lunes, 21 de diciembre de 2009

Feliz Navidad, en conciencia de la Luz




Hay bastante agite en las calles. Mucha gente yendo a comprar regalos y autoregalos. A veces en este caluroso y veraniego Santiago de Chile escucho algún villancico y me hace mucha gracia cuando aparece el que habla de la “Blanca Navidad”. Alguien me recordaba cómo en las playas del trópico a veces cuelgan de los postes, a modo de decoración, unos carteles o cartones representando pinos nevados con bolitas de colores. Pensamos la Navidad a través de muchos símbolos que se han vuelto reflejos colectivos y vivimos por medio de estos pensamientos. Y de vez en cuando el sonido en el momento adecuado, de “Noche de Paz”, puede (o no) producir un toque profundo, un antiguo y lejano recuerdo de conexión, que quizás cuando niños, sentíamos con un aspecto espiritual, de sentimiento, de amor.

Para algunos puede que estas fechas de celebración les recuerden que son representativas del nacimiento del que se convirtió en un gran maestro, con su ejemplo y su enseñanza: Jesús de Nazaret. Para otros son fechas en que se aprovechan los beneficios económicos recogidos a final del año laboral, como utilidades, para gastarlos en los objetos, eventos o viajes que tanto desean. Y para otros, son momentos de fastidio por tantas cosas con las que se ven obligados a cumplir con las exigencias de este trueque de dame y te daré, donde prima el motus: costo-beneficio.
En todo caso, no está de más recoger el aspecto simbólico que conecta nuestro sentir, nuestro pensar y nuestro hacer, con el origen del Ser. La conmemoración de una situación que se da a cada segundo, el nacimiento de un nuevo ser humano, como expresión de lo Divino. Y el reconocimiento de una profunda realidad que este niño, en su vida, tiene la oportunidad de comprender y asumir. Somos la expresión de lo esencial, que toma forma, nombre y adquiere una identidad provisoria, como avatar, encarnación de Dios, que se experimenta a si mismo y a toda su emanación, como si fueran dos, él y el mundo existente. Y nuestro constante apuntar, junto con R.Malak, consiste es este reconocer, disponiéndonos a “escuchar” la evidencia de esta realidad intrínseca, que casi siempre obviamos y dejamos pasar, viviendo a través del pensamiento y las estructuras adquiridas. Reconocer que tenemos la opción de disponernos en forma adecuada, para que lo Real se evidencie por sí mismo como un Resplandor No dual.

Así, nuestros deseos para todos los que reciben este mensaje semanal del grupo al que pertenecemos, que este Arte de tomar conciencia de la Luz Esencial se nos haga favorable y nos permita ser, cada uno, una vela encendida que ilumine el mundo, y que como chispa pase de mano en mano, en la unidad de todos los seres humanos, como expresiones del Uno indivisible, no dual. Y con esto, que sean una fiestas alegres, motivadoras y llenas de luz y paz.
Amor para todos,
Maria Luisa y en nombre de R.Malak

2 comentarios:

Francisco dijo...

Feliz Navidad para ustedes también. Un abrazo fraterno.

AdA... dijo...

¡FELIZ NAVIDAD YPROSPERO AÑO NUEVO!

Para ambos y para vuestros amigos (los que reciben y los que dan;)

AdA...

Amigos

Buscar en este blog