sábado, 1 de mayo de 2010

Reflexiones


A los 19 años tenía una vida muy surtida y sin carencias materiales ni afectivas. Mi ego estaba bien parado, en mi familia era considerada buena hija, en los estudios buena estudiante, entre mis amigos buena amiga. Pero me sentía insatisfecha. Viendo en retroceso, comprendo que no es que quisiera tener más éxitos ni más cosas. No quería un novio (lo tenía). No quería la realización porque ni sabía lo que esta palabra significaba. Sentía una carencia, necesitaba conocerme, saber cómo funcionaba mi mente, y por qué me sentía así. Lo único que se me ocurrió entonces fue buscar ayuda terapéutica con sicólogos y siquiatras. Yo buscaba alguien que me ayudara, no a resolver alguna clase de conflicto de la vida cotidiana ni de mi personalidad, sino a encontrar la plenitud. Yo buscaba un maestro y no lo sabía. Era 1979 y en las librerías no había sino algunos libros de autoayuda que comenzaban a aparecer en los anaqueles como éxitos bien vendidos. Louise Hay, Norman Vincent Peale, llegaron a mis manos. Y otros que no recuerdo.

Vengo de una familia de gente normal, con inclinaciones artísticas. No hay filósofos, ni estudiosos de las letras, ni humanistas. Tampoco religiosos. La erudición brillaba por su ausencia. Por mi casa había muchos libros pero no estaban los grandes pensadores a la mano. Estudié ciencias en la secundaria, de manera que nunca había leído nada de filosofía. En fin, el mundo intelectual para mi estaba muy árido. Lo único que me había llegado eran las experiencias de mi mamá con el sicoanálisis, y cómo ella manifestaba sentirse más comprensiva con sus situaciones. Así que ese fue el camino que se me abrió. Pero mis sicoanalistas (fueron varios con los años) apuntaban a mejorar la identidad, mirando siempre a través de la mente racionalizadora.

Sentía que en mi había un problema, pero no era del ego, no era de los conceptos, no era estar enrollada en un logro a alcanzar, no era afectivo, no era funcional ni en lo más mínimo. De esto hace 30 años, la cosa quizás fue hace 35. Quizás de muchas vidas pasadas, quizás nací con ello. No estaba merodeando en la mente buscando explicaciones, yo tenía todo bastante explicado a esa edad... buscaba lo no nacido.

Con la fuerza de mi intelecto, luego de años de búsqueda, quedé absorta y maravillada con las enseñanzas no duales. Tanto así quedé atraída, que más tarde, o más recientemente, a pesar de haber reconocido lo real que se señala, me apegué a estas enseñanzas de tal forma, que cuando la inteligencia discursiva me sucede, tiendo a perderme en el bosque de la mente nuevamente, a veces a costa de lo fundamental, que es la amplia mirada desde el Si mismo. El ego es una herramienta de funcionamiento, el yo, que se muestra en esta vida, y cuando menos lo esperamos, ya está armando de nuevo castillos del hacer.

Los contenidos de la conciencia (sean o no sean considerados como pensamientos, tal como lo presentan algunos maestros).......... se mueven a pesar del filtro que hace la racionalidad personal y que es lo que otros llaman mente.

Un modo de explicar que me resulta es que todo... es pensamiento................... toda la energía que conforma el universo es pensamiento, pero hay como dos niveles de pensamiento. Uno es el más externo o amplio, o total, que es "todos" los contenidos, es lo que podemos llamar conciencia esencial y otro es el más pequeño o individual, que es la mente pensante relacionada con el yo y que podemos llamar conciencia centralizada. Digamos que uno es objetivo... el amplio, y el otro es subjetivo... el personal. Este nivel subjetivo o personal... es el que ocurre como filtro que acepta o rechaza uno u otro de los contenidos, que son lo que conforman el mundo o universo... y sus movimientos, es decir, el acontecer. Por eso, el problema de la fragmentación no es precisamente la dualidad... sino el estrecho mundo de ideas personal y el error en que el ego se encausa para pretender perpetuarse.

Al meditar, tal como lo veo, el sujeto que mira, es el presenciador y los objetos mirados son los contenidos de conciencia, también llamados pensamientos, aunque estos sean imágenes, proyecciones e incluso partes de la historia de la vida personal. Solo que al meditar quien se ha quitado del medio es el sujeto personal, o sea, los juicios que nos auto definen.

Esta es la razón por la que hablar de la mente como lo que produce el problema no me resulta suficiente. La dualidad no es un problema, la dualidad es inevitable mientras hay un instrumento (cuerpo, mente y emociones) que traduce lo que registra la conciencia. El problema es tomarme por lo que no soy, identificarme y creérmelo, y entonces mirar todo por medio del filtro estrecho de mi racionalidad personalizada. Porque eso es lo que me lleva a apegarme o a rechazar y estar en conflicto constante con la manifestación.

Eso que llamamos realidad pero que no es lo real... sigue siendo ilusión, porque es relativa al tiempo y el espacio, que son creaciones mentales. La conciencia está plena de su propia energía... infinitas potencialidades para manifestarse. Esa conciencia solo es conocida por el Si mismo, está sostenida en el Si mismo y no existe aparte del Si mismo.

El poder del conocimiento que reside en el Si mismo es tan grande, que sucede la ilusión, siendo lo que conoce y manteniéndose desconocido, eternamente no conocido, como el ojo que no puede verse a si mismo. Cuando conoce sus contenidos, se refleja como un sujeto, un yo que diferencia los objetos de su conocimiento, y estos son los contenidos conscientes. Comienza la experiencia, el sujeto comienza a nadar en el mar de la manifestación fenomenológica, distinguiendo aspectos, diferenciando, destacando y privilegiando, todo en base a las vasanas o semillas que ha tomado como mochila para este viaje.

