martes, 23 de marzo de 2010

¿Consciente de "mis" actos?

En mi larga familia hay un nuevo bebé. Cada día, a sus actuales seis meses, abre los ojos y notamos fascinados (sus tíos, sus primos, abuelos) cómo mueve sus músculos y sus abiertos ojos, descubriendo cada vez más el mundo que sus sentidos le ofrecen, y también el contacto con todos nosotros. A veces, con la misma fascinación de un grupo de campistas alrededor de una fogata nocturna, nos quedamos observándolo embobados como su estuviéramos hechizados por la maravilla, todos con la misma cara de asombro inocente, que él, como espejo, nos muestra.

Mi propia mirada se asoma por esos ojos. ¡Qué encanto! Un misterio que en silencio no somos capaces de racionalizar, un darse cuenta que nos ocurre a los que observamos el fuego titlante de la vida en esa carita, que sin duda se presenta pero no captamos en su profunda realidad. Mi ser es en todos y en mi bebé se muestra aún pristino.

Comienza a agarrar cosas, y en una de esas, tira del mosquitero que envuelve su cuna. Su madre lo ve y dice, hay que regañarlo para que no lo haga. “Ups!”, expreso en silencio para mi… “comienza el condicionamiento”. Pronto me iré de la ciudad por varios meses y quién sabe cómo encontraré a mi inocente en la próxima visita. ¿Cuántos velos le habrá tendido la experiencia y la huella del deber ser sobre su inicial y libre mirada?

Al pasar el tiempo de nuestra vida, este espacio temporal de secuencias y experiencias que se suman, nuestra inicial placidez de ser se va nublando. La suma de aprendizajes sociales nos va llevando a buscar completar ilusamente nuestro sentido de vida, como si algo nos esperara al final del recorrido para otorgarnos el premio de la felicidad, el mérito de haber vivido “como debe ser”, y quizás una llave para entrar al paraiso que sólo se le ofrece a los “muertos”. Y en este proceso de mejoramiento o cumplimiento de algún destino, suponemos que entre los logros a ser alcanzados se encuentra uno llamado éxito espiritual.

Así, buscando saber de mi misión en esta vida, busco y remiro lo que otras personas dicen, los llamados maestros, gurus, orientadores. Y sálvame Dios de los confundidos y que confunden. Y por ahí veo los que indican que hay que tomar conciencia, hacerse consciente, ser más consciente. ¿Acaso mi bebé no es pura conciencia de ser que maravillada y felizmente descubre su mundo? ¿No es ya pura conciencia? Claro, yo soy adulta, cargo con todo mi bagaje de aprendizajes, una racionalidad entrenada y aprendí a mirar la vida, el mundo y el universo, a través del pensamiento. Un pensamiento teñido de previas conjeturas. Así que desde este racional entendimiento pretendo entender la esencia. Mi pureza se cubrió de ego, y a partir de esa identidad formada pretendo apresar algunas ideas que definan la inmanente realidad, tal vez para obtener una identidad llena de conocimientos, un ego erudito. Aunque suene duro diré: ese ego se va a la tumba junto con todos sus vestidos temporales. Esos conocimientos no sirven de nada a la luz eterna que se asomaba por los ojos infantiles, plena de felicidad inocente. Una luz que jamás ha estado ausente, ya que es la que permite a su vez conocer todos mis pensamientos.

Ser consciente de “mis” actos se supone como un enfoque espiritual. ¿Qué significa pretender ser consciente de mis actos? ¿Juzgar si son o no convenientes? Y eso, ¿para qué? Para sumar méritos al ego que se va formando. Siempre que el yo sea el centro de la actividad pensante implica juicios, porque se cuestionará el deber ser y el cómo comportarse.
Eso no es espiritual, sino centrado en el ego. Ahora, esto que planteo podría parecer doctrinario, por lo tanto se necesita reflexionar, profundizar y discernir al respecto.

¿Qué es lo espiritual? Se habla de la esencia, de lo Divino, de la inmanencia sutil de ser. Mientras se piensa es muy dificil penetrar en esto. Se trata más bien de un no pensar, y de ser consciente de ser, lo que nos permite aprehender lo esencial. La pura presenciación que tiene mi bebé en su cuna, plácido y feliz, es una expresión de lo real de ser, pacífico, puro, pleno. Los pensamientos, pensar, hacer jucios, sirve para los enfoques de la mente, pero no tiene cabida en el silencioso presenciar. Esa observación, que como luz, ilumina al observador, lo observado y el acto de observar, tal y como los sabios antiguos lo han señalado. Y como lo llamamos junto con R.Malak: Observación sin juicios.

