martes, 10 de marzo de 2009

Más de la mirada

AdA... dijo..."tiempo y espacio, muebles de la naturaleza que se posan en la casa de la conciencia, en constante remodelación."

¿Puedo entender en esto que lo que cambia son las apariencias y nunca la casa?


"que como hermosos reflejos presentan las imágenes soñadas que se expanden y se contraen."

Y en esto, ¿las puertas que se abren o cierran?

Gracias y un abrazo.

PD.: ¡Qué hermosa tu entrada!

MARIA LUISA dijo...

Siii, entendsite lo que quiero decir con que la conciencia es permanente y todos sus contenidos son temporales y cambiantes.

Ahora, en cuanto a las puertas que abren o cierran ya no se muy bien lo que quieres decir.

El universo, como un contenido objetivo en la conciencia, se expande y se contrae, como un reflejo. Todos los pensamientos emanan de la conciencia como una expansión y luego desaparacen como una contracción. Siendo contenidos conscientes, los llamos reflejos, ya que su realidad depende de la Conciencia que los conoce, los ilumina.

Gracias a ti por prestar atención a estas expresiones, un abrazo.



AdA... dijo...

“Tú hablabas de expanción y contracción... Con lo primero,(expanción) te decía, sería como abrir una puerta a la emanación.

Con lo segundo (contracción) cerraríamos la puerta y la emanación, como dices, desaparecería.

Era, este, el ejemplo que me vino como imagen de lo que explicabas muy bien a mi juicio. Te preguntaba, si era algo así lo que querías decir.”

ML:Hablar de puerta en este sentido significaría que hay dos espacios, uno de un lado de la puerta y otro al otro lado. El punto es que la emanación no sale de un sitio para ir a otro, y no queda un lado vacío cuando sucede contracción. Este símil de emanación y contracción se queda corto, llega un momento en que ya no sirve más. Veamos más bien la emanación como los estados de vigilia, de sueño con sueños y de dormir profundo. Los tres son emanaciones de la conciencia, los tres son cambiantes, son los contenidos de la conciencia, son llamados estados de la mente, y dependen de la conciencia. La conciencia es su sustrato.

“Y ahora me surge otra cuestión. Dices:

"Siendo contenidos conscientes, los llamos reflejos, ya que su realidad depende de la Conciencia que los conoce, los ilumina."

Al ser un contenido consciente, tiene que haber sido iluminado por la conciencia o consciencia. Por tanto, reflejos de su luz.

Pero; ahora, enlazo y "me" pregunto:

¿Serían el producto de una contracción, el contenido inconsciente (estarían sin reflejo o en sombra...) Y los conscientes, el resultado de de la expanción iluminada por la conciencia?”

ML:Tanto los contenidos que llaman conscientes porque son iluminados por la atención, como los contenidos que llaman inconscientes, pues se mantienen latentes, son ambos contenidos…todo ello ilusión, de la misma condición que los sueños. Pasamos de un sueño a otro, y pasamos del estado de dormir soñando al estado de dormir de vigilia…. Solo siendo conscientes de contenidos, sin saber quién es el contenedor, y generalmente creyendo que el contenedor es la persona. Si investigamos qué es una persona… podemos descubrir que sigue siendo un contenido.

“Gracias.

Un beso”

Mil gracias a ti, que mueves, urgas y me obligas a redefinir a cada rato…Maria Luisa


4 comentarios:

AdA... dijo...

Mª luisa, otra vez yo:)

Sí, parece que a ambas “nos gusta meter las manos en la masa y hurgar” por decirlo de algún modo.

Creo entender (un poco) lo que me dices con lo de las puertas. Y vale, dices que la emanación no sale de un lado para ir a otro; pero ¿y la puerta, no es abatible?. Veamos pues, otra situación o ejemplo.