En meditación, que no es otra cosa que realización, se observa en presente activo el transcurrir de la mente, de los pensamientos, ya sean personales o impersonales. Estos fluctúan entre recuerdos y proyecciones, como un tren de datos, amarrados por la continuidad del yo. Al desamarrarse de este yo, dichos pensamientos dejan de tener sustento, y poco a poco van diluyéndose, hasta que repentinamente el silencio de la verdad se muestra, un silencio o ausencia de yo, ausencia de diferenciación, de compromiso y de esfuerzo. Un silencio que se evidencia como la eternidad siempre presente, que ante la aparición del ego simplemente era pasado por alto. Un silencio pleno de Si mismo, en presente activo, donde no hay afectación por lo manifestado, sea del tipo que sea, porque no hay quién se preocupe por ello. Un silencio pleno de amor, saturado de completud, que vive lo manifiesto como pura felicidad, como movimiento de la conciencia constantemente dinámica, cambiante, como un río que nace de la fuente y regresa a la fuente.

Este discurso era… quizás… lo que necesitaba a los 19 años. Sólo que no se sabe qué hubiera sido de toda la historia personal que luego se dio, si al escucharlo hubiera estado lista para aprehender lo que se señala. Todo sucede en su justa medida, y como dicen por ahí: “Dios aprieta pero no estrangula”.
Maria Luisa


10 comentarios:

Delia dijo...

María Luisa:

Seguí con atención el desarrollo de esta reflexión que en algunos aspectos muestra similitudes con mi experiencia personal; solamente cuando permití que la meditación sucediera pude comprender por qué nada de lo que me aportaban -religiosos,filósofos, psicólogos y terapeutas- me satisfacía.
Recibo lo que me llega sin etiquetarlo, con el convencimiento de que es lo que atraigo y como bien lo decís "en su justa medida".

Gracias, y un abrazo.

Yamuna dijo...

Todo llega en el momento adecuado. El Universo es tan perfecto que todo ocurre por algo, solo hay que saber dejar que llegue, así, sin más.
Gracias por tu historia Maria Luisa.
Un abrazo lleno de cariño.
Sina

José Manuel dijo...

Gracias por compartir este relato.
Me parece que muchos nos vamos a sentir identificados con su devenir que parte de esa sensación de carencia sentida a muy temprana edad.
Efectivamente, sólo con la llegada, a su tiempo, de las enseñanzas que apuntan a que reconozcas en ti lo no-nacido, esa sensación torna por sí misma en plenitud pudiendo cerrar así el círculo.
Un abrazo!

QUEOQUINA dijo...

Ma. Luisa, me indentifico con tu relato, pero comprendo que todo tiene un perfecto orden dentro del universo, entonces se llega y se comprende cuando tiene que ser y por algo es, gracias por compartir, un abrazo.

MARIA LUISA dijo...

Hola Delia, gracias a ti por leer y tu atención. Por cierto que los estudiosos de la persona (mente, cuerpo y emociones) y de la sociedad, apuntan a transformar los egos y mejorar su funcionamiento, por eso no dan el punto de lo inefable, lo inmanente, lo indescriptible, que es realmente la plenitud misma. Un beso.

MARIA LUISA dijo...

Hola Sina, cierto lo que dices, el Universo guarda un orden indescriptible, que a veces no cuadra con nuestros intereses personales, y eso es lo que complica. Saber dejar que llegue, dices... si... saber ver que llega a pesar de nuestros deseos o aversiones. Mucho cariño para ti también.

MARIA LUISA dijo...

Hola Jose Manuel, qué hermoso ver lo común,... mira, un día de estos contaré acerca de lo que significan las enseñanzas para mi y lo que significa la plenitud... y también, acerca de los círculos o lo circular.... y también, cómo es que he conocido algún caso en que esa sensación de carencia nunca se presentó y por tanto la llegada de las enseñanzas no tuvo el mismo significado que para nuestros casos compartidos. Un apretado abrazo...

MARIA LUISA dijo...

Querida Queoquina, cierto lo que dices, verdad es que el Universo guarda un orden en relación a cada expresión de lo esencial (los reflejos de nosotros mismos), sin embargo, siendo que la realidad se muestra desde el Si mismo hacia el Si mismo, comprendo que comprender no está necesariamente tan relacionado con el acontecer. La verdad somos nosotros mismos, y saberla está disponible siempre, como Gracia, sólo es cuestión de que la disposición de cada cual (cada reflejo) se entone con eso. Bueno, algo así... no es fácil decirlo, y menos en pocas palabras. Beso...

Z. dijo...

Es curiosa esa llamada que sentimos cuando somos jóvenes y luego toda una vida para descifrarla. Gracias M.Luísa una exposición clara, muy clara. Es de agradecer.
Un abrazo!

MARIA LUISA dijo...

Gracias a ti Zanara ... si tan solo nos dijeran desde niños... "todo está bien... todo está bien"... pero nos dicen: "así no lo hagas, debes aprender a comportarte, debes llegar a ser alguien, prepárate para la vida, la vida es dura, hazlo como es debido," o más aún... "eso es bueno, esto otro es malo, por aquí si, por acá no"... y la plenitud de ser en inocencia se va cubriendo de ideas donde la atención quedá apresada... llega la juventud y de pronto nuestra luz se ve a si misma en las sombras, tratando de vislumbrar un modo de vivir en esas tinieblas del deber ser. Somos plenitud y nos engañamos creyendo que la vida está para encontrarla. Un afectuoso abrazo.

Amigos

Buscar en este blog