martes, 19 de enero de 2010

Madurez espiritual



He estado buceando por varios Blogs donde se muestra el amor hacia la no dualidad como enfoque, encantada. En verdad que hay muchos señalamientos que invitan a descubrir lo esencial, lo real, la realidad o irrealidad de nuestra identidad. Así como encuentro muchas hermosas señales, también puedo ver muchas indicaciones de que el que transita el territorio no comprendió el mapa. Cada vez que noto esto, se me enciende la pasión por la comprensión, de manera que me entrego a escuchar lo que la inteligencia descontaminada me va diciendo y es el modo como mis textos se van armando. Así es que plasmo lo que se ofrece como comprensión, sin que por ello pretenda dictaminar o marcar algún dogma. La luz de la realidad no tiene dueño.

Descubrir lo esencial es el norte del verdadero buscador o aspirante espiritual… aspira al término de su incertidumbre existencial. Este descubrimiento consiste en una apreciación intuitiva e instantánea, que ocurre como resplandor, radicalmente, mostrando la irrealidad evidenciando la verdad, y de este modo, abriendo la comprensión que estalla como una claridad donde ha desaparecido el dueño de dicha comprensión. Me fascina mirar los innumerables modos que se han utilizado a lo largo de milenios para procurar que se produzca este estallido, esta chispa. Y ya que aparece esa metáfora, voy a entrar en el tema que me motiva hoy. La madurez espiritual.


En la tradición se habla básicamente de tres tipos de buscadores espirituales. Los que están como la madera, es decir, con cierto grado de humedad. La chispa que el indicador o maestro enciende sobre ellos tarda en hacer fuego. Luego están los que son como el carbón. Este enciende bastante bien, pero necesita a su vez de un poco de aire para alentar la llama. Y finalmente los que son como la pólvora, es decir, basta un chispazo de indicación y se provoca de inmediato el estallido de comprensión. Estas tres condiciones indican el grado de madurez espiritual de los aspirantes al conocimiento de la realidad.


La madurez en toda manifestación - un durazno, un aguacate, un niño o cualquier individuo - es algo que no se puede forzar, sino que más bien, con paciencia, se puede ver como esta se va produciendo. Sin embargo, una vez que la semilla de la comprensión básica: “no soy este cuerpo, mente, emociones”, se ha plantado en el buscador gracias a la enseñanza, la asimilación misma genera más y más capacidad de comprensión, produciéndose de este modo la maduración del aspirante al conocimiento de la verdad esencial. Ha madurado, o sea, tiene mejor disposición a “escuchar” lo que dicta la inteligencia esencial impersonal sin intervenir con ideas propias.


Suele entrar aquí, y confundirse con el asunto, el tema de la evolución, en que se supone que el individuo escala una serie de niveles hasta llegar a estar preparado. En este proceso suele reafirmarse el ego, es decir, la identificación y el apego a ella, pues va creciendo la autoestima espiritual debido al tema de los méritos. Quienes suponen proceder evolutivamente se basan en una serie de creencias, dogmas y ritos que alimentan la identidad, las fantasías, las experiencias, las cuales de facto no facilitan la comprensión. Todo el bagaje que se ha adquirido se protege, y esta estructura impide la adecuada disposición de entregarse a la escucha silenciosa de la realidad.


No es por medio de “hacer” y lograr que se llega a madurar, sino por medio de observar, comprender, siguiendo procedimientos de discriminación, reflexión y discernimiento. La efectividad de esta práctica inteligente requiere inicialmente una base ontológica que funcione como plataforma para tal movimiento mental de indagación. Estos procesos intelectuales sirven tan solo para discriminar y en última instancia, van llevando a madurar y dejar de creer incongruencias. “Neti-neti” es un proceso de discriminación intelectual. Reconocer lo impermanente y distinguirlo de lo permanente es un proceso de discernimiento. Tomar las palabras de un maestro o enseñanzas y llevarlas a que se filtren profundamente es un proceso reflexivo.


