculo vital que se muestra ante mi percepción, vivo y latente.

Todo está unido, encadenado, encausado como todos los átomos de agua en el río que fluye montaña abajo… encausado y encadenado como el río lo está al terreno por donde pasa, como todos los elementos del paisaje, unos amarrados a los otros, río, terreno, cauce, vegetación, montaña, cielo, nubes, estratosfera, cosmos. Si estuviera presenciando esto podría suceder de dos maneras, con la percepción de una presencia física, como si hubiera ido a dar un paseo este cuerpo y se encontrara con este paisaje… o… podría verlo en la imaginación, en los sueños. En ambos casos, soy quien presencia todo ello. Es cuestión de preguntarse dónde está todo eso si no lo percibo, puesto que tan solo nombrarlo, ese paisaje acude como imagen a mi.


Maria Luisa

No hay comentarios:

Amigos

Buscar en este blog