miércoles, 30 de junio de 2010

El lenguaje en el arte de tomar conciencia de la luz.



Me siento muy bien en el cómodo recinto del silencio. En este lugar aparecen inevitablemente una serie de discursos, del mismo modo que si estuviera en una sala de cine, silenciosamente observando la película.

Amanezco, y como es costumbre abro el Internet y miro lo que me va llegando. Mientras que a la vez leo aciertos y desaciertos conceptuales acerca de las enseñanzas espirituales, en el trasfondo hay dos pantallas superpuestas de comprensión. La más aparente y sonora es una de concepciones y explicaciones que se van mostrando, contrastando todo lo leído, aceptando o rechazando expresiones. Son las funciones de inteligencia que comparan, asumen, reciben y se explican, en palabras, en conceptos, en imágenes, en símiles. Y la menos aparente, con suma sutileza está de fondo, permanentemente sosteniendo todo y sin juzgar absolutamente nada. Esta última es el cómodo espacio de silenciosa paz, estancia de lo sagrado y sublime, que eternamente es pura luz de comprensión infinitamente inteligente. Amabas pantallas se refieren a la conciencia. La primera es la conciencia expresándose en su movimiento como la función mental y la segunda es la conciencia como esencia, en su aspecto inmutable.

Observo toda esta complejidad expresiva de mi misma/o. En pacífica contemplación reconozco su despliegue, que me informa. Al mismo tiempo percibo el cuerpo, y noto que cuando en la pantalla del discurso y del discernimiento suceden trabas o contradicciones, este choque gatilla apretujones musculares y percibo la tensión. Es porque estoy prestando atención al significado de las palabras, y para ello está la memoria que ha acumulado definiciones, como un inmenso diccionario propio elaborado durante toda una vida. Si algo no encaja, el cuerpo me lo avisa.

Estaba leyendo un muy específico texto que muestra la importancia que las palabras usadas puedan tener. Es de Michael James y el texto completo se encuentra ---> aquí.

“…en algunos libros encontramos ocasionalmente declaraciones atribuidas a Sri Ramana que están redactadas de tal modo que podrían hacer que parezca como si a veces él aconsejara a las gentes practicar la auto-investigación haciéndose a sí mismos preguntas tales como «¿quién soy yo?». Para comprender por qué tal redacción potencialmente confundidora aparece en algunos de los libros en los que las enseñanzas orales de Sri Ramana han sido registradas, tenemos que considerar varios hechos…

…siempre que a Sri Ramana se le hacía alguna pregunta concerniente a filosofía o práctica espiritual, él usualmente respondía en tamil, u ocasionalmente en telugu o malayalam…

…Si lo que él decía en tamil era traducido notoriamente mal, ocasionalmente corregía la traducción…

El verbo tamil que se usa más comúnmente en situaciones en las que usaríamos los verbos «preguntar» o «cuestionar» en inglés es kettal. Además de significar preguntar, cuestionar o indagar, kettal también significa oír, escuchar a, investigar, aprender o llegar a conocer, de modo que si este fuera el verbo que Sri Ramana usó en cualquiera de las ocasiones en las que los libros ingleses le han registrado diciendo «pregúntese a usted mismo “¿quién soy yo?”» o «cuestiónese a usted mismo “¿quién soy yo?”», el significado interno que él implicaba con estas palabras habría sido «indague “¿quién soy yo?”», «investigue “¿quién soy yo?”» o «encuentre “¿quién soy yo?”».” (fin de la cita)

Pasando del tema de la importancia de las palabras, a la importancia mucho más significativa de aprehender o captar lo que las palabras señalan, tal como lo manifiesta toda esa explicación de M. James, podemos ver el énfasis constante que se hace a poder apreciar, tomar nota o tomar conciencia, de la luz que sostiene todas las posibilidades del conocer… la luz del conocimiento, y en última instancia, lo que es lo mismo: el eterno conocedor. Es reconocer que siempre estamos en el recinto del silencio, observando la película, pero la película nos absorbe de tal modo que pasamos por alto lo esencial de lo inmutable que siempre está ahí, o que siempre es, como uno mismo.