La madurez, una vez adecuada, permite entregarse entonces al verdadero “no hacer”, es decir, donde la mente llega a su límite, pues con los procesos intelectuales o cualquier otro proceso, no se puede acceder a la radical comprensión no dual. Esta sucede como un resplandor y permite el descubrimiento del error de la identificación falsa con la entidad pensante y senciente tal como se había mantenido, y una vez se descubre, todo cae, toda la estructura que armaba mi sentido de vida, mis falsos juicios, mis inquietudes y miedos. Esto es la llamada Gracia, que me deja plenamente siendo real, siendo lo que soy y siempre he sido, sin nacimiento ni muerte, sin pasado o futuro que puedan definirme. Ni entidad, ni identidad, ni ausencia, ni presencia, ni esto, ni lo otro. Ser Conciencia Felicidad, eso queda.

10 comentarios:

César Bacale dijo...

Hola Mª Luisa.
El sueño de la consciencia, la mente volcada hacia afuera, o la hipnosis universal, es otro aspecto de la misma consciencia, y por lo tanto, es consciencia.
Nada existe fuera de ella, y es imposible despertar de un sueño que para empezar, no existe.
En el sueño de la evolucion poco importa si el aspirante está húmedo como la madera, seco como el carbon, o preparado como la pólvora. Lo importante es el reconocimiento, lo real, sea este repentino o gradual.
Todos los estadios del sueño sueño son, luego madurez o inmadurez poco importa, desde que la ilumninacion es un hecho inevitable, ya que es todo lo que es.
La realización de la naturaleza incondicionada o Brahman, no es la realizacion completa, esta solo llega cuando Brahman se reconoce tambien en el mundo, en lo condicionado.
En este punto no hay cualquier diferencia entre el samsara y el nirvana, y todas las cosas, empezando por los bebes espirituales son reconocidos como lo que son, libres, perfectos e itemporales.
Para mi todos los pasos estan en todos los pasos, y ninguno es mas sabio que el otro, ninguno mas loable que el otro, porque la unica verdad esta en la presencia que los da.
Luego está el misterio del porque la consciencia elige manifestarse como formas concretas, o como seres humanos que se buscan en esas formas, o en si mismos. Es un misterio, y la unica forma de honrarlo es aceptar todas sus manifestaciones, sin interpretaciones. Si sucede, sea lo que sea, es asi como ha de ser.
Sampai (asi es)es la última cosa que se puede decir antes del silencio.
Un saludo, maestra.

Anónimo dijo...

Un ejemplo de madures espiritual podria ser cuando en el buscador desaparecen las espectativas fantasticas que lo acompañaban y se da cuenta que en vez de andar buscando estaba arrancando.
·

MARIA LUISA dijo...

Hola César, para seguir compartiendo comprensión y dilucidando los errores de confusión, me veo obligada a ordenar un poco lo que dices.
La conciencia no sueña, la mente es una función de la conciencia. No existe hipnosis universal, esas son creencias para explicar la identidad desde el punto de vista del si mismo.
No existe la evolución, sólo existe la emanación desde la conciencia. Se llama emanación desde la conciencia al reflejo que supone una identidad independiente.
Los estados de la mente se reconocen como: sueño con sueños, sueño profundo y vigilia. La conciencia no es un estado de la mente, sino lo que la contiene.
La realización siempre ha estado, no es algo que venga. Ha estado, está y seguirá estando aquí mismo, en este mismo momento.
“Quienes suponen proceder evolutivamente se basan en una serie de creencias, dogmas y ritos que alimentan la identidad, las fantasías, las experiencias, las cuales de facto no facilitan la comprensión”, tal como digo aquí, los méritos y deméritos, ni contribuyen ni facilitan la realización que siempre ha estado.
La conciencia no tiene carencias, por tanto no elige manifestarse. La cuestión de la creación no está detallada en este artículo. A lo más, estoy expresando la emanación nunca separada, uno sin segundo.
Si eliges algo, ya estás en la dualidad. El silencio no es ausencia de sonidos.
Saludos

MARIA LUISA dijo...

