lunes, 24 de octubre de 2011

¿Qué es Ser?


Foto: Isabel Obeso

P: ¿Que es Ser? entiendo que no se puede describir, que sería una trampa del lenguaje hacia algo que te aproximas... pero entonces no podríamos comunicarnos verbalmente, sólo intuiríamos, por decir, algo más allá de las palabras...
Realización, iluminación, como quiera llamarse, entiendo que estamos inmersos en una suerte de "mar" de la que algunos son conscientes y otros no, cuando se es consciente, se está en un estado de realización o de iluminación dependiendo del lugar del mundo que hablemos.
La mente, mi mente, claramente busca consecuencias prácticas, sea el ego o la dualidad que habita en mi, tengo la impresión que la única manera de no hacerlo es quedándome callado y no sé si es lo que quiero
María Luisa, que en el fondo no eres María Luisa cuando ya no te identificas, ¿quién eres?¿qué buscas?¿lo has encontrado?¿qué te inquieta?...

Respuesta
Cuando te menciono que ser es indescriptible significa que primero eres y entonces, gracias a que eres, es que "posteriormente" te puedes indentificar con algo, con el cuerpo, o con las emociones o con algunas ideas acerca de ser. Al SER... sin ser yo (distinto de tu), sin ser esto o lo otro... es evidente que no hay descripción, porque cualquier descripción es una identificación con alguna característica o cualidad, algo que  es distinto de ti, algo que te añades y con eso es que te diferencia de otros y de las cosas.

Pero mientras necesites ver ideas para aclarar... te daré ideas. El Ser que realmente eres es infinito (sin medida), atemporal (el tiempo no lo afecta), a-espacial (no posee un cuerpo energético que lo diferencia de otros cuerpos), es Conciencia... significa que su movimiento, su expresión, es conciencia de ser... donde además funciona la mente que hace diferencias (dualidad de pares de opuestos) y por tanto aparece conciencia de ser esto o lo otro...conciencia del mundo, conciencia de existencia... sigo.... el Ser es luz... el Ser es eterno... el Ser es permanente, no cambia ni se transforma, no nace ni muere, no se altera, es inafectado... es antes del nacimiento de cualquier cosa... y posterior a la muerte de cualquier cosa.... es antes, después y durante todo lo que se manifiesta, sea fenoménico, energético, mental, causal, etéreo, físico, lo que sea.... es antes, durante y despues de todo ello. El Ser no es un sujeto, ni un objeto... no es el observador ni lo observado... el ser es la OBSERVACION...

Aún así, aparte de todas estas descripciones que apuntan a lo que eres realmente, ninguna de ellas es completamente cierta, son solo apuntes... y sabes por qué? porque aparte de ser nada es... todo es ser, todo. y eso soy... todo... no un objeto...

Tu mente busca consecuencias prácticas, pero no se si de esto que te estoy mencionando la mente pueda sacar nada práctico... porque a la mente se le evidencia su incompetencia para lidiar con estos conceptos... en cuanto a que se refieren a algo a-dimensional... y la mente es una función que dimensiona... dimensiona el espacio, el tiempo, las cualidades, las características, separa el color rojo del verde, lo alto de lo bajo y te define como un yo separado de los demás. La mente dice... soy este cuerpo, por tanto soy vulnerable, soy finito, soy perecedero, por tanto tengo que aprovechar el tiempo y encontrar mi cauce... encontrar ideas que me permitan tener pensamientos acertados acerca de la realidad.. Te das cuenta de la incongruencia? Pensar en la realidad! cuando la realidad es infinita.

Ahora te aclararé los conceptos iluminación y realización.
Iluminación es cuando algo es iluminado... La fuente de toda luz es el si mismo, y lo que el si mismo presencia ante esta luz es la mente... por tanto, lo que se ilumina es la mente... quiere decir, que cuando hay de pronto claridad de pensamientos... se dice que mi mente ha sido iluminada.
Realización es el Ser.... ser el ser... en comprensión de ello y en vivencia de ello.
Por tanto, la iluminación es lo que permite que se aclaren las ideas y realización es la realidad permanente. Por qué no se ve esta realidad? porque se está viendo las impermanencias y tomándolas por verdades.