Ser consciente, socialmente nos lo han indicado como tomar nota de nuestra forma de comportarnos, como si hubiera un accionar correcto y uno incorrecto. Aquí entran en juego las doctrinas religiosas que más que nada ayudan o encarrilan la comprensión para funcionar en forma más adecuada y armónica dentro de la sociedad. Pero no está referido a la comprensión espiritual.

Lo espiritual no tiene que ver con el yo, con la persona construida y sostenida, sino con la esencia. La esencia es el origen de todo y a la vez la sustancia de todo, y ciertamente es de donde nace mi sensación y mi idea de yo, pero este yo que se siente y se piensa no es la esencia.

El sustrato permite conocer. Y conocer es lo que nos permite saber de cualquier cosa, incluso de la sensación o concepto de yo. Cuando se vive por medio de las ideas, es decir, mirando lo que nos dice el pensamiento, se vive en lo viejo, en la memoria, lo pasado, lo que ya no está vivo. Esto produce una distracción del instante presente, actual y vivo de ser. Sólo ahora tiene existencia todo, toda sensación, sentimiento, emoción o idea. Y es la conciencia de todo esto lo que se señala, desde el punto de vista espiritual, en cuanto a sostenerse en lo esencial, pues es desde lo esencial, desde la Conciencia esencial, que se percibe y vivencia la vida misma, el ser mismo, la conciencia siendo consciente de si.
Maria Luisa

13 comentarios:

Delia dijo...

Hola María Luisa:

Leí con deleite tus reflexiones acompañadas de esa ternura que nace del contacto con un bebé, de esa nostalgia por un estado que ya hemos pasado y en gran medida, hemos perdido...el tema que me ocupó hoy esta relacionado con estos planteos tuyos y desemboca también en el estado de inocencia.

Vamos vislumbrando los lugares desde donde podemos permanecer en esa limpieza mental, cada uno a su manera, cada uno a partir de sus propios descubrimientos y asombros, qué bueno es poder compartirlos desde esa esencial soledad que nos constituye, poder fluir en ese continuo
no-dual como lo que somos uno y el mismo.

Un abrazo.

MARIA LUISA dijo...

Si, querida Delia, qué hermosa la sincronicidad... gracias por disfrutar y compartir... otro abrazo.

AdA... dijo...

¡Buenos días, querida amiga...!

¡Precioso ese niño, precioso!¡Felicidades a toda la familia!

¿Qué tal va todo el país? Ya sabes, aquí estoy, algo lejos pero para algunas cosas no hay distancia recuerda;)

Y ya, sin más dilación, prepárate, porque voy a tirar de jucio jaja (cosa compartida por todos, me da, claro:)

"Eso no es espiritual, sino centrado en el ego. Ahora, esto que planteo podría parecer doctrinario, por lo tanto se necesita reflexionar, profundizar y discernir al respecto."

No lo observo doctrinario, o bueno, según..., tal vez solo, no lo observo así, porque quiero entender que no es ese tu deseo (y el mío;)

En cualquier caso, lo que está muy claro, a mi juicio, es el apasionamiento en el planteamiento de quien lo plantea, aunque te confieso que aún no lo he reflexionado, ni discernido, he actuado como el bebé, ¿por impresión..., por reacción?

Continua en otro...

AdA... dijo...

"Ser consciente, socialmente nos lo han indicado como tomar nota de nuestra forma de comportarnos,..."