Hola anónimo, coincido con tu comentario... hasta donde dice "arrancando"... no entiendo qué quieres decir con arrancando. Saludos

César Bacale dijo...

Hola Mª Luisa.
Si la consciencia es todo lo que hay, no hay cualquier diferencia entre hablar de evolución o emanación. Ambos son conceptos de alguien que ilusoriamente se situa fuera de Eso.
El agua brota de la fuente y sigue su curso.
Pero la consciencia no es solo la fuente, sino el agua que brota constantemnte tanto como la que fluye o la que desemboca en el océano. Emanacion o evolucion son solo conceptos, creados por un punto de vista ya separado y externo, asi que una vez situados "fuera" tan válido es hablar de una cosa como de otra. Decir que la evolucion es un error perceptual o de creencia, y la emanacion no, es juzgar una percepción o creencia desde otra percepeción o creencia. Es tan ridículo como un concepto intentado deshechar otro concepto.
Si la mente es una funcion de la consciencia, y es la mente la que sueña, el perfectamente lícito decir que es la consciencia la que sueña, porque la mente no tiene existencia independiente de la consciencia.
Que la consciencia sueñe a traves de una de sus funciones no quiere decir que esté limitada por este sueño, del mismo modo que si elige manifestarse o no, no está limitada por esta elección.
Y si, la consciencia elige manifestarse porque es la única que puede hacerlo, porque esta elección no la limita sino que la expresa, y porque la manifestación ni añade ni mengua nada a lo que es, puesto que es todo lo que hay.
La única diferencia entre el sueño de la mente y el sueño de la consciencia es que mientras uno es experimentado como una prisión de la que hay que salir, el otro es solo un juego.
Que la consciencia contenga todos los estados no quiere decir que se limite a ellos, pero tampoco que no participe de ellos. Esto seria volver a una dualidad irresoluble.
Consciencia no es lo que hay mas alla de la mente, es lo hay en la mente y mas alla de ella.
Es todo lo que hay.
Antes, mientras y despues de todo.
El silencio no es ausencia de sonidos... no puedo estar mas de acuerdo. Sino lo que los hace posible, tanto como lo que sucede.
En fin, no tiene sentido debatir por conceptos. Los conceptos solo tiene un uso, señalar hacia eso, sino son inservibles.
Un saludo.

MARIA LUISA dijo...

Hola César
Te diré cómo lo veo, y verás por qué es importante el uso adecuado de los conceptos. Para eso, me referiré exclusivamente a este primer párrafo de tu escrito:
"Si la consciencia es todo lo que hay, no hay cualquier diferencia entre hablar de evolución o emanación. Ambos son conceptos de alguien que ilusoriamente se situa fuera de Eso."

Al momento que surge la "sensación yo soy", comienza la diferenciación por medio de la eseidad. Este surgimiento es una "emanación" instantánea en la conciencia esencial que no requiere tiempo para producirse, y es anterior a cualquier posibilidad de elección. Tan solo sucede. Y es la base del "surgimiento de la mente", la función consciente que "concibe" la forma en el espacio y le da nombre. En los "señalamientos" que indican una orientación para la vivencia inmediata de lo que realmente Es, esta función mental es utilizada para "señalar" y cada concepto tiene un "significado" específico que dispara una comprensión específica. Mantenerse "sosteniendo la idea" de que conciencia es todo lo que hay, es, al fin y al cabo, un argumento, y además reduccionista, que podría funcionar... o no, como detonante en cuanto a una comprensión radical de lo real. En todo caso, no es mi estilo.
En cuanto a evolución o emanación hay una diferencia sustancial, ya que la primera (evolución) requiere tiempo -el cual es una ilusión- y la segunda (emanación) es instantánea, y además inevitable e involuntaria (así como una flor emana su perfume)... y dime si es una ilusión para ti la sensación o conocmiento de ser?