Hay modos de modos para señalar lo esencial, y la enseñanza hablada, la que usa palabras, es apenas una de ellas. Las palabras precisas son importantes, pero mucho más importante en este asunto es tomar conciencia de la luz que observa. Esto es un arte. 
Maria Luisa

“Al preguntar a la mente que controla todo, que dice qué y cómo hacer y perturba, que da explicaciones y divide, la que se cierra a sí misma en conceptos y definiciones, que inventa una senda, un modo con habilidad para moverse en lo cotidiano, quedas expuesto a la confusión y al error. En cambio si resides en el estado natural la mente se silencia y queda en evidencia la realidad más allá de los extremos.” R.Malak.








jueves, 24 de junio de 2010

Yo Soy y el Océano



A todo pulmón has surgido y exclamas… Yo Soy!
Esta emanación durará en el tiempo, como una ola que se despliega en el océano.
Durante un período, la ola se cree separada, independiente, a lo sumo puede aceptar que está sostenida en el océano… y puede suponer: soy hija del océano… pero esta apreciación llega a su fin cuando se evidencia lo real y de nuevo emana sabiéndolo… ¡Soy el Océano que he surgido para expresarme en el tiempo y el espacio!

Tú estás mirando hacia afuera, ves olas de distintos tipos, tamaños y fuerzas, ves nubes y pájaros, algún barco de vez en cuando, y cuando te acercas a la orilla, ves la costa, la arena que parece tu final.

Ahora…. Mira al fondo, sumérgete y contempla el silencio insondable que te sostiene y date cuenta que eso mismo eres tú… siempre lo has sido…y todas las olas que ves… son expresiones de ti mismo, tus pares, tus infinitas posibilidades de forma y movimiento…
Ahora…. Puedes salir a la superficie de nuevo, como “yo soy”… y además sabiendo lo que eres… Sabes que esta ola es un rizo momentáneo de lo infinito y con ella puedes expresarte en libertad, pues nada de lo que acontezca afectará la realidad de ser Océano. ML
-------------------------------------------------------------------------
With the whole fierce of your lungs you have arisen and exclaim … I Am!
This emanation will last in time, like a wave that unfolds in the ocean.
During a period, the wave considers itself separated, independent, at most it can accept that it is supported in the ocean … and may suppose: I am a daughter of the ocean … but this appreciation comes to its end when reality is evident and again it says, now knowing it: I am the Ocean and I have arisen as a form to express myself in time and space!

You are looking outwards, you see waves of different types, sizes and forces, you see clouds and birds, some ship occasionally, and when you approach the shore, and see the coast, the sand, this looks like your end.

Now… Look at the deepness, submerge and contemplate the bottomless silence that supports you and realize that it is yourself … it has always been … and all the waves that you see … are expressions of  yourself, your pairs, your infinite possibilities of form and movement …
Now… You can go out to the surface again, as “I am” … and also knowing what you are … Know that this wave is a momentary curl of the infinite and with it you can express yourself freely, as nothing of what could happen will ever affect the reality of being the Ocean. ML

domingo, 20 de junio de 2010

Apuntar con símiles


Si no cuentas con un buen apuntador, las luces de la noche solo serán eso, luces. Pero si el apuntador es auténtico te mencionará que esas luces construyen formas que te pueden guiar en forma muy precisa.
A las  luces no le agregará absolutamente nada. Solo que le dará sentido a lo que ves, y eso es invaluable.

Los símiles son solo modos no tan duros (de señalar), solo el papel celofán que envuelve el regalo. No te quedes con el celofán... el regalo es el que vale.

R.Malak (20-06-10)

viernes, 18 de junio de 2010

Expresión desordenada

 (Foto: Firman Hananda Boedihardjo)

Expresión desordenada porque la llama me quema...


el reflejo, como en un espejo, se muestra feliz, cuando se sabe que está siendo visto desde la felicidad misma de su origen… el reflejo, como el paquete de ideas que tenemos acerca de ser y llegar a ser, evolucionar y ser mejores… no es algo vivo… es solo una reverberación imaginaria

Decimos que somos personas felices
Persona… eso que vemos reflejado, como una imagen llena de cuerpo y sensaciones, incluidos todos los sentimientos…. Pero .........¿puede un reflejo sentir…. ¿?? NO!
El reflejo en el espejo se peina solo porque yo me peino.