No solo es eso, no, a mi juicio jaja (a mi juicio;) literalmente leído se nota como algo de muy mal gusto ese: "tomar nota", aunque la realidad social es algo así: "donde fueres haz lo que vieres", no es algo para tomarlo al pie de la letra, claro, solo es un consejo sabio que nos alienta a formar parte de y compartirnos, algo que no deja fuera lo espiritual en ningún caso, puesto que eso depende mucho del quién o de la persona y su ser (de su momento)... no es lo social o la sociedad la que, aunque lo parezca excluye fiel o realmente, es uno mismo, puesto que tomas o entras en algo o dejas y sales de algo, eso, sí está más cerca, según lo entiendo, de esto que comentas: ser consciente y tomar las riendas de una vida para "mis actos", dicho con "mis palabras"

El bebé, antes o después, -tomando el ejemplo de la mosquitera que le puede salvar de los indeseables picotazos y demás "daños colaterales" jeje,...- tiene y "debe" aprender, por la cuenta que le tiene, a ser consciente de esos detalles... pues es una parte de su salvaguarda física, de su vehículo. Los adultos, eso sí, podemos enseñar a los pequeños mejor o peor y por tanto, mejor empeñarnos en hacerlo lo mejor posible para no condicionalos, en lo posible.

otro apartado:


¿Qué es un ser sin memoria?

Alguien, no hace mucho (unos meses) me escribía:

"hoy me acordé de ti" (y estaba feliz, ¿por qué?)

Me contaba que hacía cosa de un año tuvo un accidente montando a caballo. Cuando se despertó, después de unos días en el hospital, no sabía nada de nada, no recordaba a sus hijos, ni a su esposo, ni a sus padres y, el espíritu seguía con esa persona; pero no recordaba lo que había vivido con él antes de... un día me recordó, ya iba teniendo retazos que le devolvían secuencias. Era una persona rica en, digamos vida espiritual y muy llena, de pronto ¿? al despertar se sintió alguien carente de vida por más dolor que sentía.

La "memoria" es parte de nuestro legado como humano y espiritual, aquí/ahora... en un principio, el hombre, podemos pensar que no sabía razonar, ¿porqué? no lo sé responder, podría decir que el raciocinio es parte de la experiencia, de la memoria humana colectiva ¿no? el sustrato o algo así pero no, no contestaría nada...

El hombre ha tenido que aprender mucho, también "ha olvidado", supongo que es demasiado para el vivir el presente, aunque de alguna manera está ahí latente y sirve a modo intuitivo también... Pero de todos modos, la memoria no es un estorbo viejo para estar o actuar en el presente, a mi juicio...

Continua en otro...

AdA... dijo...

Y ya termino:)

Yo no sabría explicar qué es la espiritualidad, pero tampoco es esencial tener respuesta, observo;)... sé que ese vivirla da una plasticidad, o una flexivilidad al ser que lo hace muy muy feliz, a pesar, a veces, de mucha angustia que nos rodea o atañe... lo llena de una creatividad inexplicable para él(el hombre), lo hace seguro, respetuso o más comprensivo y compasivo, le hace sobrellevar su lado oscuro y desear mejorar, en fin, más o menos así lo/a siento y observo, (vivir en mí...)

Y
En poco sirve al ser, o al hombre, pasarse en conceptos, estar mareando la perdiz todo el rato con eso del ego, el yo...como si este/o fuera "causa"... Yo me rasco con la mano y me da placer, puedo cortarme un dedo haciendo uso de ella, también, y me dará dolor, pero la mano no es causa, (ni reo) siendo importante a mí, no lo es tampoco tanto, digo... (aunque no quiero perderla;)

Ya ves que os sigo, querida y querido (MªLuisa y Malak)... sí, os sigo leyendo y hasta escribiendo, tal vez demasiado, (hoy) pero es que me has provocado (MLC) jeje

Un fuerte abrazo a mis amigos de Chile

MARIA LUISA dijo...

Ada: ¡Buenos días, querida amiga...!

ML: Qué grato saber de ti… y es un placer leerte, la profundidad a la vez ligera y suelta que expresas, como un volcán apasionado, y por eso siento tanta afinidad contigo. Me voy a poner a contestar tu escrito, y así muestro lo que quedó entre paréntesis invisibles en mi texto de esta entrada… “Consciente de mis actos”

Ada: ¡Precioso ese niño, precioso!¡Felicidades a toda la familia!

ML: ¡Muchas gracias!

Ada: ¿Qué tal va todo el país? Ya sabes, aquí estoy, algo lejos pero para algunas cosas no hay distancia recuerda;)

ML: Se va recuperando aunque le queda una larga labor por delante.