Por respeto a quienes ardientemente buscan comprender, procuro retenerme del juego de la argumentación, con el fin de no perdernos en el laberinto que "podría" producir. Para quien se sabe estar fuera y siempre haber estado fuera de este laberinto ilusorio, todo bien, pero para quien se identifica con los efectos que producen las palabras, será dar vueltas interminables en los vericuetos de la mente.

Como dices: "En fin, no tiene sentido debatir por conceptos. Los conceptos solo tiene un uso, señalar hacia eso, sino son inservibles."

Así es. Se forma un baile rotatorio como un perro que se muerde la cola. Mantenerse en los debates por el puro gusto de arumentar es tan solo para proteger los conceptos, se sale de linea y fomenta el ego (ilusión de ser lo que no eres).
Y si vas a usar conceptos, te aseguro que sí hay una diferencia en cuanto a usar unos u otros, porque para eso son, para mostrar las diferencias y significados de cada cuestión que las distintas expresiones (personas) perciben, acordando en consenso el uso de una palabra para referirse a ello y así comunicarse.
Los blogs no funcionan bien como foro, ya que el seguimiento de los mensajes se hace complicado y se enreda. Para eso se han diseñado otras funciones en este mundo internauta.
Tengo tres foros creados específicamente para indagar lo que complica la comprensión, con amabilidad y seriedad, y no por el gusto en si mismo de la argumentación ni para lucir las habilidades en el uso de la palabra. En estos cuelgo los mismos textos que aquí.
Te indico dos de ellos:
http://es.groups.yahoo.com/group/Existo/
http://concienciaesencial.lefora.com/

Saludos, ML

César Bacale dijo...

Hola Mº Luisa.
No consigo responderte a traves del foro, y ademas tampoco me apetece mucho entrar en un foro de debate. Por eso, envio aqui mi respuesta, en dos partes, y por respeto a los mismos buscadores de la verdad intentaré extenderme lo menos posible.
En primer lugar te agradezco en el alma tus esfuerzos para aclarar mi comprensión.
Pero esto denota una creencia, suposicion o quizas visión de que mi comprensión al respecto de esto necesita ser aclarada. Puede ser...
Sin embargo, a nivel de conceptos no comparto contigo la creencia de que existe un concepto para cada cosa, y que cada uno profundiza o ayuda a profundizar en una determinada cuestión.
Para mi los conceptos pueden ser tanto piedras de escandalo como armas arrojadizas. Sin embargo, la comprension y vivencia de que la realidad tal cual es aconceptual tambien me dota de un olfato muy fino, y puedo reconocer y discernir las incursiones o intentos de la mente para explicar lo que no comprende, pero supone comprender.
Comprendo que emanacion se aproxime mas a la experiencia de eseidad que describes que el concepto de evolución, y aun asi, tendras que reconocer que no llega para describir lo que es. Lo que es, es, y como bien dices, sucede, pero mas alla de esto el intento de explicarlo atañe a la mente, tanto en un concepto como en otro.
No hay conceptos que sirvan para hablar de la verdad tal cual es, aunque te concedo que unos sean filosóficamente más utiles o hábiles que otros para aproximarse, pero solo para esto, aproximarse. En este sentido te concedo tambien que decir que la sensación de eseidad es una emanación de la consciencia esencial, puede ser mas correcto que decir que es una evolución, pero no supongas por esto que decir lo primero supone una clara descripcion de la realidad, y lo segundo no, puesto que ambas se mueven en la ilusion del tiempo. La emanación tambien. Porque para que haya emanacion ya se supone la existencia de espacio, asi como de movimiento (algo emana), y espacio y movimiento crean el tiempo, o la sensacion de tiempo. Por lo mismo seria lícito decir que la evolucion es un proceso atemporal, o al menos tan atemporal como la emanación. Porque esta, la evolución, o la sensación de evolucion, tambien sucede. Desde el yo,o idea del yo, sí, pero sucede. Sucede porque sencillamente tenemos todo un mundo sosteniendo esta creencia. Creencia que tambien sucede. La unica diferencia, conceptual, es que la evolucion se toma desde un punto de referencia (ilusorio, por supuesto), y la emanacion se toma desde todos los puntos, o desde ninguna parte (que tambien son ilusorios).
Para ambas, emanacion o evolucion, es necesario un observador, un punto de referencia que de testimonio. Desde dentro, que diria, que dice la consciencia de si misma?. Soy todo lo que existe.
Soy, nada sucede, salvo esto.
Desde fuera, incluso desde un fuera "iluminado", las cosas suceden, simplemente, pero antes de este suceder,o mientras este suceder, el vacio les ha dado un marco para que existan. Por eso las cosas suceden y no suceden al mismo tiempo. Y la consciencia se manifiesta tanto como no se manifiesta.
En este marco, que las cosas, que simplemente suceden, emanen o evolucionen, depende de la funcion de la mente que las contempla.
Lo cierto es que la emanación sucede, y la evolución, o la sensacion de evolución, tambien, sea ilusion o no. Si lo es, tambien lo es la emanacion, y todos los conceptos que impliquen cualquier suceso.
Las cosas suceden, son reales o ilusión?
Que sucede?
Que es correcto o incorrecto?
Que es lo real, y lo no real?
No hay respuesta, y si la hay, puede ser cualquiera, dependiendo del momento.
El perro tiene la naturaleza de Buda.
El perro no tiene la naturaleza de Buda.
Esta flexibilidad de usar conceptos conforme la situación, o incluso la misma contradicción entre ellos, es lo unico util para llegar a ese lugar vacio de conceptos.

