jueves, 27 de marzo de 2014

Trabajo social y no dualidad

Pregunta: ¿cómo se accede a la totalidad a través del trabajo social?
Respuesta: En el vídeo se expone qué sentido tiene el trabajo social desde el punto de vista de la no dualidad.


Aprovecho para agregar un intercambio de conceptos aclarador que surgió por el canal de You Tube.

Muy interesante vuestro canal y muchas gracias por el trabajo y la intención realizada en todo este esfuerzo. Me gustaría compartir algunas apreciaciones con Uds. en relación a los comentarios expuestos en este video en particular.
En primer lugar, sería interesante ante todo definir el uso del concepto "espiritual" ya que de por si, éste, muchas veces arroja luz y otras veces sombras... es decir, a veces crea ideas erróneas en la formación del concepto mismo y ata al Ser a una idea configurativa del mismo.
Por otra parte, he escuchado con atención el énfasis que hacen en el concepto del Ser como luz, como belleza, etc. Este otro concepto también me resulta algo confuso ya que, independientemente de que nuestra percepción convencional es predominantemente conceptual y que es bien cierto que las ideas o conceptos no definen nuestra raíz u origen existencial; sí existe una forma de definir lo "real" por intermedio de la observación de su expresión no conceptual. Antes de pasar a dar un ejemplo para tratar de explicar a qué me refiero y dejarlo como una mera consulta e intercambio (no como una verdad personal o institucional), quiero aclarar que en buddhismo (que es lo que medianamente conozco) el Yo es apreciado de dos formas, uno real y otro conceptual o construido.
Ahora bien, tomando como punto de observación a un Yo real, es decir, a una expresión ininteligible y funcionalmente condicionada, sin considerar los aspectos subjetivos que hacen a su experiencia; ¿podemos considerar que la expresión del hambre físico, dolor físico, vejez, enfermedad, muerte, descomposición, su producción de excremento, pus, decadencia funcional y por ende decadencia psicológica, su condicionamiento al esfuerzo mental para adaptarse al medio sea este una construcción conceptual o sin ello, es belleza y luz? Es decir, dejando de lado la consciencia, ¿la decadencia de los cuerpos y de las formas, animadas o inanimadas son una expresión de "belleza y luz"? ¿Podemos considerar la putrefacción de la Materia y la contaminación de la Mente una expresión de belleza según su perspectiva?
¿Que relación podemos establecer entre la forma material decadente y la mente decadente y enfermiza, con un supuesto eje "esencial" luminoso y hermoso, cual sería su coherencia natural?
Desde ya mis saludos y gracias nuevamente por este canal.
Metta /\

-0-

Gracias Metta, por apreciar el canal y por tus preguntas que son un excelente punto de partida para investigar. Ahora, las planteas de tal modo que me obligan a presentar definiciones y conceptos sobre variados términos. 
Puedo decir que Espiritual es todo aquello que nos entona con lo esencial. Esencial es aquello de lo que no se puede prescindir, apunta a Ser, a la base de ser sin atributos, por tanto a-espacial y a-temporal. Por ejemplo, esencial en todas las joyas de oro es el elemento oro. Puedes fundir una joya y esta pierde su forma, pero el oro sigue siendo oro.  Espiritual es lo que te entona íntimamente, no tiene que ver con el movimiento y el cambio de tus percepciones, sino con lo que percibe en ti. Eso que percibe en ti es esencial, imprescindible, para que haya percepción. Eso es permanente, no cambia, no surge, no nace ni muere, por tanto, es absolutamente real. Eso que observa los conceptos y su formación es conciencia que presencia, y la formación en sí de los conceptos es mente, es lo presenciado, es lo observado. Los conceptos son variables, así como las percepciones, sensaciones y los juicios, por ello, no son verdaderamente reales, solo tienen una realidad atribuida por la credibilidad que se les da. Tienen duración en el tiempo y dependen de la inteligencia que los comprende. Todo aquello que nace, se desarrolla, decae y muere corresponde a las expresiones transitorias de lo percibido, lo conocido. Generalmente son juzgadas estas percepciones por medio de la mente. Se suele tomar como aceptable, gracioso o bello, aquello que acarrea placer y se rechaza lo que acarrea dolor. En cuanto a la belleza como expresión de lo esencial, se refiere a la mirada descontaminada que observa libre de los juicios mentales, está más allá de la mente y de las concepciones fenoménicas. Se precisa ser vivenciada para comprender lo que el sustantivo belleza quiere decir en este caso porque está relacionado con armonía perfecta, y no se refiere a lo que se percibe, sino a la percepción misma. La percepción sostiene a lo percibido, la conciencia sostiene a los contenidos conscientes, la observación sostiene a lo observado. Todo ello indica lo mismo.
La belleza está en la totalidad sostenedora, no en las partes sostenidas.
En cuanto a luz, se refiere a Conciencia que ilumina los contenidos conscientes.
En cuanto al “concepto” Ser, es lo que la mente “interpreta” acerca de ser. Por ejemplo: ser un ente limitado por su cuerpo. En cambio apuntar más allá de los conceptos y de la mente es apuntar a lo esencial. Es lo que procuramos en nuestros textos, charlas y vídeos. Coincido con lo que dices que dice el budismo. Lo que es real y permanente de Ser observa la creación del concepto de ser como “yo”, es decir, y añado, la identidad transitoria.
Este vídeo corresponde a una parte de una charla y responde a una pregunta específica.
Saludos


