jueves, 3 de noviembre de 2011

A-duaita y duaita


La base de la enseñanza Advaita Vedanta, no-dualismo no Cualificado (especifico esto, ya que hay no-dualismo cualificado, que contempla una sutil dualidad entre yo y la esencia) es "No-dos", todo cuanto es y existe es Si mismo... y eso eres. Si mismo es presenciador de la conciencia y en ella y como ella, si mismo se manifiesta en múltiples e infinitas formas. Con la idea-sensación "yo soy" que nace de saber : Soy... comienza el ordenamiento de todos los pensamientos, que son contenidos en la conciencia, formando identidad y su historia. Las identidades son presenciadas por si mismo. Los contenidos de la conciencia no tienen voluntad, la voluntad es el nombre dado al movimiento consciente de la atención de si mismo que se mueve ordenando contenidos... y eso constituye un proceso que deviene en una función de existencia, que produce el efecto de la dualidad, llamada mente, de manera que si mismo se manifieste y pueda ver el mundo por contraste entre el que conoce y lo conocido. Esta ilusión de dualidad hace parecer que la forma de si mismo manifestada en su conciencia es real, y olvida su naturaleza esencial no dual. De ahí nace y se va formando el ego, como efecto de esa identidad perecedera tratando de perpetuarse. El ego no es naturaleza, el ego es producto del olvido de la esencia de si mismo, es como una sombra, un reflejo, impermanente y por tanto no real. Esas son las bases fundamentales del advaita.

La dualidad es simplemente la polaridad, contraste y dimensión que la mente hace de los contenidos conscientes. El problema aparece cuando con estos contenidos buscamos armar una identidad, nos identificamos con ellos, de manera que vemos la existencia con el filtro de nuestros juicios, los que tenemos apriori (prejuicios - condicionamientos - aprendizajes - estructuras de pensamiento) y con ello acogemos gustosamente algunas experiencias (contento) y otras las rechazamos (sufrimiento)... moviéndonos en la polaridad sin haber descubierto (des-cubierto) la esencia natural (en paz) de ser sin juicios.

Aquí mismo, percibiendo con este cuerpo, eres lo que eres, ser, si mismo. El cuerpo es instrumento de percepción del mundo, pero el que presencia esas percepciones es si mismo.

No hay comentarios:

Amigos

Buscar en este blog