César Bacale dijo...

(Continuación):
A mi humilde entender, la lacra de la filosofía vedanta es que toma como culminacion la realización de la fuente de la sensación de eseidad, cuando en realidad el camino sigue hacia la liberacion de la misma sensacion de eseidad en la verdad funcional de cada momento.
Podriamos estar hablando de esto por los siglos de los siglos, diseccionanado si quieres palabra a palabra, o sílaba a sílaba.
Es claro que ninguno de los dos quiere esto.
A mi me cuesta mucho usar la mente para defender un correcto o incorrecto cuando no estoy identificado en absoluto con ningun concepto, ni con la eseidad, ni con la consciencia esencial, ni con la emanacion, ni con la evolucion, ni con caca de la vaca. El trabajo de demoler el sentido de cualquier argumentación, positiva o negativa, ya lo hizo un monstruo llamado Nagarjuna hace mucho tiempo. Que voy a añadir yo?.
Comprendi, de un modo radical, el ni esto ni eso, ni ambos ni ninguno hace ya bastantes dias.
Y desde entonces intento, como tu , no enredarme en conceptos desde que lo correcto o lo incorrecto, lo real o la ilusion no tiene para mi el mas minimo valor.
Solo como medio de volver loca a la mente, para que se rinda.
Y para esto, uno no se puede posicionar en ninguna parte,o mejor dicho, en todas o en ninguna.
Por lo demas estoy perfectamente de acuerdo en lo que dices, tanto como estoy en desacuerdo.
Asi que si quieres el laurel de mejor argumentación te lo doy sin problemas.
Pero permíteme seguir nadando, aunque solo aparentemente, en un mar de contradicciones.
Tengo mis motivos para ello.
Mis disculpas por el espacio okupado, y por el tiempo tambien okupado.
Te agradezco sinceramente tus esfuerzos, pero es que me parece que lo esencial estamos de acuerdo, y todo esta bien.
Un abrazo.

MARIA LUISA dijo...