El concepto que tienes de realización como una experiencia es incorrecto... las experiencias son lo que se puede almacenar en la memoria, pero realización es presencia, vivencia, permanencia y no puede ser atrapado por la mente.
La idea de que estamos inmersos en una suerte de mar, se refiere a las ideas acerca de ser (identidades), que están inmersas en el mar de la conciencia, pero ellas no son lo que eres, ya que lo que eres es esa luz que ilumina los contenidos conscientes, la observación de ellos, la presenciación.

Quedarse callado seria algo forzado... cuando se señala lo indescriptible es para que seas indescriptible... pero pretender acallar las descripciones es un artificio, que también es mente. Es forzado... y a la fuerza no se diluye la muñeca de sal en el mar... siendo esta el ego, la confusión... lo hace en forma natural, es suavemente y con ingenuidad como las obstrucciones de comprensión se diluyen.

Tus preguntas : cuando ya no te identificas, ¿quién eres?¿qué buscas?¿lo has encontrado?¿qué te inquieta? Si no hay identificación, ¿cómo podría decir quién soy?... ¿si no hay identidad qué se puede buscar? Cuando quiero respuestas a cualquier pregunta... quedo a la escucha, lanzo la pregunta al mar de la conciencia como si fuera un anzuelo y espero que vengan los pensamientos peces y piquen... escucho... presencio, espero... Pero si las preguntas son acerca de quien soy... hago como me contó Malak... le lanzo la pregunta hueso a los perros de la mente... como buenos cazadores sabuesos ellos irán atrapando pensamientos... y cuando me los traen... se los vuelvo a tirar lejos... dejo que la mente se entretenga planteando preguntas y buscando respuestas... observo y no intervengo... porque nada,... absolutamente nada de lo que la mente me diga es mi verdad, nada me define... ningún pensamiento me contiene... soy el presenciador de la conciencia, de la mente y de los pensamientos..

un abrazo,
ML

sábado, 22 de octubre de 2011

Realización y observación sin juicio



Realización es la Realidad permanente, indescriptible, aunque podría mencionar que es Eso que acoge todo lo que percibo, siento y pienso. Es permanente, eso también lo puedo decir, o sea, no cambia ni se transforma en su esencia, mi esencia. Es invulnerable, no porque no haya sentir, sino porque nada de lo que se sienta lo hace más o menos Ser… y hablo de Eso, cuando es Esto.

Vamos por la vida sintiendo una vulnerabilidad que nos hace temer. Estamos tan identificados con el cuerpo, que es muy vulnerable, que creemos que lo que le suceda al cuerpo me sucede a mí. Es natural todo lo que acontece en función de proteger al cuerpo, de ahí que el miedo es un mecanismo de alerta para ello. Me veo con un cuerpo, me veo sintiendo y temiendo y deseando y es tan evidente esta percepción que la tomo como indicadora de la realidad de mi ser, de mi existencia. Volcada hacia fuera olvido el origen.

Por otro lado hay instantes de dichosa tranquilidad donde no me ocupo del acontecer en el sentido de que no me pre-ocupo… como en una fluidez en que todo sucede sin necesidad de intervenir, sin negar o rechazar y sin desear algo distinto a lo que es. Esos instantes gloriosos nos suceden a todos. La mamá que amamanta a su bebé, en ciertos espacios de esta acción, está en la dicha sin siquiera pensar en lo que está sucediendo, sin juzgarlo ni nombrarlo. Lo mismo sucede con los amantes en el arrebato de su atracción, donde sus cuerpos se unen y se mueven como una sola ola del océano. El guerrero en la batalla, siendo héroe en acción, no tiene espacio para pensar si lo que hace está bien o mal… y en ese instante de arrebato no hay diferencia entre el éxtasis de ser y la acción que sucede. El artista que está pleno en su obra en los momentos cumbres de creatividad no necesita decir, yo estoy haciendo esto y me está quedando muy bien, y esto lo pueden verificar los artistas… el cantante, el cocinero chef, el poeta, el que atiende a los damnificados en las horas de catástrofe… el que ayuda al compañero de excursión a salir de un atolladero… instantes dichosos porque no hay separación entre la acción y quien la observa… no hay un juez.