Pongamos una casa y sus distintas habitaciones… cada una con sus distintos muebles. Si estás en una de ellas y sales, ni los muebles ni ella se mueven, quedan en su sitio, pero para el que se va de ella, “han desaparecido” pero, la habitación, sigue llena de todos sus muebles, no se vacía¿Contracción?
Después, abres una puerta y entras a otra habitación de la casa…(expansión) También, esta, tiene sus muebles, está llena, ya lo estaba antes de que abriese y entrase; pero antes, al no estar allí (la atención) sino en otra, esta, estaba como “desaparecida” (contraída)

Las habitaciones, representan los distintos estados a los que haces mención, las habitaciones tienen distintas cosas (cambian, las cosas, de una a otra, o la decoración) están, todas, en la casa, pero en distinto lugar, aunque no se mueven. (distintos estados para la conciencia, o distintas estancias para la casa)

Y paso a lo otro del contenido… Estoy de acuerdo, o creo entender, que tanto los unos como los otros, son contenidos, como dices: los conscientes y los latentes.

Dices, además que si se investiga qué es una persona, se descubre que sigue siendo un contenido. Pero entonces, Mª Luisa, ¿cómo aceptar que el contenido pase de un estado a otro? Cada contenido está, digamos en su estado, igual que cada mueble en su habitación o estancia:

¿Es la persona (o no) la que pasa de un sueño a otro, y pasa del estado de dormir soñando al estado de dormir de vigilia? ¿Puede pasar un contenido, moverse? Acabamos de decir que no, que el contenido no se mueve...Luego la persona es o habría de ser, algo más que contenido.

Dices que la persona cree ser el contenedor siendo solo contenido…
Entonces:
Bien puede (podría) mirarse como un estado, “el estado de ser contenido en persona”. Como, el agua, puede serlo a un vaso cuando está en estado líquido, por ejemplo.

¿No puede ser el estado de ser recipiente como persona…?él comprende (comprendería) el continente y el contenido, como el vaso de agua en sí, comprende igualmente el recipiente y el contenido recibido.
Porque cuando un vaso contiene agua, no es ya solo vaso o agua, sino vaso de agua. Recipiente y lo recibido.

Sí, yo me atrevo a decir que soy recipiente en sí, por lo recibido…

Además, que no sé en qué estado estaría un día… día en que “me escuché diciéndomelo” “Tú eres, además, recipiente” (bueno, al “además”, me acabo de invitar yo jeje)

Pero, vamos...
No me hagas mucho caso, ya te digo, me meto y no acabo…¡me gusta! (y como hoy no me duele la cabeza)

Un enorme abrazo,

AdA...



MARIA LUISA dijo...

AdA, amiga, hay tanta profundidad en todo tu planteamiento, y tantas preguntas a la vez, que casi necesitaría un tratado para ir revisando en detalle, (exagerando, exagerando) Pero veamos…

El asunto es que te estás considerando como lo que se mueve entre situaciones fijas… y yo te planteo justo lo contrario, tú no te mueves ni un milímetro, nunca has nacido, y todo lo que conoces aparece en la conciencia que eres. Eres Eso que observa todo.

Tú eres la Conciencia Omniabarcante que no se mueve en el tiempo y no se ubica en el espacio, sino que los contiene… la Conciencia donde todas las cosas aparecen, bajo los aparentes estados mentales. Tu persona es una manifestación en el tiempo y el espacio, como un organismo (mente, cuerpo y emociones)… esta persona es conocida por TI. Tú como Conciencia esencial que eres, no nacida, no venida a ningún lado desde ningún otro. La conciencia se cree persona, se ha limitado por medio de la mente, que ha generado toda esta virtualidad llamada “Mundo y persona en el mundo”. Por eso la persona (pensamientos, emociones y cuerpo) es un contenido. Todos los contenidos son cambiantes, no fijos como planteas. Se mueven en la conciencia, como un río. Los estados mentales son como las estaciones de la naturaleza… cambian de unos a otros, se alternan: verano, otoño, invierno y primavera…del mismo modo, el estado de vigilia, el estado de sueño con sueños y el estado de dormir profundo se alternan, si está uno, no está el otro… suceden en la conciencia que no tiene estado, ya que los estados son cambiantes. La conciencia es el trasfondo, la Esencia, lo Divino, el Sí Mismo. Es permanente.

Es la única respuesta a la mano para ir directo al grano, porque si no, la mente divaga entre millones de planteamientos y preguntas.
La proposición viene de la certeza, y no de alguna doctrina. Cuando digo “Tú”… me estoy refiriendo a “Mi”.

