sábado, 30 de junio de 2012

Re-Union

(La imagen es una mesa que pintamos mi mama, algunas hermanas y yo el año pasado.)

Mi hija adorada se acaba de ir. Me dejò haciendo rompecabezas con esta sensaciòn inmensa de sensibilidad que me llena y me reboza. Pero tengo un gripòn que difìcilmente me deja seguir trabajando en el super mapamundi que estamos completando, asi que me retirè en cuanto ella se fue. Estoy pasando unos dias en Caracas, como acostumbro hacer dos veces al año desde que vivo en Chile. Esta vez con un proyecto que me entusiasma muchìsimo de ir a ver al resto de mi familia que vive en Miami. Asi que me queda una semana por aquì y despues iremos las dos hermanas que tengo en Caracas y yo unos dias a ver a los otros hermanos y nuestra mama.

La globalidad de todo lo que existe y lo que sucede està perfectamente bien ante la mirada de Si mismo. No hay rechazos.
Si mismo - lo esencial de uno mismo y de todas las cosas - es pura conciencia manifestàndose. Comprender la conciencia implica darse cuenta de còmo todo contenido està constantemente cambiando, transformàndose. Nada permanece igual. Los àtomos se mueven, las energìas y las percepciones cambian. Solo algo se mantiene constante, permanente y sin cambio: la conciencia misma. La conciencia de algo dura un tiempo, y cuando el objeto de atenciòn es sustituido por otro, lo que permanece es la pura conciencia y no el objeto.

Este apartamento de mi mamà, que ya no vive en Caracas, contiene los restos de una historia familiar compartida. Me despierta la sensibilidad ver algunos objetos de mi infancia, fotografìas, hasta un paquete de legumbres al vacìo que acostumbraba preparar mi papà en dias especiales. Todo ello intenta remover mis emociones.

El tiempo en el que dura una percepciòn cualquiera depende de la memoria, de la mente. La mente es una funciòn de conciencia que presenta la dualidad del antes y el despuès. Dicha funciòn sucede como el fluir de un rìo, es la conciencia en movimiento, no estàtica, es lo que permite que la existencia cobre sentido. Para que haya sentido de existencia, Si mismo se manifiesta como un contenido màs de conciencia, como individuo. Es una centralizaciòn de ser en torno al yo soy, como un globo aislado que se ha ubicado en un entorno tempo-espacial.
Entiendo que este modo de explicar esto es algo muy tècnico. Es la pretensiòn de señalar lo que la tradiciòn no dual ha expresado siempre. Y es lo siguiente: la suposiciòn de que la individualidad es algo aislado, separado y con gestiòn independiente del resto de las cosas, el mundo y la existencia, es una ilusiòn.

Esto no significa que no haya gestiòn, sino que toda gestiòn NO es independiente  y el entramado que subyace a toda decisiòn, elecciòn, etc… està presente. Cuando esto no se considera debido a la incomprensiòn, no podemos explicarnos por que a veces pasan algunas cosas inesperadas y no deseadas.

Todos tienen sus problemas y a la vez se esfuerzan por atenderme, demostrando todo el cariño que nos tenemos mutuamente. Somos un verdadero clan de muchos hermanos, se dirìa que somos una familia muy unida, aunque vivamos todos dispersos en distintos lugares del mundo.

Una vez se comprende que hay esta fuerte ilusiòn de ser un individuo con gestiòn independiente, se procede a averiguar entonces cuàl es la realidad de mi ser. ¿Quièn soy, què soy, ya que no soy este individuo separado?

Procede hacer esta investigaciòn de un modo silencioso. Esto quiere decir que es preciso prestar atenciòn a los modos cambiantes de la atenciòn misma, o lo que es igual, prestar atenciòn silenciosa y darse cuenta de còmo todo aquello de lo que soy consciente se mueve, cambia, se va y regresa. Afirmado en el origen de la atenciòn se llega a comprender intuitivamente que este origen està permanentemente conmigo, soy lo que le da sentido a todo cuanto observo, percibo, siento y hago.

Mis hijos ocupan un lugar inmenso en mi corazòn, y cada uno de mis hermanos, mis padres, llenan cada rincon de mi eseidad como objetos de mi amor. Mientras me reùno con cada uno, me paso tardes enteras conversando con cada hermana, compartiendo con mi hijo sus proyectos de trabajo, con mi hija sus temas de la universidad, con mi papa los pequeños inmensos problemas con que se enfrenta en la vejez, puedo sentir el arraigo en este origen de existencia, esta amplitud infinita de ser, y al mismo tiempo, vibrar de sensibilidad ante cada situacion, cada contacto, y llenarme de paciencia en unos casos y de entusiasmo en otros. Si no juzgo, todo es un disfrute, extraño disfrute a pesar de que algunas circunstancias son complicadas para algunas personas.

