lunes, 18 de mayo de 2009

Sumemos comprensión




Debe haber alguna forma de que en el trasfondo que nos sostiene podamos encontrarnos. Que en el gozo silencioso y lleno de alegría sin causa podamos darnos las manos, un beso, un abrazo. Que hayamos dejado al ego colgado en la entrada de la casa, como un abrigo que en el calor de este recinto ya no es necesario.

Sumar comprensión sin romper la realidad con distancias conceptuales. En eso no nacido que nos convoca, que es plenamente acogedor y brilla con pura comprensión compasiva, inteligente y autoluminosa.

Una conciencia de si mismo que reconoce a las cosas como emanaciones y las deja en el lugar que corresponde en cuanto a sentido de vida, sin el confuso apego a una búsqueda de completud que es innecesaria.

Un reconocimiento de totalidad que ya está, ya es y siempre ha sido, que consiste en paz y silencio de conceptos separadores. Tan solo reconocer el yo y sus formaciones como un vestido para moverse en la diversidad del mundo, que como una ilusión se sostiene en la conciencia emanadora que es totalidad con infinita potencialidad de expresión.

Que haya comprensión en todos los hijos del señor, en todas las emanaciones del Ser, en todos los reflejos del si mismo. Que se evoque la inherente paz interior, profunda, la felicidad que nos corresponde por nuestra naturaleza real como esencialmente siendo lo que somos, puro ser, pura inteligencia, pura observación sin juicios que se despliega en un eterno presente activo.

Que los desencuentros sean comprendidos como meras artimañas del ego, un ego que tiene solo sentido en la medida que uno mismo se lo de.

La placidez y satisfacción plena de cumplimiento, está tan al alcance de la mano, que asombra, deslumbra y te llena de risa. Te ries de todas las tonterias con que te has confundido por mucho tiempo. Tú, yo, ellos, los demás… todos expresión del Unico, del Ser, de la eternidad que no depende ni del tiempo ni de las ideas, ni de las personas, ni de nuestros afinados conceptos o dogmas.

Una plenitud llena de vida, completa en si misma, que mira las diferencias desde el lugar de tranquilidad comprensiva, inalterada, como testigo de toda actividad. De una forma totalmente comprensiva, compasiva, puro amor, acogiendo sin rechazar nada de lo que acontece, solo comprendiendo, y permitiendo que lo más puro tenga salida, como un verdadero abrazo entre hermanos que han curado sus diferencias luego de un tiempo de separación.

Está tan a la mano que asombra, esta magia de mirar y reconocer, y el primer reconocimiento impresionante es que siempre ha sido asi. Siempre es porque el tiempo es solo algo que se ordena por contraste, antes y depues en mi mente, ayer y mañana como pensamiento…ninguna realidad aparte del pensamiento.

Cierto que las cosas han de ser cumplidas, que hay impulsos que nos empujan a descubrir efectos inevitables. Sin embargo, cuando descubrimos esta posición, este estado inalterable y siempre presente de testigo, de observación plena y sin juicios, lo vamos dejando desplegarse, sucediendo, ya sea cargado de unas emociones o de otras. Y todo es aceptado, visto y comprendido, y en nuestro regazo que todo acoge le damos aceptación para luego dejarlo partir.

Se completan los ciclos que hemos venido a experimentar en esta vida temporal, en este mundo de tiempo y espacio, en esta diversidad de seres, esta naturaleza que lo divino ha imaginado, emanado, producido de si mismo para dar acogida a sus propias expresiones, fieles al desenvolvimiento de las leyes del amor de lo esencial. Leyes naturales y leyes divinas que nada tienen que ver con las leyes del hombre, quien debido a sus diferencias generadas por el ego de la incomprensión, se ve obligado o cree verse obligado a someter bajo la fuerza y la generación de miedo, división y odio, a los habitantes de este mundo.


La realidad brilla cantando, como un trasfondo silencioso, transparente, de una pureza inmaculada, porque el peso de las pisadas no dejan huellas en El. Este si mismo tan inmediato, tan uno mismo, esencia de ser, conciencia de ser y de existir, en eternidad y a la vez en el tiempo…en este milagro de vida que pasamos por alto debido a la confusión de una mentalidad que cubre como un espeso velo la ligereza y alegria que nos pertenece por naturaleza propia.

Quien soy yo es lo fundamental… porque se ha estado creyendo a los que nos dijeron que soy maria, que soy blanca, que soy cristiana, que soy latina. Sin permitirme ver desde un principio, que naci sin nombre y el nombre es solo una tarjeta de presentación, que no tengo color porque el color es solo de la piel, un asunto de la bioquímica, y que todas las etnias son muestras de un mismo ser, que la religión con que me bautizaron, es una entre las muchas que inicialmente en sus comienzos señalaba a lo mismo que las demás, antes de que el poder y los intereses comenzaran a vetar los legados de los sabios que dejaron escritas sus comprensiones, que nací como habitante del mundo y que las lineas fronterizas son solo dibujos en los mapas y convenciones para separar los funcionamientos de las sociedades llamadas paises.
Cuando vuelo de Santiago a Caracas, no veo lineas en el suelo de las planicies, selvas, ríos y cordilleras. Sólo veo un colorido abrumador lleno de belleza en la vegetación, lagunas, la nieve en la cordillera y los azules y colorados del desierto de Atacama.