Un besooooote… me encanta interactuar contigo….sigamos en ello

AdA... dijo...

Querida Mª luisa, lo siento ¡me lié! y me equivoqué. Gracias por ayudarme. (estoy contenta con la lección:)

Pues sí, entiendo y me doy cuenta, ahora... releyendo lo tuyo y lo mío que me lié, además en profundidad (muy profundamente). Me desvié y perdí de vista algo que yo misma acepto más o menos (en profundidad también) El observador, como lo no nacido... Hace ya mucho que me hice esa pregunta a modo de respuesta enmedio de mis "razonables" dudas:
"¿Acaso nací alguna vez?"

Fíjate si me lié, que a pesar de que en principio te entendí, no sé porqué, después, (en tu segunda entrada) entendía que eras tú la que me decías que el contenido no cambia, cuando es lo contrario de lo que explicabas (en la primera muy claramente) y yo, además de entenderlo, estuve de acuerdo con eso (mucho más que de acuerdo) pues es parte de esa ley natural del día a día y por tanto, también muy lógico de ver, entender y atestiguar, sin necesidad de abstracciones ni nada. Pero ya ves, parece que me gusta eso de la abstracción y me abstraje, confundiéndolo todo, más o menos. Menos mal que no me falta el buen humor y puedo reir con mis cosas, sana y gentilmente:)

Y sí, en ese sentido, ¡por supuesto,la persona es un contenido más y cambiante, calro que sí! Un reflejo consciente emanado de la conciencia, que hace pensar que el reflejo es lo real y no una ilusión. Algo así como cuando me miro al espejo reflejando mi imagen y puedo creer que estoy dentro de él ¿No? Así mismo el mundo. Tú lo explicas diciendo:



"La conciencia se cree persona, se ha limitado por medio de la mente" Como si yo, incosciente de mí, ante el espejo creyese que en él estoy.

Lo has explicado muy bien:

"Todos los contenidos son cambiantes, no fijos como planteas. Se mueven en la conciencia, como un río"

Incluída la persona, sí...

Me lié, ese es el caso. Gracias por tu interés y paciencia.



. "La conciencia es el trasfondo, la Esencia, lo Divino, el Sí Mismo. Es permanente."

Lo permanente es la verdad, sin la ilusión cambiate de los contenidos... Lo explicaba un día, con aquello de:

Todo es según el color del cristal con que se mira... pues da lugar a los contenidos y relatividad del mundo de la ilusión, mediante la mente.
Y decía que si algo que creemos verdad puede cambiar según se mire, es falso. Que la verdad, no cambia, según la podamos mirar con un cristal o con otro... La verdad, como dices, es lo permanente.

"Es la única respuesta a la mano para ir directo al grano, porque si no, la mente divaga entre millones de planteamientos y preguntas."

Perdona, ya te digo, me meto y... y eso que no me dolía la cabeza; aunque bueno, tal vez por eso, me permití tanta "profundidad en la abstracción"

"La proposición viene de la certeza, y no de alguna doctrina. Cuando digo “Tú”… me estoy refiriendo a “Mi”.

Así es, pues la doctrina, el adoctrinador y los adoctrinados, cambian..., como contenido.



"Un besooooote… me encanta interactuar contigo….sigamos en..."

Lo mismo digo, también me gusta interactuar contigo, me haces reflexionar y tambien confundirme, ya digo, para después comprenderme mejor, como voy y me lanzo para después, tener que recoger un poco las velas. Toda una lección a valorar.

Pero una cosa sí, no siento que me confunda si sigo sintiendo y afirmando que yo soy recipiente eh?

y cuando digo "Yo", me refiero a "Tí".

Gracias, amiga... un enorme abrazo,

AdA...

MARIA LUISA dijo...

Todo bello..... y si.. me gusta eso del recipiente, en el sentido de que todo lo recibe y todo lo contiene.... sólo saber que ese recipiente no tiene límites, ni forma... y lo que recibe es porque se entrega desde sí mismo, ya que no hay dos...
el continente de todos los contenidos...

besos...

Amigos

Buscar en este blog