Querido Cesar, siento enorme aprecio por todo el despliegue que estás entregando. En ningún momento he dudado de la comprensión del fondo que manifiestas, y todo el asunto "debatido" se ha fundamentado más en los "cómo" expresar que en el "qué" expresar. Aún así, otro detonante ha sido que la idea central del texto colgado inicialmente parece no haber sido captada, y la resumiré en pocas palabras. La evolución no lleva a la realización y tampoco a una disposición más adecuada para ella. Por otro lado la madurez tampoco lleva a la realización, pero a mi juicio, y eso era el tema central, lleva a una posible mejor disposición a la realización... realización significa, no que la realidad no la haya desde siempre, ahora y por siempre (atemporal), sino que no se refleja en el darse cuenta o conciencia centralizada de las expresiones o manifestaciones del si mismo como comprensión integral, sino a partir de un especial y radical momento de resplandor dentro de su trayectoria temporal. Hay un común denominador en todos los "debates" en que he participado a lo largo de los años, y es que considero que todo lo dicho, al quedar expuesto en forma pública, está abierto a la lectura de muchas personas. Muchas de esas personas están en distintos grados de madurez, y por eso aprecio que los conceptos usados sean lo más claros y precisos posibles, para su mejor provecho. Por tanto mis palabras no van dirigidas a tu persona exclusivamente en este caso, ni pretenden ordenarte a ti.. sino que dejan explicaciones que muestren claridad o que, a mi juicio y entender, ayuden a ella. Coincido contigo (en prácticamente todo pero especialmente) en que las palabras y conceptos no pueden describir lo inefable de la realidad, sino solo procurar señalarla. Me gustó mucho la indicación que haces acerca de la limitación de la filosofía vedanta al proponer aparentemente una "culminación en el reconocimiento de la fuente de la sensación de eseidad", tema que da para mucho, asi que prefiero no ahondar en ello ahora, pues ya esto va para largo. Considero que ha sido un exquisito despliegue de nuestros enfoques, y en ningún caso una querella que busca laurearse. Si no pudiste entrar a los grupos de debate, lo tomaré como una indicación de que este medio sigue siendo estupendo para la comunicación, tal como está. De esta manera, quedas invitado a seguir exponiendo lo que desees, y así sumando luces en este bello asunto de "emanar" manifiestamente esa luz que da claridad de comprensión. Quizás algo se quede colgando en detalles, pero parece que está bueno por ahora. Un gran abrazo, Maria Luisa

César Bacale dijo...

Asi pues, como no podia ser de otra manera, estamos de acuerdo en lo esencial.
En cuanto a la propiedad o no de los conceptos, estoy firmemente convencido de que cada oreja asume la cantidad y calidad de informacion que necesita.
Entiendo desde la primera linea de tu texto hacia donde querías apuntar, acepto que en determinadas circunstancias un acercamiento sea mas apropiado que otro para señalar a ese lugar que creo, es nuestra única meta al hablar, y tambien al callar.
En cuanto a la evolucion ayer mismo escribi un post sobre los grados de la iluminacion que no tiene otro objeto mas que ayudar y guiar a los que aun navegan bajo ese espejismo espacio-teporal a ir mas alla.
Porque, segun tambien mi experencia, de poco o nada sirve hablar de la verdad tal cual, o de mire usted, es que nunca ha existido el tiempo, y usted tampoco, en realidad, sin ofrecer un mapa donde se indique que el vacio aconceptual, y la realización de la fuente de la seicidad que hablabamos, no es el fin de los fines, y que la iluminacion se hace mas profunda y infinitameente adaptable, hasta desembocar en ese fuir con todo sin resistencias donde se completa. O donde la consciencia esencial y la consciencia centralizada danzan en armonía total.
A este respecto, y por lo que mencionas al final de tu último post, comentarte, aunque ya lo sabras, que el rugido del cordero que despierta a su naturaleza de leon no es mas que el comienzo de un despertar cuya profundidad no se agota nunca. En este sentido el mapa es necesario, aunque lógicamente, no puede ni debe caminar con tus piernas.
Un fuerte abrazo, y gracias de nuevo por permitirme el espacio para participar.
Estoy contento, porque a pesar de nuestras diferencias, como bien dices, ha sido un exquisto despliegue, y porque he reconocido en ti, hace tiempo ya, una hermana imparcial en la tremenda tarea que tiene la bodhichitta.

Amigos

Buscar en este blog