Ada: Y ya, sin más dilación, prepárate, porque voy a tirar de jucio jaja (cosa compartida por todos, me da, claro:)

ML: jajajaja… Adelante…

Ada: "Eso no es espiritual, sino centrado en el ego. Ahora, esto que planteo podría parecer doctrinario……………………

ML: Me veo impulsada a aclarar. Las reglas sociales son como las reglas de cualquier juego, necesarias para la interacción y para no salirse de los objetivos, que en general son: un funcionamiento armónico, sin conflictos. Muchos toman las reglas como el modelo de la vida, convirtiéndose estas en una especie de gríngolas para la vista, estrechando la comprensión. Se puede verificar en el comportamiento excluyente de ciertos grupos sociales, grupos religiosos, incluso desde la escuela primaria ya se forman grupitos donde los chicos excluyen a los que no piensan o se comportan como se espera.

Ada: El bebé, antes o después……………………..

ML: Es muy cierto que el aprendizaje no solo es necesario, sino inevitable, porque o se aprende porque te enseñan o se aprende por comparación de experiencias. Es un mecanismo, una función mental para movernos en el mundo. Es indispensable para resguardar el cuerpo físico. Sin embargo, decirle a un bebe de 6 meses que NO toque algo, cuando está aprendiendo a tocar, a notar las distancias y la existencia del espacio, es algo que conviene hacer con delicadeza, cuando aún no está muy claro para él que los objetos son diferentes unos de otros, y que tienen usos diferentes. Por otro lado, todo aprendizaje, adecuado o no, es lo que va formando el condicionamiento, la guía por la que luego nos moveremos. Y es saber esto lo que te libera de ellos, no el hecho de no usar el aprendizaje. Sin embargo, hay expresiones en la vida que no se pueden dar si se basan en el condicionamiento, por ejemplo, el Amor.

Ada: otro apartado:
¿Qué es un ser sin memoria?

ML: Ser sin mente que no tiene un hilo de sentido de existencia. Es.
(sigue)

MARIA LUISA dijo...

Ada: Alguien, no hace mucho (unos meses) me escribía:
"hoy me acordé de ti" (y estaba feliz, ¿por qué?)……….

ML: El bebé no tiene historia, y su memoria simplemente se está armando día a día. Pero es feliz, siempre que no cargue con alguna dolencia. Es inocente, aún no se ha identificado con el cuerpo, ni necesita tener un nombre, ni le importa el género o la edad. Es inocencia, Ser puro y felicidad que va conociendo en el momento, siendo consciente de cada vivencia.
Por otro lado, veo que algunas personas que pierden la memoria por un accidente, no pierden su sentido de ser el cuerpo o de existencia, y su problema radica en que no pueden racionalizar su historia. Tampoco pierden la capacidad de razonamiento. Por eso, no son inocentes y esa situación los hace infelices.

Ada: La "memoria" es parte de nuestro legado como humano y espiritual, aquí/ahora.……………………………

ML: La memoria constituye la mente, es la colección de pensamientos. Prestar atención a esos pensamientos (cosa que siempre se hace en el presente pero nos da un sentido de pasado) es buscar sentido de existencia y relación en lo que esos pensamientos nos significan y evocan. El raciocinio es la capacidad de relacionar pensamientos y armarlos en un lenguaje, cosa que nos sirve para comunicarnos. En un principio el lenguaje era mímica, y luego se fue enriqueciendo y complejizando en un lenguaje oral, palabras y esto llevó a los conceptos. En un principio el fuego es lo que es… luego fuego puede convertirse en un peligro de incendio o en una herramienta de calefacción, cocina o iluminación, según su uso y la comprensión que de ese elemento tengamos. El uso que se le da al fuego comienza a formar parte de un legado colectivo, cultura.

Ada: El hombre ha tenido que aprender mucho, también "ha olvidado"…………………………………….

ML: Si el presente lo consideras un momento en el tiempo, en el paréntesis entre pasado y futuro, está claro que toma sentido solo como un punto dentro de la linealidad del tiempo y es un presente basado en la memoria. Pero si el presente lo comprendes como Presencia Presente Presenciando, se evidencia lo que no está sujeto al tiempo, sino lo eterno, la esencia. Y esta es la que da existencia al hombre, pero el hombre no la contiene como si la esencia fuera una parte de algo más grande que ella.

Ada: Y ya termino:)
Yo no sabría explicar qué es la espiritualidad, pero tampoco es esencial tener respuesta, observo;).………………………………..