Qué dolor profundo en el corazón al ver la incomprensión que no permite a mi ser que es en todos, el disfrute de su esencialidad y el goce de esta maravilla natural que es vivir por un instante los reflejos de la conciencia en este amplio despliegue de gamas coloridas. Un instante en eternidad que se repite y se repite, como golpes a la conciencia centralizada y confundida con su forma temporal. No analices demasiado lo que estoy diciendo, solo siéntelo, en este momento en que solo fluye, sin saber si tiene sentido o no, este manantial de letras que algo dice en su fondo, algo está entregando y aún no he analizado…. Pero me alivia la tristeza de sentir que mis amigos se separan porque no me comprenden… y en el fondo, lo esencial está acogiendo esta onda irregular de emoción.. lo esencial que nunca se ha separado de si mismo, pero que se muestra en toda la diversidad, como personas y la gente de nuestro mundo, como mi familia, mis hijos, mis padres, mis primos, mis conocidos…. Y más allá, todos los desconocidos que viven en la selva, los pueblos, las metrópolis, los continentes…todos son mi propio ser… todos somos uno sin diferencias en nuestra más profunda esencialidad, en el brillo de la luz de conciencia que nos permite conocer y experimentar. La experiencia del conocimiento de Ser Conciencia de la Felicidad. O como aprendí en lejanas tierras, sat-chit-ananda. Om.

Maria Luisa

viernes, 8 de mayo de 2009

Verdad absoluta

Que es una afirmación verdadera? se podria hablar de una negación verdadera? que significa que algo sea verdadero?
Decir acerca de una mesa de plástico lo siguiente: “esta mesa no es de madera”… ¿es una negación, una afirmación, y…ya sea una u otra, es esta verdadera o no lo es? Enunciar la cualidad o no cualidad de algo es hablar sobre lo que comprendo y extraigo a partir de la percepción de algo.
Dilucidar en estas cosas es perderse en las palabras.

Se habla de la Verdad, y muchas veces se quisiera saber cuál es la verdad que va a otorgar un sentido de vida.

Se me ocurre que cualquier cosa que tenga existencia, o sea, presencia en tu conciencia, como cosa, como idea, como sensación... es una verdad en tu conciencia, una verdad para tu conocimiento, es decir....es verdad que existe y además tú eres quien le da sentido.... pero hasta donde entiendo, aqui se trata de ver qué es la Verdad, o ver si de hecho hay algo que pueda llamarse La Verdad.

La Verdad vs las variadas y relativas verdades, tiene, para mi, una forma de distinguirse. Cualquier cosa que sea impermanente, es verdad solo por un tiempo, y luego pierde su existencia. Como sucede con absolutamente cualquier creencia. De hecho, las creencias, como pensamientos que son, desaparecen cuando dormimos profundamente…así de impermanentes son.

En cambio, algo que pueda llamarse La Verdad, tiene que ser permanente, sin comienzo, sin final, no sujeto a cambios, y no dependiente de los puntos de vista personales, ya que estos varían. Debe ser universal y no excluyente, sin contrarios, es decir, absoluta.

domingo, 3 de mayo de 2009

¿Qué es la Verdad?

¿La Verdad es un enunciado? Decir la verdad es la Verdad? A qué verdad nos referimos? a los hechos? Y qué tal si los hechos fueran ilusiones como lo son los hechos en los sueños?
De todo lo que pasa por mi conocimiento, a qué le puedo llamar verdad?
Puede ser Verdad algo que ahora es y mañana no lo es?

Sin lugar a ninguna duda, para que yo conozca alguna cosa, antes debo estar ahi, por lo tanto todo lo conocido (por mi) se sostiene en mi. Esto seria un enunciado irrebatible. De ahi podemos ir a lo siguiente: "yo existo sin lugar a dudas", ya que para poder negarlo, tengo también que existir. Cualquier otra cosa, cualquier cosa conocida, está sujeta a la interpretación que de ella yo haga y eso la convierte en relativa. Relativa a mi.

Si este "mi" es distinto del "mi" tuyo.... entonces tendriamos que aceptar que tus verdades son distintas de las mias, ya que se sostienen en yoes distintos. Pero al final.... todo es relativo a ti, asi que segun te tomes las cosas, asi son para ti.

Interesante seria cuestionar la verdad del yo en que se fundamenta el raciocinio. Quien es este yo, acaso alguien pensado por mi? que creencias tengo acerca de mi? y finalmente... quien soy realmente que tengo creencias acerca de mi?

Este tipo de investigación va llevando a una certeza, que muy probablemente sea imposible de enunciar sin que se pierda la esencia de su verdad.

Maria Luisa

Amigos

Buscar en este blog