El reflejo de lo que soy no siente… siento yo
El reflejo no es feliz….. Soy Pura Felicidad

Mi sonrisa es invisible… solo en el espejo puede ser vista
Mi felicidad no es visible…. Es el único sentir real… cuando la plenitud se enciende, o cuando su búsqueda aparece como parte de la ilusión… se siente un dolor profundo como una daga clavada al pecho,… es realmente el llamado de la Plena certeza de Si, que ya no quiere seguir comprendiendo por medio de ver través de la niebla… 

¿Hasta dónde puedo escalar si jamás en esta eternidad de Ser me he movido ni un ápice?  

ML

jueves, 17 de junio de 2010

Anhelo y Gracia

A ti, mi amigo y compañero Anhelo, te voy a encontrar cuando menos te lo esperes, en pleno movimiento se te abrirá el asombro, y para que entiendas eso te contaré un cuento, que mil y una veces te he contado, un millón, miles de millones de veces has escuchado, una y otra vez lo has olvidado. Amorosamente, Gracia

(Foto de Firman Hananda Boedihardjo)

Por si no recuerdas…

Ibas caminando y entraste al metro
De regreso del trabajo
Ansiando llegar a casa
Hora pico, cansancio
y sudores escondidos

A ti, mi amado…

A ti te voy a cantar el canto
que te sumirá en los brazos
del cálido y refrescante…
alivio del real descanso

En ese rebullicio
apretujones y ansiedades
hora pico… hora cero
donde un ¡Basta!!! Bramaste



El movimiento ha parado
atrás queda el pasado
nada viene por delante
y en este instante
donde quietud o estatismo
pierden significado
en un aliento retenido
suspendido en la nada
sin miedo ni esperanza
quedas bien dispuesto
a disolverte en el fuego
de mi ardiente amor

Mis brazos te rodean
y al oído te arrullo
Hmmm…
Hmmm…
Hmmm…

Suavemente sostengo tu anhelo
como capullo encendido
¡esta joya!
la flor de la pasión

Graciosa operación
abriremos el secreto tesoro
y veremos que no todo
lo que brilla es oro


así…
ignorando la múltiple efervescencia
con un soplo de susurro
en íntima proximidad
te sugiero, casi inaudible:

Escucha mi sentencia


Eres el punto en la nada
que respira su emanación
Ningún ruido ni presión
ha sido nunca contigo
Eso es pura ilusión

En ti es plena la vida
y como ella misma late
Parece deseo, parece un anhelo
Pero como el respirar
Es solo tu aroma
el que quieres apreciar


Conciencia de saberse
surge iluminada
potencia racional
como función que ordena
y quiere aclarar
cuando solo acapara

Suelta la tensión
incluso del rechazo
el deseo es auspicioso
cuando anhela el regazo
origen de su pasión

Disuelve el temor
y la ansiedad del logro
en efecto y no en intelecto
en entrega y en recepción
escucha el susurro
de la emanación

No sale de un lugar
para llegar a ti
sale de ti
y no llega a ningún lado

Oh maravilla,
que tú mismo te escuchas
que tú mismo te sabes
que tú mismo te amas
Comprueba el ruido
de la confusa ilusión
que te dice que eres
la sombra proyectada
¡Contempla tu inocencia!
no eres el reflejo
eres la luz misma
que ilumina la conciencia
entiende esto
la conciencia como esencia
no es ajena a ti…
tú eres consciente observador
de todo contenido
iluminado por los sentidos

Pasa la brisa, pasa el sonido,
pasa el roce, el color
y la forma
se suelta el peso
se diluyen las cadenas
que has formado con el pensamiento
Suelta la idea, suelta el concepto

no importa el sentir

¡Siéntete dentro!
Amalgamado en el crisol
De la venturosa llama
Quemando toda la confusión