Estos instantes son los que llamamos de Observación sin juicio. Son momentos de verificación del sabor de si mismo, de la observación o conciencia clara que está siempre sosteniendo todo lo que es vivido, de la realización, es vivencia pura sin la intervención de una identidad, de la construcción que he hecho acerca de lo que soy, sin definiciones sobre mi. Estas no son necesarias para que la vida sea Vida… Es en el interés del intercambio con otras personas, cuando quiero lograr algo buscando mi propio beneficio, que me vendo.

Por ejemplo, me vendo mostrando mi currículum de vida. Y para esto he trabajado intensamente, por años, con estudios, trabajos, y actividades que he considerado que sumarán características convenientes para describir el producto a la venta: yo. Atrapado en el movimiento del costo-beneficio me convierto en esclavo de mis deseos de logro, suponiendo que el éxito laboral, empresarial, académico… será dador de dicha, de felicidad. Sin duda, al instante de recibir una medalla en la graduación académica, hay dicha, porque el logro es sinónimo de alivio, ya se hizo, se acabó, ya no hay que pensar en ello… ¿se entiende? Cuando no hay deseo de logro se muestra la dicha. Pero cuando esta felicidad se sostiene en estos pequeños momentos no se debe a que sea un producto, sino al contrario, se debe a que el esfuerzo por construir identidad ha cesado por un momento. Quizás por un instante fugaz no estoy pensando: lo logré. Esto de nuevo es observación sin juicio…

Un partido de fútbol, un concierto de música, una exposición de arte, un paseo por el campo, esquiar en agua, en nieve, patinetear, el grito de guerra, el canto del que barre el piso, limpiar maleza del jardín, preparar la comida, hacer tareas domésticas, llevar los niños al cine, jugar, cantar, bailar, limpiar… mirar… Ser. Observación nacida de esta presencia eterna… y a esto se le pueden sumar las ideas, las dudas, los temores, las ansias… y también se le pueden quitar sin que la acción en si misma se modifique. Observación plena… u observación llena de dudas y miedos, ansias y molestias por lo que “me pasa” o “me pasó” o “me pasará”.  Si me olvido de mi, me recuerdo de MI y esto no es necesario ni pensarlo ni formularlo, ni siquiera pretender sentirlo… solo acontece y se verifica en los instantes donde los pensamientos han pasado a segundo o tercer plano, dejados de lado, silencio profundo que no ha sido planificado, que no es un resultado, sino que es esta plenitud incendiaria que está siempre presente como luz que alumbra, acoge, contempla, Es.

Maria Luisa

martes, 11 de octubre de 2011

Querer manipular las leyes de lo que se manifiesta


Foto: Isabel Obeso


Las leyes de la manifestación operan por sí mismas.
La pretensión de querer manipularlas es un claro síntoma de ego,
por tanto es una operación que desvía
en la búsqueda de claridad acerca de lo Real.



P: Querida María Luisa... hoy busco  a tientas... de pronto apelo a la ley de atracción, algo funcional u operativo que pareciera entregar la magia del universo o la conciencia... desde el punto de vista de la NO dualidad, qué significa la ley de atracción? y si tiene sentido hacerse esta pregunta bajo esa óptica, saludos

Hola, buen dia. Agradezco tus inspiradoras preguntas, hacen que se suelte la comprensión.
Tu pregunta está hecha desde el punto de vista del individuo que ansía transformaciones, y nosotros apuntamos directamente a la comprensión fundamental que no es del dominio de la parte, sino de lo real. Algo que quizás choca cuando las ansias son consideradas como algo personal y particular, como que nos pertenecen y a las que tenemos derecho. Sin embargo el apuntar bajo la mirada no dual no se inmiscuye con las transformaciones de los puntos de vista y referencias de la persona, ni con la adquisición de modos más eficientes para funcionar, ni con lo que la persona puede ganar para si misma como alguien separada de los demás. Y no es que todo esto sea despreciable, sino que sabemos que la comprensión real hace funcionar fluida y eficientemente la expresión particular en cada identidad cuando el impulso que nace de lo esencial no es interrumpido por el egoísmo o sentido de separación.