sábado, 22 de marzo de 2014

Más allá del ruido


En nuestros trabajos con R.Malak presentamos un enfoque para la búsqueda espiritual. Más allá del ruido y la inquietud que ofrece la mente se encuentra el resplandor que todo lo aclara. Cuando conocemos nuestra verdadera naturaleza luminosa descubrimos que todo lo que nos inquietaba son como olas en el mar, como ondas en el espacio, totalmente inconsistentes por si mismas, construidas tan solo por costumbre, por una aceptación que adormecidamente acogemos en nuestro seno.

La no dualidad es un modo de estudiar nuestra real naturaleza, el estudio de la naturaleza real, lo esencial. Es lo espiritual. Es lo íntimo, lo profundo en nosotros mismos. Perdidos entre las sombras que presentan los árboles del mundo - las estructuras mentales - andamos por la vida sin congruencia, asustados e inseguros. Cuando descubrimos desde nuestro interior la luz que alumbra todo, la comprensión se despliega volviendo a la existencia amable.

El enfoque de la no dualidad existe desde que el hombre ha penetrado en la investigación de su esencia, de lo Divino. A casi todos nos pasa que sentimos un clamor silencioso que presiona por ser escuchado, un llamado a reconocer lo que es verdad. Pero nos confundimos con el ruidoso mundo que nos invita a mirar hacia afuera, para que alcancemos nuestra realización en los hechos y adquisiciones. Nos confunde. Nos perdemos en los destellos, las luces coloridas y atractivas de lo que es experimentable. Estas cosas vienen, se sienten y se viven, pero no permanecen. Si pretendemos sostener una estabilidad emocional, sicológica o de logro personal en ellas, pronto nos vemos defraudados, porque todo va cambiando.

Si hemos recibido el llamado interior espiritual, es necesario que escuchemos lo que la voz de sabiduría profunda nos dice: mira en ti mismo, descubre lo que eres. Eres esencialmente el sostén de la existencia. Ya lo eres, lo has sido siempre. Basta descorrer el velo de la confusión y la luz de comprensión brilla por si misma. Descubriendo el error la verdad se revela sola.

Para descubrir lo que es erróneo, es preciso comprender que la naturaleza esencial es lo que siempre ha sido, no es algo que se adquiera. Por lo tanto, todo aquello con lo que nos identifiquemos que no sea permanente, está indicando un error de percepción, una imagen de uno mismo que es ilusoria, temporal, no real. Descubrir lo que permanece, que no cambia, que no surge, que no nace… indica descubrir la real naturaleza, lo esencial. Esencia es aquello que es imprescindible, como el oro en una joya de oro, como el agua en el mar, como el aire en el cielo. Esencia es Conciencia, sin conciencia de algo, ese algo…. ¿dónde está?, ¿en tu mente?

Maria Luisa

lunes, 17 de marzo de 2014

Creación y Destrucción


La enseñanza de la no dualidad es fuerte, sé que muchas veces se hace difícil aceptar lo que indica. Lo interesante es que cuando se comprende... libera y alivia. Cuando se realiza, se muestra una apertura que es y ha sido siempre.... infinita.



En los tres últimos meses se me han presentado dos viajes a Caracas - Venezuela, donde vive la mayor parte de mi familia y mis hijos. A veces uno cree que las cosas por fin han encajado en su sitio, que lo que deseábamos por fin sucede… creemos que la vida es como las películas tradicionales, tienen un final, a veces feliz a veces no. Pero la vida, esta película que corre en la conciencia no funciona así… nada permanece.

No hay final para la vida… comienzan ciertos episodios, se mantienen, se transforman o cambian y después terminan – los episodios – pero la vida no depende de los episodios, no se sostiene en las cosas que suceden… al contrario, la vida es el sostén de todo acontecer… todo lo conozco desde mi misma…. Todo lo conocido está sostenido en la conciencia, todo lo que existe lo hace en Mi. Incluso los apegos… suceden en mi. Estos apegos hacen que mi atención se quede fija en ciertas cosas, en algunas personas, mis hijos, mi madre, mi pareja…. De manera que lo que les pasa a ellos (en mi pantalla consciente, que no es mía como identidad Maria Luisa, sino Mia como Conciencia) me duele o me alegra, a mi la identidad.