Queda ahí... en soltura
Despresurizada
Entrega y escucha
da y recibe
Suelta el deseo
y él traerá el regalo

Como un sabueso fiel
el deseo que emana
con sincera humildad
trae de vuelta
el sonido de ti mismo
vacío ya, cansado de indagar
como hijo pródigo
el deseo vuelve a su hogar

De manos vacías
al haber rondado
neciamente, persistentemente
en el mundo de las sombras
buscando experiencias
buscando evidencias
en todos los espejos
un largo caminar
como un sueño de encanto
se ha buscado a si mismo
en cada esquina y en cada canto
pasando por risas
y encalando llantos
De manos vacías y corazón ardiente
el buscador nada ha encontrado
que le pueda ofrecer
alguna evidencia
de su propio Ser
Arrepentido y cansado
regresa a la fuente
donde la sed ha saciado
y allí la promesa
del agua bendita
que de pronto
y con suma fortaleza
alegra su ánimo
y clarifica
toda duda, todo miedo
y toda torcedura
en plena certeza

Suelto como la brisa…
ahora ríe y canta
carcajadas al notar
las maromas del circo
ilusión encantada
boca de payaso
mofada separación
se ha vuelto de pronto
tu propia sonrisa


Así como el Buda
sereno y sonriente…
en pura contemplación
observa la huida y el regreso,
comprueba la ilusión
que anhela la unión
como una magnífica
película de ficción

Descansa… respira...
Y queda……………………
Tú eres el magnánimo Observador
observa los velos que se mueven
ante tu Visión

Recibe la suave caricia del Aliento
Y calienta el recinto donde Tú eres
El silencioso residente
Desde siempre y para siempre

Más allá de lo profano
Más allá de lo sagrado
Más allá de los pares de opuestos
Más allá del deber, del ganar, del lograr
Y de toda pérdida
Más allá del ascenso
Más allá del saber
Por encima y por debajo de todo
Ni afuera ni adentro
Ni saber ni sentimiento
Yo Soy

Y ahora…. Sal por esa puerta
Has llegado a la estación
Entra al hogar con ganas
O sin ellas
Toma el alimento
Que sostiene este tránsito
Y sabiendo y sintiendo
Sé lo que eres
Bebiendo, comiendo, durmiendo y haciendo
En la comprensión clara e iluminada
De que nada te está tocando
Nada te está moviendo
Y sigue por un tiempo
Como las aspas del ventilador
Recién apagado
Revolucionando
Hasta que sea dado

Sé feliz porque conoces la felicidad


Maria Luisa

martes, 15 de junio de 2010

En honor a Antonio Hernández, bello buscador.

Profundamente condolida por la noticia que acabo de recibir, por parte del hijo de uno de nuestros amigos de este blog, quien por varios meses se ha estado comunicando con nosotros. Antonio Hernández, un bello buscador de si mismo, falleció este sábado mientras dormía. Mientras escribo esto, tengo una tristeza en el pecho y a la vez una alegría, porque estoy segura que no sólo su búsqueda terminó en forma repentina, como suele suceder, sino que la anhelada luz que buscaba ha brillado en esta consumación.

Antonio mantuvo una correspondencia más o menos constante con nosotros, con Malak y conmigo. Nos contó todo, todo lo que él asumía, se mostró completamente, no en lo personal y privado, sino en su ardor de comprensión.Una persona muy racional, que a la vez hizo muchas prácticas, meditaciones, siguió varias sendas, muy brillante en su intelecto y de un corazón sensible. En su memoria escribo esto, y como participación por si alguien más lo conocía... y conservando el cariño que le tenía, y que quizás nunca le llegué a profesar, aunque espero que haya sentido que al compartir le estaba dando de mi todo lo posible, lo mismo que Malak, lo sé porque siempre estuvimos ambos al tanto de todo lo que se iba desplegando en nuestras correspondencias.

