miércoles, 29 de junio de 2011

Devenir y Perspectiva



El que perdió sentido en su quehacer, sus relaciones o los principios que sostienen su vida, comienza a cuestionarse si existe un modo auténtico que le de sentido de ser y una explicación viable, o un modo de acceder a la felicidad verdadera. La No Dualidad puede presentarse en un principio como una filosofía teórica y no como una vivencia inmediata y certera. Pero aún en ese caso se presenta al menos como un mapa o una señal. La observación sin juicio se convierte en una vía posible, que sólo se descubre practicándola. (Resplandor No-dual 21.14)


La Conciencia Esencial es plena de infinita potencialidad. De igual modo, la esencia de ser posee intrínsecamente toda posibilidad de lo que haya sido o que pudiera haber sido, o lo que sea o podría ser a futuro. El pasado y el futuro coexisten en el eterno ahora. Cuando no hay diferencia entre el observador y lo observado, entonces el mundo se vivencia no dual. El modo como nos relacionemos con lo observado determina si opera la Maya (ilusión) de la dualidad o la comprensión de la no dualidad. Todo depende de la perspectiva, ya sea como entidades separadas de su fuente o como la fuente misma. (Resplandor No-dual 21.12)

Todo se presenta en la conciencia y sin ella no hay tiempo ni espacio, como una pantalla sobre la cual todo es proyectado como imágenes y se mueve como en una película de cine. Hay sólo una consciencia, aunque se mencionan distintas, como conciencia centralizada o manifestada, conciencia de cuerpo, conciencia de sí mismo, todas esas clasificaciones son aspectos de la conciencia esencial. La conciencia esencial es la pantalla sobre la que se proyecta la película. La película corresponde a las semillas, procesos y estructuras que ya se han fijado o determinado en el mundo fenomenal, y a las fuerzas automáticas que permiten mantener la vida. (Resplandor No-dual 24.9)

4 comentarios:

Goyo dijo...

Parece evidente que todo parte de la relación entre el observador y lo observado, del yo como observador y de aquello que está observando separado de si mismo, sea ello una cosa exterior a si mismo o un sentimiento.

¿Por qué decimos que el observador es lo observado? Creemos o más bien sabemos que somos seres separados de todo, que somos individuos y que es nuestra individualidad lo que determina nuestra identidad. ¿Es eso cierto?, si somos capaces de ver la falsedad de esa individualidad entonces nos encontraremos con que el observador es lo observado y que tu y yo no somos en nada diferentes, y que tu conciencia ni siquiera es tuya sino es una conciencia colectiva, sea esta condicionada o sea esta universal.

No existe ninguna realidad separada y tampoco existe ninguna realidad única. Disfrutemos de esta realida común y compartida donde solo hay lugar para el afecto y el amor.

Un abrazo.

MARIA LUISA dijo...

Gracias Goyo, disfrutemos ciertamente, moviéndonos en el afecto y el amor... y de este modo la realidad, en ausencia de ego, se muestra por si misma. Un abrazo

Buscador de buscadores dijo...

Cualquier cosa que afirme al respecto serviría para esconder mi ego.
Tan sólo me preocupa que todo lo que gira en torno a la no-dualidad no sea más que otro brote más de pensamiento reactivo, de no-experiencia.
Ha sido siempre así.
Un saludo desde el ocaso.

MARIA LUISA dijo...

Hola buscador, buen comentario eso de que "todo lo que gira en torno a la no-dualidad no sea más que otro brote más de pensamiento"... de ahí a preocuparte, bueno, no lo hagas :D Podríamos observar que todo lo que vaya en torno a algo... es siempre pensamiento... Lo de reactivo, pues ahí rondan los pensamientos, los tomas o no... observar la acción o la reacción es buen modo... y ciertamente la no dualidad es un concepto para tratar de designar algo que no es conceptualizable, que es indescriptible. Aún así se intenta señalar, no una experiencia, sino hacia esta vivencia que es lo real y permanente. No quieres afirmar, pero terminas con una rotunda afirmación. "Ha sido siempre así." No entendí bien a qué te refieres, aunque diré que Lo Real ha sido "siempre", y lo irreal no se mantiene.
Basta que mencionemos una palabra y ya estamos afirmando o negando… pronunciando… mientras el ego esté a la vista no hay engaño… Sabemos que “no-dualidad” es un concepto estupendo, inventado para designar la realidad cuya cualidad que está más allá de la mente. Por eso, quedarnos dando vuelta al concepto no nos demuestra sino la vuelta y vuelta de los pensamientos, girando como un disco de acetato de esos antiguos. El símil indica que hay sonido gracias a que la aguja recorre los surcos marcados. En el ambiente se escucha la melodía. Sacamos la aguja del surco, la música cesa, y es entonces que podríamos notar el ambiente silencioso donde sonaba la música. Sin embargo, este ambiente ahora silencioso y antes ruidoso… estuvo siempre ahí, acogiendo el sonido o mostrando el silencio cuando el ruido cesa. Así es la realidad de ser… a veces está lleno de su emanación, un sentido de ser marcado por una sensación e idea de independencia, separado, dual… y a veces ausencia de esta apariencia de separación… En todo caso Ser no se inmuta ante uno u otro. Ser… una constante vivencia de si mismo… ¡y es que le damos tanta importancia al ego!
Un saludo y gracias por tu paso.

Amigos

Buscar en este blog