Puedo notar que el primer foco de la atenciòn es mi organismo, mi entorno, y las relaciones entre ellos. Asì, noto que mi organismo tiene reacciones y acciones que se relacionan con las percepciones de lo que me rodea, ya sea un alimento que digiero, una persona con la que me relaciono, o los hechos en la ciudad donde vivo. Todos estos acontecimientos de los cuales soy consciente van cambiando y generando reacciones en mi organismo, emociones, ideas, necesidades, apegos y rechazos. Le voy dando sentido a todo en funciòn de la primera idea que he afianzado: soy este cuerpo, esta entidad, este individuo. La fuerza de la vida obliga a cuidar este organismo con el cual la conciencia se està manifestando, eso significa que se vuelve prioritario proteger el instrumento de expresiòn. De forma muy subliminal se van formando corazas de protecciòn no solo en torno al cuerpo, sino en torno a la identidad que se va armando con èl. Esta identidad con el organismo de expresiòn es el ego. Es el reforzamiento del sentido de separaciòn que se ha formado para que la conciencia se haga contenido de si misma y asì, capaz de vivenciar y experimentar por medio de la percepciòn, todas las cualidades de manifestaciòn posibles.

Me decía mi joven hijo el otro dìa, que le parece un desperdicio que haya que dormir 8 horas diarias, que si se sumaran esas horas, se podria vivir muchìsimo màs. Se me ocurriò preguntarle què era realmente lo que en este momento habrìa ganado si hubiera dispuesto de esas horas. Me dijo que como mìnimo informacion. Le preguntè què harìa con esa informaciòn y me dijo, extrañado ante mi pregunta, que ni se imaginaba todo lo que podrìa hacer con màs informaciòn.

Jugamos papeles en esta representaciòn de la vida, como actores en un teatro. Nos creemos fielmente el rol que se nos presenta, muchas veces de forma inevitable. Si el organismo que nos sirve de expresion es mujer o es hombre, si el lugar donde nacio este cuerpo es del primer mundo o del tercero, si la familia donde nos hemos ubicado al nacer tiene recursos o no, si estamos en època de guerra o de paz, si nuestros padres son emocionalmente equilibrados o no lo son, si las costumbres de la epoca y lugar indican algo especifico, ya sea cultura tribal, cultura de consumo, cultura medieval… todo ello va formando las caracteristicas del rol que nos toca asumir en este periodo de tiempo, nuestra vida.

La ilusiòn primordial, el ego, es el detonante de los modos como experimentamos la vida. Placer y sufrimiento muchas veces no se limitan al placer fisico, biologico, sino que se adhieren al placer psicologico… y el sufrimiento no se limita al dolor fisico o la irritaciòn natural de un organismo en peligro, sino que se expande hacia un sufrimiento psicològico. La identidad psicologica, que es producto de la ilusiòn de ser una entidad independiente del resto de la existencia, es la causa de la confusiòn que nos hace sufrir. Comenzamos a medirlo todo en funciòn de mis deseos, mis apetencias, mis necesidades, mis carencias, mis ambiciones. La mirada, es decir, la conciencia de existir, y màs sultilmente aùn, la conciencia de ser, esta mirada, se ve empequeñecida, estrechada, debido a los filtros con los que juzgo lo que experimento.

La pròxima semana serà para nosotros como vivir las fiestas patronales. Los 7 hermanos juntos por primera vez desde hace 7 años, y mi mamà, que siempre ha deseado que nos fuèramos con ella a los Estados Unidos, està que no puede ni dormir de la emociòn. Dice que es para ella como si fuera una niñita a la espera de la Navidad con todos sus regalitos. Son las delicias de esta vida, que se agradecen. A estas alturas del recorrido de esta historia, que nos reunamos por el simple placer de hacerlo, y no por algùn compromiso, velorio o complicaciòn, como tantas que suceden, es para ser agradecido con infinita alegrìa y celebrado con todo el entusiasmo. Asi es la vida, desde esta comprensiòn que, desde su propia fuente, observa, acoge y experimenta intensamente todo cuanto acontece.

Maria Luisa


1 comentario:

PaoSan dijo...

Bella!. que hermoso relato! un abrazoooo!! la pao.

Amigos

Buscar en este blog