Aquí, el mensaje de su hijo y nuestra respuesta:

Hola María Luisa, soy el hijo de Antonio. Aunque nunca me habló de ti, ya que está la sesión de facebook abierta quería comunicarte que mi padre falleció el pasado sábado mientras dormía. Espero que consiguiera alcanzar lo que buscaba desde hace años. Un saludo, Alberto

Hola Alberto, te saludo afectuosamente y te acompaño en este momento. Tu padre buscaba anhelantemente liberarse de todas las confusiones mentales y de ese modo, que su conciencia quedara recogida en la luz de si mismo. Se me ocurre que el modo que tuvo de liberarse de ello fue una entrega plácida en pleno sueño. El consumió todo lo que tenia pendiente y seguro que de ese modo ha alcanzado lo que nunca tuvo perdido, y que nunca se pierde ni deja de ser, su propio ser en la eternidad. Conmemoro haberlo conocido aunque sea en la distancia, y lo guardaré en mi recuerdo con mucho amor. Afectuoso saludo y un abrazo cálido, Maria Luisa y también R.Malak, a quien acabo de comunicar esta triste noticia, y quien también envía su abrazo fraterno, asi sus amigos de Chile lo acompañamos. Paz profunda y que brille su memoria en nuestros corazones.

Namaskar

siendo - sabiendo - amando

El Ser, en si mismo total e indescriptible, emana de si la posibilidad de saber-se, 
en forma natural y espontánea, 
como de una flor emana su aroma... 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
o como del sol emanan 
los rayos de luz, 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
y así engendra su propia manifestación, se diferencia y se aparta de si mismo en la ilusión producida por la mente (una función de la conciencia), 
 
 
 
 
procurando reflejarse en ella como en un espejo, viendo muchos donde sólo el Si mismo Es. 
 
 
 
Cuando este espejismo es descubierto, esta mente, este ego, son reconocidos como ilusorios, 
 
 
el Si mismo se ama a si mismo en todos sus reflejos, y estos se vuelven los depositarios de Su Amor, y esto.... es Felicidad.
 
 

martes, 8 de junio de 2010

Versatilidad Unica – Universo no dual, con versatilidad dual.


Este fin de semana estuvo plagado de alusiones al universo. Sobre todo en la íntima conversación que tuve con una querida amiga, con quien comparto compañerismo en la cotidianidad, desde hace unos dos años, cuando nos juntamos casi cada domingo. En todo este período ella no me había permitido expresarle mi comprensión usando conceptos. Pero este domingo, hubo algo que permitió que compartiéramos, y todo comenzó cuando ella destacó lo inconmensurable del universo. Me vi imposibilitada en ese momento de ofrecer una explicación de cómo comprendo que el Si mismo que Soy, contiene toda existencia, ya que cualquier cosa que le dijera, sonaría a teoría… y ella no soporta las teorías que no sean las suyas. Solo me escucha cuando le hago algún relato, pero no un discurso. Luego de ese encuentro, que fue realmente hermoso y dulce, aún quedé con la inquietud acerca de cómo explicar esto tan imposible de describir.

 Así que usaré una imagen.
Esta maravillosa fotografía tomada por el telescopio Hubble, es como alguna de las imágenes que veo al cerrar los ojos en ciertas oportunidades, abstrayéndome del ruido de la identidad. Claro que no quedan estáticas, siempre se mueven. Esta foto es un hervidero de formas… cada mirada puede interpretar las suyas.

Cuando el ruido se acalla y el discurso hace mutis, no puedo decir si hay alguien viendo o si lo visto es lo que soy, no hay discurso, así que no hay ese problema. Hay solo felicidad no fragmentada.
Pero si congelo ese movimiento en una imagen, como en esta foto, podría comenzar a interpretar figuras. Por ejemplo, arriba, en lo más luminoso, describo un gran dios con sus brazos abiertos apuntando más allá, al infinito, y abajo, en lo más oscuro, observo una dama mirando a tal dios, conectada con él por medio de su atención. Mi mente interpreta. Quiero decir, la función de conciencia (mente) genera formas, unas separadas de otras, produciendo la ilusión de dualidad donde solo hay una fluidez energética continua. Así podría inventar, crear, toda una historia inteligible para la razón, por medio de palabras, conceptos, y de este modo, echarle el cuento a un niño, quien, con ojos muy abiertos, quedaría encantado por la fábula acerca de cómo el alma perdida encontró al dios que le mostró la eternidad.