Te diré cómo veo la No dualidad.
No dualidad es un nombre más para la comprensión de la realidad. Si te das cuenta verás que cualquier comprensión se sostiene en puntos de vista, ópticas, como dices. La no dualidad, como modo de señalar, apunta a que no hay dos, yo y el mundo, yo y Dios, yo y tú, yo y mis deseos.
La comprensión de la realidad solo se da si se ve como y desde la realidad misma, omniabarcante, sin preferencias, sin juicios, así que ¿dónde estarían los deseos? ¿qué ley usarías para satisfacerlos?, o sea, ¿para el provecho de quién?
Mencionas la magia del universo o la conciencia como algo que puede ser recibido, y la pregunta sería, ¿recibido por quién? ¿Acaso el Universo es distinto de ti?
El deseo de vivir la magia sigue apuntando a algo ajeno y distante a ti.
Todas las leyes operan el funcionamiento de los fenómenos, pero la no dualidad apunta a reconocer el Noúmeno, no como diferente o separado de los fenómenos, pero sí más allá de ellos. Lo atemporal y a-espacial, lo que siempre es a pesar del constante movimiento que es presenciado en la conciencia, por la conciencia misma, iluminado desde Si mismo.
Percibir desde la realidad implica "dar un salto atrás", reconociendo y siendo el testigo de todo movimiento (pensamiento, acción y emoción), ubicarse en la observación sin juicios de un solo salto, sin intermedios o procesos, puesto que Esto siempre Es, siempre está suavemente aquí, presenciación pura del constante y fluido milagro del Universo.

Saludos, Maria Luisa

viernes, 7 de octubre de 2011

Vida en la presencia


Fotografía: Isabel Obeso

P: ¿Qué es o cómo se vive en presencia permanente?.... tal vez ese pensamiento me pierde y por ello todos los días me acuerdo de respirar, estar alerta...
Me pregunto, ¿qué efectos prácticos tiene vivir en la NO dualidad en lo cotidiano? o si la conciencia es todo, en cierto modo, no habrá nada que decir... en fin..., dejo marcada mi pregunta primera... entendiendo que quien pregunta en mi es no dual, gracias y que estén bien...

Al racional le presentaría la respuesta devocional, al emocional le presentaría la respuesta teórica, al activo le presentaría el enfoque de puente.
“¿Qué hacer? cómo es? qué provecho saco?” Eso es una necesidad de atrapar ideas de ser, y es por el hábito arraigado de considerar como válidos a los pensamientos que definen lo que soy, cómo soy, lo que seré y lo que he sido.
Mencionas que recuerdas respirar, ¿estás seguro de eso? ¿De verdad para respirar tienes que pensar en respirar? Realmente para estar presente tienes que pensar que lo estás?
Como individuo siempre estás presente ante la existencia, y como existencia siempre estás presenciando lo que existe.
El Si mismo real es tanto la existencia como lo que existe.

Tú eres. Descubrir lo que eres es descubrir la presencia eterna de Si mismo. Descubrirla no implica traerla, generarla, lograrla, alcanzarla, porque es eterna, ya es, siempre ha sido. Presencia es idéntico a presenciación, la luz que ilumina la conciencia.
El ser que eres no es algo, pero debido a la educación, la cultura, el medio ambiente, los aprendizajes e impactos sicológicos, se ha armado de una coraza llamada: yo soy esto o lo otro. Cuando te sacas esa coraza llamada también ego, eso es la presencia, y vivir sin ser esto o lo otro es vivir en la presencia. Mejor dicho, es la Vida en la Presenciación, que siempre ha sido. Es tan solo un des-cubrirse de los velos de identidad que confunden lo que soy.

Vivir en la presencia es vivir sin apego al ego, sin egoísmo, sin esperar siempre sacar provecho personal de todo lo que se experimenta. Pero esto no es una receta moral, no se trata de un nuevo deber ser. Lo primero es degustar lo natural de ser, así la mente queda convencida de que sin su constante movimiento y búsqueda de logros, es perfectamente posible vivir en felicidad, porque el sabor de lo real es tan dulce que los sinsabores que presentan las exigencias de la mente ya no se valoran como antes. Cuando, no sólo se comprende, sino que se ama lo real, ya solo se quiere lo real, y la mente no logra confundir más.
Así las capacidades inteligentes, creativas, convierten al hacer en algo funcional, práctico y eficiente, puesto que lo único que interfiere con el hacer armónico es el deseo egoísta. Lo que ha de hacerse se hará, se quiera o no se quiera, antes o después. El río del existir está forzado a cumplir su anhelo: buscar el punto más bajo y finalmente unirse al mar océano.
Afectuosamente, Maria Luisa

Amigos

Buscar en este blog