lunes, 22 de noviembre de 2010

Sobre la mente


He estado conversando con R.Malak acerca de un concepto bastante impreciso: Mente.  
Yendo directo a exponer sobre ello.... hemos comprendido la mente como una función de conciencia. Específicamente, no puede ser atrapada ni señalada como algo definido existente, ni puede ser ubicada en si... en ningún lugar del cuerpo, sino que los efectos de su funcionamiento se pueden notar por los rastros que deja en el cerebro, el sistema nervioso, el cuerpo en general y las emociones, como la máquina ejecutora que estos conforman.

En cuanto a la cuestión de la identidad...  la mente se presenta como un espejo donde se observa un reflejo. Este reflejo es la identidad.

La función mental se ocupa de formar la imagen de uno mismo, entre otras cosas construye modos de ver, memorias de una historia personal, una personalidad y carácter, recuerdos e impresiones que marcan huellas. Todo eso se sostiene como esa imagen para definir las características del sujeto (yo). Este sujeto llamado yo es una ideación mental, la primera ideación. Todo el problema del sentido de vida y deseos, carencias y necesidades de todo tipo, así como miedos, dudas, etc., están sostenidos en esta imagen. La imagen de mí, la personalidad que muestra el espejo de la mente es lo que adoptamos como identidad, diciendo: eso soy yo. A esto se le llama también ego. La relación consciente con la imagen creada forma una identificación con la identidad o ego, porque me creo el cuento que recojo de las memorias.

La mente funciona como un aglutinante de un conjunto complejo de impresiones, dando forma al individuo y a su manera de comportarse, así como formateando su perspectiva de comprensión. La conciencia queda de este modo filtrada como una centralización pareciendo funcionar desde un sujeto. Se produce la apariencia de que ser consciente está siendo posible gracias al instrumento, a la maquina centralizada como cuerpo, como si el reflejo pudiera ser consciente o estar vivo.

La identidad es cambiante según se van recogiendo distintas impresiones, pero el Si mismo que observa y es consciente de la sensación de ser y de la identidad, no cambia. Lo que observa el espejo de la mente como funcionalidad y el reflejo de la identidad, es eso que realmente soy.
Maria Luisa

No hay comentarios:

Amigos

Buscar en este blog