En diciembre a mi hijo le dio dengue, lo hospitalizaron y esto me empujó a viajar inmediatamente a Venezuela, de un día para otro. Mi mamá llevaba tiempo allá, enferma también, sin embargo yo esperaría un par de semanas más para ir a acompañarla y apoyar a mis hermanas que estaban ocupadas de atenderla. Las cosas se movieron de forma que me vi obligada a partir antes de lo previsto. Fue un viaje muy fuerte en sentido emocional… y también físico, muchos días de clínica, ya no por mi hijo sino por mi madre… las cosas cambiaron… y cuando ya creí que salíamos de un episodio, pasaban tres días y retornábamos en una ambulancia con mi mama… terapia intensiva… llantos, Navidad de por medio… y mucha tensión.
Mi hijo se recuperaba del dengue y la hepatitis, pero él es joven y fuerte… salió de todo ello sin inconvenientes, pero mi mamá no es joven y su enfermedad ha sido muy complicada. Permanecí a su lado por mes y medio, casi todo el tiempo yendo y viniendo a una clínica que está ubicada en la ciudad bastante apartada del lugar donde vivía… y mientras tanto en las calles se reflejaban las protestas por la situación política, social y económica venezolana. La sensación era como estar en medio de una guerra… algo muy tenso.

Esto fue en diciembre y parte de enero. Viví la Navidad, el año nuevo, y el matrimonio de una sobrina… toda la familia hizo de tripas corazón, y mientras la madre seguía medio inconsciente en su cama con colchón anti-escaras y llenita de cables por todos lados, el resto de la familia, su progenie, tratamos de vivir felizmente lo que merece vivirse felizmente. Volví a Chile dejando las cosas más o menos…. estables. A mi mamá le darían de alta en dos días más.

Dice R.Malak en su diario hoy: “El mundo objetivo no es la naturaleza real, la conciencia centralizada solo ilumina lo que percibe, no puede decirse que sea algo existente ya que son apariencias fenoménicas de la infinita conciencia.” Si, apariencias, vienen y se van ante mi presenciación, Mia de la Conciencia, Mia de lo esencial… y cada apariencia está teñida con la historia mía, de la identidad Maria Luisa, que como un filtro ante un lente produce efectos particulares.

La identidad se antepone como un velo traslúcido que viste de colores a la luz que emana de Mi, la luz esencial. De manera que lo experimentado es la historia, intensa, llena de emoción, plagada de actividad. Mi atención sigue el rumbo trazado por mi memoria, mis apegos, mis deseos… todo lo que está pendiendo, latente, buscando resolución, comprensión, alumbramiento. Abro la boca y me trago el bolo completo, como si tragara una inmensa bola de luz de colores, que se hace luz en mi, luz con luz…. Conciencia de conciencia, plenitud libre de los juicios, las marcas, libre de la dualidad “me gusta – no me gusta”. Absoluta conciencia, libre e infinita… apreciación de cada instancia, de cada instante, de cada variación de este río eterno de presentaciones.

Ayer regresé de un segundo viaje, muy corto, pero en esta corta semana que me alejé de Santiago de Chile, la intensidad no bajó, pude compartir con mi madre que se va recuperando hermosamente y asistí al acto de celebración por la graduación de mi bella hija, me despedí de mi hijo varón que sale del convulso país hacia otro donde podrá hacer un post grado. Salí de Caracas antes de ayer dejando lágrimas y sintiendo la fuerza de la emoción cuando nos vemos obligados a soltar, viví lo que duele separarse de aquellos a los que estamos apegados… y no lo digo por mi, porque hace muchos años que vivo separada de mi familia, pero es imposible dejar de sentir lo que sienten ellos. Mis hermanas, mi papá, mi mamá, mis hijos, mi gente, mía de la identidad, los personajes de mi historia en este trazo de espacio-tiempo que corre como una película ante mi presenciación, en la pantalla de la Conciencia infinita.

Si, es fuerte la enseñanza de la no-dualidad, porque esta indica que en última instancia nada sucede… nada que sea real sucede, es todo como un sueño, percepciones que destellan ante la luz de conciencia. Es fuerte dejar de lado la “idea de ser yo”… pero es liberador comprender que este yo nunca ha sido ni verdadero ni real… el Ser real siempre he sido, infinito y eterno, sin duración en el tiempo porque es atemporal, sin presencia en el espacio porque es a-espacial, mas sin embargo permanente. Permanente y por ende Real. Es la permanencia donde suceden los brillos de lo impermanente, que atraen y dejan encantada a la atención, y a pesar de cualquier juicio sobre lo aceptable o inaceptable, destellan hasta ser vividos, experimentados. Los brillos titilantes de un acontecer que parece real, que suceden en Mi, y no me tocan, a lo esencial, que permanece pleno e intocado como siempre es y ha sido.



Termino mi entrega compartiendo de nuevo un extracto del texto diario de R.Malak: “La conciencia infinita no se termina, la construcción de lo objetivo tampoco termina, solo es inestable, no permanece y es la fuente del sufrimiento que aparece cuando la realidad de la conciencia no se comprende. La confusión se presenta al mostrar la conciencia dos aspectos en forma permanente: creación y destrucción, hay que entender esta cuestión y allí sobreviene la comprensión.”
Maria Luisa

Amigos

Buscar en este blog