ML: Marear la perdiz es dar vueltas en la mente, en los conceptos, y lo espiritual no es eso, no es mentalizar una idea “espiritual”, sino ser lo que Soy… a conciencia. Cuando en mis escritos menciono el Ser, me refiero a lo esencial que no está circunscrito al tiempo o al espacio, al cuerpo o a la memoria, a las emociones o al sentido existencial. Me refiero a la Esencia… Ser Conciencia Felicidad… o Sat Chit Ananda.

Ada: Ya ves que os sigo, querida y querido (MªLuisa y Malak)... sí, os sigo leyendo y hasta escribiendo, tal vez demasiado, (hoy) pero es que me has provocado (MLC) jeje

Un fuerte abrazo a mis amigos de Chile

ML: otro inmenso abrazo, querida amiga.

QUEOQUINA dijo...

Ma. Luisa, te quiero compartir que he tenido la fortuna de convivir con un nieto desde que nació a su primer año de vida. Me identifico mucho con tu sentir hacia tu bebe, entiendo a bien cuando te refieres al acondicionamiento. en todos estos meses, me pude percatar que cuando les dejas en libre expresión de movimiento tal cual son, emerge lo que "es", son toda seguridad en ellos mismos, libres de miedo, su instinto es tan fuerte que saben ellos mismos los límites sin que uno se los esté cuartiando. Como lo dejaban a mi cuidado, sentí la gran necesidad de que la relación entre abuela-nieto fuera de esta forma, tal vez para sacar la espinita de lo que no fue con mis hijos. Te puedo decir que ha sido una experiencia, hermosa, ver al Ser en toda su expresión tal cual es, me ha dado enseñanzas preciosas de retomar mi propio ser, que te puedo decir, tantas cosas. Pero he ahí el Upps¡ por que los acondicionamientos estan al por mayor y si, no queda más que el silencio por que todos tenemos que vivir nuestras propias experiencias, todo tiene un orden perfecto de ser, y bueno pues esto era lo que te quería compartir, recibe un fuerte abrazo y felicidades por ese pequeño ser.

MARIA LUISA dijo...

Gracias Queoquina, muy bella tu experiencia y un agrado que la compartas. Un abrazo.

AdA... dijo...

Hola María..., de nuevo yo:)

Te quería decir que mi madre me aguantaba que le respondiera una vez, pero dos no (no le gusta ese número jeje)... Y tú ¿qué me dices? ¿puedo volver a responderte?

ya me dices, por si dices sí, ya estoy emocioná en ello:)

Besito

MARIA LUISA dijo...

Hola Ada, por aquí puedes hacer los comentarios que estimes convenientes, no modero las entradas, por eso cualquiera puede decir lo que quiera. Tratemos de mantenemos en el tema expuesto, y si quieres que comente algo específico, dímelo y podría hacer un escrito aparte sobre ello. Un beso.

AdA... dijo...

Hola, doña despistes;) ¿que no sabes porqué lo digo? pues usa la razón y la memoria que no está de más en este mundo.

Espero ser algo más que "cualquiera" al menos en este blog de amigos de una jeje...

Pero güeno, orejas pa escuchar no falten:)

Que lo decía (lo del permiso para responder más) porque ya sabes que me enrrollo mucho y me parecía un abuso llenarte tanto esto o tomar protagonismo ( no es intencionado), puesto que un blog no es un foro.

Y eso, que lo he pensado y no comento más. Por aquí, digo... ¿Te creías que te ibas a librar de mi como si fuera una condición cualquiera ...? jajaja pues no señorita.

Te lo mando vía mail;)

Besos...

MARIA LUISA dijo...

Querida, de lo que eres esencialmente no me puedo librar, porque el Si mismo es el mismo en todos. De los pensamientos, quizás no me pueda librar, pero sí que puedo hacerles o no hacerles caso. Me puedo librar de su peso, de su efecto, de ellos como condición.
Por el correo entonces, según mencionas, espero todos los comentarios, ideas, conceptos y apreciaciones que quieras exponer. En el intercambio que se basa en el amor puede siempre haber encuentro. Es en el intercambio de ideas por las ideas mismas donde surgen los desencuentros. Un cálido abrazo y un beso.

Amigos

Buscar en este blog