La mente no es algo separado del Si mismo, sino el propio ser generando pensamientos. Eso que observa imágenes, fluidez de movimiento, luz y color, formas, y hasta la aparición de conceptos, es la Conciencia Esencial del Si mismo, sin un sujeto (yo) que está viendo objetos. Llamamos mente a la capacidad de concebir e interpretar formas y darles nombres, no como algo distinto de Si mismo, sino como uno de sus movimientos conscientes. Por lo mismo, esa capacidad no es ni buena ni mala, ni positiva ni negativa. No tiene sentido pretender anularla. Sin embargo esa función no es permanente, sino que se activa y desactiva, comienza y termina, y luego recomienza en el punto donde quedó. Otras veces se vuelve circular, repetitiva, como una rueda, donde las ideas se presentan una y otra vez.

El asunto es… ¿se aprecia ese universo como un algo? O se Es… ese universo infinito. ¿Aprecio que no hay realmente un individuo percibiendo los contenidos conscientes? ¿Noto que la mente (esta función de separar) es sostenida en la conciencia?

Noto la permanencia y constancia de esa conciencia que en si misma es puro silencio, eterno, omniabarcante, omnisciente, omnipoderoso, omnipenetrante. Ahí se despliegan las infinitas posibilidades de expresión y también de interpretación de eso, que no es sino un movimiento constante, como el río que fluye en la pradera, donde realmente no hay ni río ni pradera, sino emanación consciente.

Profundamente subjetivo, intuitivo, un saber íntimo que se muestra certificado por la propia mirada, el saber propio, la vivencia en directo. Para compartirlo, implica la fragmentación (ni negativa ni positiva) en un yo y los demás, nosotros, seres humanos, animales, plantas, células, yo y lo otro, huracanes, el viento, maremotos, la humedad, rayos y truenos, la brisa de la mañana, un día nublado…
reflejos del Ser esencial nos mostramos como múltiples, gracias a la mente, a la dualidad, a la ilusión. Gracias a esta ilusión, nos percibimos como uno entre muchos, y aparece la posibilidad de ponerle nombre a lo percibido, para que nos podamos comunicar y compartir.

En el diálogo con mi amiga, se produjo un instante de asombro con sus párpados por un instante muy abiertos cuando le dije: no hablo del Ser como un dios o un concepto, sino que me refiero a que el Ser que se asoma por mis ojos para ver este mundo, es el mismo Ser que se asoma por los tuyos.
 
En Wikipedia dice así: El Universo es la totalidad del espacio y del tiempo, de todas las formas de la materia, la energía y el impulso, las leyes y constantes físicas que las gobiernan. Sin embargo, el término "universo" puede ser utilizado en sentidos contextuales ligeramente diferentes, para referirse a conceptos como el cosmos, el mundo o la naturaleza.

Un átomo dentro de la nebulosa o Universo que contiene todos los átomos. El Ser se experimenta a si mismo en trozos, o se vivencia en su totalidad, depende del punto de vista, es decir, de cuánto se abre el diafragma del lente… abierto en su absoluta magnitud, no hay diferencias, porque no hay definiciones. Al cerrar el diafragma del lente, objetivo, demarco y limito, enfoco, como cuando me identifico con la persona. Centralizo la conciencia y miro todo por medio de la mente, me lleno de la niebla de la ilusión que estructura ya sean formas físicas o modos de ser, y puede que me llegue a sentir perdida entre los pensamientos que se basan en conceptos, pues sostengo la atención en un sentido de vida que busca completar el átomo y convertirlo en universo.

Salir del error de identidad que produce esta ilusión o Maya, a eso, se le llama en muchas tradiciones: realización de Si mismo. Saber de si, no como la parte o reflejo, sino como Eso que no es dos.

