lunes, 9 de agosto de 2010

El Silencio


Fascinada con estas señales dadas por R.Malak, las rescaté de un chat que tuvimos con un amigo, el cual se puede ver completo aquí: http://conversaciones-con-r-malak.blogspot.com/2010/08/chat-del-11-02-10.html.
El chat tiene la frescura de lo espontáneo, como un fruto arrancado del árbol, que se come con piel y todo. Aquí extraje solamente el jugo.

El silencio siempre está presente y es interrumpido por los conceptos, por el ruido (que hacen).
Donde se sostiene todo es el silencio... es el continente de la conciencia.
La conciencia de la conciencia es lo que intenta buscar el buscador.
Lo que uno Es ... es el silencio... ¿dónde vas a buscar... lo que eres?
El buscador intenta buscar... lo que ya tiene,  intenta con la mente, ideas.. conceptos... y construcciones...  ver lo que es... siendo que lo que es está más allá de lo que cree que es.
 Cuando digo más allá no me refiero a un lugar sino es que digo que está antes de la mente.
 Digo que el lenguaje es un medio para comunicar el pensamiento,
 lo que uno cree  que son las cosas, de ese modo lo socializamos y compartimos.
 Todos los pensamientos surgen después de que ha surgido el primer pensamiento, desde el silencio...
 El primer pensamiento es el pensamiento yo, la yo-soidad,  que es el inicio de toda conversación.
 La conversación se sobre-impone sobre el silencio... el poder del silencio, que siempre se está manifestando.
De allí que se mencione la necesidad de tranquilizar la mente, entonces los eruditos…  intentan ordenar la mente, como una respuesta de su "sabiduría", cuando lo único que han logrado es “ideologizar” el saber real.
 Para ello invitamos a conocer los estados de la mente, así conoceremos... las aplicaciones... fuerza y posibilidades de la mente, como función.
 Conociendo lo que no somos...  podemos saber lo que Somos.
 No intentamos... mejorar el instrumento... a lo más definir cuando el instrumento es funcional... pero más allá de eso... no tiene mucho sentido.
Es conveniente la funcionalidad, de ese modo la gracia se hará evidente... ya que no se veía… cuando estábamos en conflictos.
Lo veo como una plegaria... o una entonación...
Donde estamos apuntando es a lo que está antes de todo el movimiento de la mente, al silencio...
 Cuando nos encontramos sumergidos en la identidad suponemos que el silencio es una meta, pero cuando nos damos cuenta de que no es así, allí detectamos que siempre ha estado.
Detallar la perfección es conveniente pero no es suficiente, veamos cómo podemos apuntar al hueso
ML dijo “es bueno tener presente que tanto el si mismo como la gracia, como el silencio, siempre están presentes”.
 El asunto es que...  nos encontramos sumergidos en el laberinto, digo laberinto... para referirme a los problemas cotidianos... la dualidad... y el mundo fenoménico, todos los conflictos...que involucran el vivir en sociedad y si no contamos con apuntadores convenientes que nos señalen el error... es complicado  tomarle atención a la gracia, dado que la fuerza de maya... de la ilusión... es tan poderosa... que  las personas no logran... deshacerse de la confusión.
 Nosotros mencionamos... que hay un modo de hacer un reseteo...
 reset (computación)a la mente (ufff ... todo un nuevo idioma)
 de tal modo... que podamos recuperar la mirada esencial... libre de la
 mente complicada... o aletargada, eso... es ir a la observación sin juicio... que es nuestra verdadera naturaleza... el silencio... que está antes...
 del funcionamiento del pensamiento estructurante.
Se intenta... abrir espacio a la comprensión, sin las interrupciones de la mente.




5 comentarios:

AdA... dijo...

Querida amiga, qué bueno...
He leído tu entrada y también el chat, MARIA LUISA. Ahora, si te parece, mis "impresiones"

Tienes que "ser silencio para escuchar el ruido"

De alguna menera, durante el tiempo que os escucho soy silencio. (Y es algo paradójico, porque el tiempo solo se crea en el espacio del ruido... apunto esto del tiempo porque el tiempo, según lo puedo vivir, sí existe, como digo en cierto estado de...)

El ruído, entiendo, que más que interrumpir al silencio, lo acompaña a ratitos. ¿Puede ser al revés Malak?

A ver: El que no está presente siempre es el ruído, en cuanto el sielncio deja de escucharle, le interrumpe... Luego es, este, "el silencio" el que corta o interrumpe ¿No?

Y, según entiendo tu explicación:

Es como si "el sielencio" sabe y conoce del ruido, como que es su posibilitador, sin él no existiría...

