martes, 29 de marzo de 2011

Conocer la mente- Video 7


Este es el nuevo video donde presentamos poco a poco un mapa, para conocer la mente, y con ello, permitir que resplandezca el brillo de la comprensión e inteligencia que emanan de lo esencial de si mismo, al descartar el error de comprensión que presenta la separación, la duda, el temor y el sufrimiento.

Es preciso comprender que el poder de conciencia es el trasfondo permanente sobre el cual todo se mueve y a su vez la emanación que presencia y sabe del propio ser de sí mismo. A esta base o trasfondo se suma la manifestación de la eseidad, como la sensación y el pensamiento inicial de “yo soy”, la cual construye a la persona, dando paso a que uno se vea a si mismo como independiente de la fuente.

Es la identificación con el ego temiendo que si no es protegido será destruido y con ello la vida. Cuando uno abandona este miedo y enfrenta la mecanicidad de la mente que está entregando mensajes de alerta en forma constante y reiterativa, en ese momento la mente deja su automatismo……. y es observada desde la conciencia. El sí mismo se siente preferentemente en el corazón, con toda la luz que alcanza el cerebro, el cual funciona como la operadora central de la mente. Antes de esto es imposible dejar los automatismos... tanto intelectivos, como activos o emotivos.

La mente no es independiente de la conciencia, allí esta la clave. La razón, la emoción y la acción son procesos automáticos. Las cualidades intelectivas: razón, deducción, lógica, son procesos de alta especialidad de la mente, y son de una u otra forma automáticos y condicionados. La observación sin juicio “detiene” el automatismo. La conciencia, al hacerse cargo de la mente, procede con  inteligencia ya que es un factor propio de la conciencia el tomar la gestión.

Uno mismo se hace cargo, uno mismo libre ya de la identificación que es un producto del condicionamiento. Uno mismo es el si mismo... y su emanación: la conciencia en movimiento.
Sin diferenciaciones en la conciencia, lo que está más allá del espacio tiempo... y de toda descripción, es lo absoluto de Si mismo, que se reconoce en el origen prístino anterior a todo movimiento.

La proposición de conocer la mente implica entender sus cualidades, o sea, el si mismo vuelto hacia fuera. Eso es lo que se puede intentar verificar en un comienzo, cuando se empieza a no querer seguir sufriendo. Primero hay que perder el miedo a ver esos automatismos, conocer la mente, conocer esa función que le pone etiquetas al darse cuenta y conocer que tiene varios modos de funcionar. Luego, al vivenciar la mirada previa a todo juicio, se capta intuitivamente ese no movimiento real desde donde todo es conocido.

Esto es como ir dando pasos hacia atrás. Exactamente lo contrario a lo que suponen los buscadores que es ir dando pasos adelante. Nada que sumar, sino más bien podría ser restar. La recomendación es acceder al sí mismo mediante la auto indagación, cuya respuesta proviene después de que la mente ha vuelto a la fuente, que es la conciencia esencial. Esta existe en su forma verdadera y única en lo Divino. Dicho de otro modo, el Ser es conciencia, es lo que concibe.

(Este texto está armado con extractos del libro Resplandor No dual, conversaciones con R.Malak y algunos retoques) Maria Luisa

No hay comentarios:

Amigos

Buscar en este blog