martes, 7 de junio de 2011

¿Qué es Realmente Ilusión?




No es ilusión que en la Conciencia esencial sus contenidos se mueven... eso es el movimiento de la Realidad. Tanto lo que ve como lo visto son conciencia. (Mantengo este lenguaje para no perder el hilo de lo que señalamos y por eso lo llamo Conciencia, que igual podría llamarse de otras maneras, eso ultimadamente da igual). 

La ilusión es el engaño que produce ver lo que Es como no es. El ejemplo de ver una cuerda pero creer que es una serpiente. La ilusión es ese poder que vela lo real, llamado Maya, una especie de hipnosis, auto engaño, confusión, etc., que no permite percibir lo real tal cual es.

La realidad y la verdad son indescriptibles, y aquí estamos haciendo maromas para procurar dar un enfoque a nuestra mente confundida. Al considerar al observador, lo observado y la observación... o el sujeto, el objeto y la Existencia que les otorga existencia, no hay uno más real que los otros. Si lo señalamos así, no estamos dando en el punto no dual, sino que estamos descartando y prefiriendo. 

El punto crucial de toda esta investigación es la averiguación de la realidad en relación conmigo misma, no la realidad de los objetos existentes o del universo, sino la mía. Y el punto álgido del tema que tratamos está en: ¿qué pasa conmigo después de que este cuerpo muera? Esa duda produce temor, porque como nos identificamos con la forma, suponemos que al perder esta forma, quedaré sin ser, por tanto deseo que al menos conserve una forma etérea o sutil, un alma individual, etc., para luego encarnar de nuevo con otra identidad. Supongo que soy un sujeto-objeto contenido en el espacio universal, moviéndome y transformándome, pasando de la des-armonía a la armonía, de la duda a la convicción, del miedo a la paz, evolucionando, mejorando, ilusionado con la perspectiva de mejores logros.

Estando en el universo de la manifestación, es como la ola en el océano. Y la ilusión se produce al creerme la ola, y no ver que soy el agua total del océano así como la ola. Pero lo más interesante de este descubrimiento, es que al verlo, comprendo que no soy una ola... sino todas las olas y el océano mismo, simultáneamente y sin diferenciación real. La diferencia es precisamente la ilusión: creer que soy una cosa o la otra sin poder concebir (mente) que Soy ambas. Por eso realmente no nacida, pero aparentemente nazco y muero infinitas veces.

En una investigación seria como esta, es adecuado que miremos por nuestros propios ojos y expresemos por nuestra propia voz, para poder ofrecer contrastes con bases en la experiencia directa... sea cual sea la que tengamos. Toda experiencia contiene la realidad siguiente, y obviamente esto es aplicable a cada persona: soy quien la experimenta... y el cómo la interprete también me pertenece. Por eso no se gana mucho analizando las experiencias, sino yendo a la raíz, a lo que permanece y es común a todos los casos, es decir: ese que tiene las experiencias.


Maria Luisa

No hay comentarios:

Amigos

Buscar en este blog