En cambio, el ruído, no sbe del silencio. No sabe de la escucha, no la puede conocer. Es como algo lleno de, idea, explicación, de saberes o información, que dan sentido al ruido, prto no a lo otro, fuera de su idea o como quieras llamarle... Si busca, solo puede encontrar más ruido, o más ideas, más razones y conjeturas de lo que busque, con lo cual, cada vez, se aleja más de "la escucha"

El ruido, o la mente en sí, no puede buscar y encontrar algo que le queda fuera de su misión terrena, digamos... no se le ha dado existencia para encontrar al ser, a ese que, digamos, "escucha y le permite acompañarle a ratitos"
La mente, es natural que sufra deformación profesional jeje, por eso se impone a sí como buscadora de... No sé, diría que es como si nosotros, para buscar a alguien, nos dirigimos a la biblioteca donde puede estar su biografía, o sea, la información de ella, (en gran parte solo) pero no la persona en sí.

Como siempre, me he pasado tres líneas jeje

Y, abusando un poco más, si algún día no se os ocurre tema o nadie tiene especial interés. Hay uno que me surgió hace tiempo ya y que no me deja de rondar. Alguien me habló de que hay maestros (menudaplabra jeje) que pueden elegir el momento y el modo de morir. Malak, supongo que tú tnedrás conocimiento de esto. ¿Sería posible, tratarlo...si no hay otro tema que interese a los participantes?

Y nada, ya hice bastante ruido, ¡qué tal silencios escuchantes!

Un abrazo a todos (en español el todos incluye todas, como cambian las modas, lo aclaro jeje)

MARIA LUISA dijo...

Querida Ada. Muchas gracias por mostrar tus impresiones y como siempre un enorme agrado saber de ti. Malak me pidió que remitiera su respuesta, referida al silencio y el ruido. El asunto de la muerte que pides quizás sea presentado próximamente. Un abrazo cálido, ML

Una gran mayoría de personas se asoma a los estudios espirituales considerando diversos intereses y supone que como toda ciencia y arte habría que acumular información y conocimiento, ya sea de filosofía o de las más diversas doctrinas. Han escuchado y leído que hay que construir una nueva personalidad dedicada a las cosas profundas e intentan cambiar sus conocimientos por nuevos conocimientos, construir una nueva identidad, más comprensiva, más tolerante, más integral, etc. El saber que proponemos no apunta a construir una nueva individualidad, sino a ser lo que somos en lo esencial. Ahí comienza la vida en la realidad profunda de Ser, una realidad de sentir y una realidad de ver con ojos nuevos, y de conocer, sin especificaciones, sin formas y plena en el silencio más profundo.
A ese silencio apunto, no al silencio de sonidos y de ruidos .El ruido no estorba el silencio, lo que estorba son los conceptos, el permanente lenguajear de la mente. Incluso se puede estar al frente de una cascada con el ensordecedor ruido del agua que cae y a la vez estar sumergido en el más profundo silencio integrador.

No apunto a la ausencia de vibraciones sonoras, sino al ruido que provocan las ideas que cristalizan la mente dejándonos condicionados a la estructura ya fija. Este silencio es lo real y natural de uno, el sí mismo libre de pensamiento, lleno de paz y serenidad, de belleza sin nada por alcanzar. Se está libre de ansiedad. La manera de actuar y movernos se expresa libremente por la mirada, el gesto, la postura del cuerpo, con una respiración acompasada y el rostro con una sonrisa plena de comprensión de lo que uno es y no de lo que aparente cargar en la mochila de la mente.R.Malak

AdA... dijo...

Gracias a ambos, como siempre...

En cualquier caso, queridos amigos, tal vez no me me entendistéis o no lo supe explicar... aunque creo que dejé dicho, que interpretaba ruido, como sinónimo de mente y silencio como esencial o ser en sí. No hablaba del ruido del exterior ni de estar con la boquita cerrá jeje. Pero, igual hice tanto ruido, o más, que una cascada y no pudisteis entender qué estaba diciendo una servidora. De todas formas, gracias de nuevo, nunca está de más "machacar" sobre lo mismo para que quede claro claro.

Estaré pendiente de la charla esa sobre la muerte;)

Muchos besos a los dos: MARIA LUISA Y Malak

Delia dijo...

Hola María Luisa! gracias por este acercamiento al misterio del silencio.
Cariños.

MARIA LUISA dijo...

Hola Delia, es un placer, un gusto, compartir ... y en este caso, lo que Malak comparte. Un abrazo!

Amigos

Buscar en este blog