Namaskar






miércoles, 2 de junio de 2010

El asunto de la raíz de la identidad.



El asunto de la raíz de la identidad. 
Creatividad, armonía, belleza, pureza, amor…

La expresión fidedigna de la comprensión se genera desde uno mismo, cuando se ve limpiamente sin velos o filtros. Cuando se mira desde el origen del pensar. Cuando mi atención está alerta y puede detectar las interferencias del ego o dicho de otro modo, la identificación con ideas estructurantes.

Hay algunas expresiones conceptuales que uso, que tomo de la armazón sostenedora del discurso intelectual. Las que son significativas para mí. Uso la mente y procuro que esas ideas no me encasillen, con una atención que irradia desde el origen de la conciencia. Procuro dar curso al discernimiento, atentamente y tomando nota del significado que cada palabra tiene para mí, luego de haber asimilado lo que dice el diccionario o el uso común que considero acertado. Cotejo las definiciones con mi experiencia, utilizo la memoria, es decir, uso el instrumento discursivo. Podría decir que es con humildad, por cuanto si algo es disonante lo descarto, pero esta palabra suele interpretarse como la disposición de alguien sumiso. Al observar desde el origen, no hay alguien, hay luz que observa. Por eso no hay “alguien” humilde o sumiso. Tampoco hay sumisión, o control. Lo que hay es discernimiento, una vista clara que mira el pensar y lo organiza de acuerdo a donde se ve que encaja cada ficha, según lo que se sabe que la mente puede interpretar. Al usar el lenguaje, es así el procedimiento al que le doy curso.

Hay otra disposición paralela a este mirar. No solo estoy mirando por medio de lo que se despliega a la altura de la cabeza, sino también observo atentamente la mirada que ocurre a medio cuerpo, el sentir y lo emocional. Esto, este otro lugar del instrumento que uso para expresarme y para mirar mi expresión, me indica si el sentir está acorde a lo que intelectualmente despliego. En otras palabras, jnana y bhakti van paralelas, juntas, de la mano. Intelecto y sentimiento se vuelven instrumentos de expresión en conjunto, siempre que lo que digo, expreso, canto o dibujo, me resuene en forma armónica.

Veo que esto genera un despliegue de capacidades que se encuentran ahí. Estas capacidades, como el uso de conceptos, la creación de videos (que estoy empezando a experimentar), la edición, selección de ideas o imágenes, herramientas, se hacen evidentemente eficaces. La semilla de la capacidad explota, creatividad, belleza que se expresa en orden, equilibrio, proporción y efectividad.

Al llevar este mismo procedimiento atento, de selección, a todo cuanto se muestra por medio del instrumento persona, noto que la persona se manifiesta con una serie de adjetivos que suceden espontáneamente. Entiendo que esto está relacionado con lo que todos desean. Una persona equilibrada, inteligente, amorosa, creativa, amigable, y tantos adjetivos que se espera poseer. Y he aquí donde se me aclara el asunto. A la persona no se le puede poner parches o modificaciones y pretender que con eso se logrará una estabilidad personal. Es preciso ir al origen, siempre estable en si mismo y permitir que todo el instrumento sea usado desde allí. Los calificativos pueden ser honestos (como cuando son como flores que se abren) o pueden ser deshonestos (como cuando se colocan flores de plástico en la solapa).

Mientras hay identificación con el instrumento, nos movemos con las limitaciones condicionadas, los hábitos, las semillas, vasanas, sanskaras o como quiera que se llamen. Cuando la mirada atenta nota todo esto, se está comprendiendo desde la raíz. No juzgando al instrumento, sino notando sus puntos débiles o interferencias. Para que esto sea efectivo, para que la expresión sea sin filtros condicionados, es muy muy importante haber notado y reconocido claramente el primer condicionante que es: creer que soy el instrumento. Por eso se precisa ir a la raíz del asunto y sostener todo el árbol de la expresión desde allí.
Maria Luisa

Amigos

Buscar en este blog