sábado, 20 de diciembre de 2008

Cerrando Círculos

Queridos amigos,

Este año chileno se cierra hoy para mí. Todo lo que se cierra y se abre pertenece al mundo de la persona, pues el Si Mismo es siempre apertura. Consistió este período en un retiro casi completo de las actividades mundanas, que permitió que mi mente se sumergiera en su propia hondura, como la materia que se coloca en el crisol del alquimista, y a la que se le aplica el ácido del discernimiento, la reflexión, la contemplación y la adoración hacia el Maestro. (El Maestro es la sabiduría que nace espontáneamente). Me recuerda un escrito donde volqué en aquel entonces, hace ya bastantes años, los movimientos que la conciencia comenzaba a desplegar, motivados, al parecer, por una profunda disconformidad con mi comprensión, lo cual producía un intenso sufrimiento que me llevó a la imperiosa necesidad de encontrar solaz en alguna verdad que intuía, pero que nadie me había ofrecido jamás. Aquella oportunidad, eran los comienzos de una actitud y disposición que no era muy conocida en nuestro mundo cotidiano, al menos el mío. Comencé a convertirme en buscadora de la verdad, y este escrito representaba esa iniciación, sin yo saberlo entonces.

ALFOMBRAS (estructuraciones que encubren lo esencial)

“ Miras hacia abajo. Los dibujos te resultan tan conocidos... pero no los estás viendo. En verdad ves más allá, mucho más, a la profundidad bajo el piso. Y le meterías un gran mordisco a esta alfombra, hundiendo tu cara en su espesura, atravesándola de una sola vez, y buscarías ahogarte en ella hasta el cuello. Tal vez entonces te tragaría ella a ti, a toda ti, permitiéndote entrar al subsuelo, vasto espacio inquietante por lo incógnito, haciéndote consciente de tu propia profundidad, inmiscuyéndote en ella, llegando a comprenderla, volviéndote del revés, encontrando la raíz y dejándote romper en mil trozos, la descomposición de esta personalidad, sumatoria de procesos, que luego deberías recomponer, volver a armar, sabiendo perfectamente dónde encaja cada parte y haciéndote nueva de un todo.
Después sacarías la cabeza y respirarías nuevamente el límpido aire que te rodea.”

Estando sin guía, sin ninguna de las muchas que poco a poco luego comenzaron a aparecer, ni yo misma sabía a qué me refería exactamente con este escrito. Pero era el Maestro, el Si Mismo que habita en todas las personas, y en quien a su vez todo habita y es contenido, quien ofrecía, gracias a la escritura inmediata y desprejuiciada, este trabalenguas para mi posterior revisión racional. Porque fue esta escritura algo completamente espontáneo, motivado, claro está, por el sufrimiento que me acongojaba, pero espontáneo por lo nuevo de la perspectiva que me ofrecía. Una búsqueda de la raíz profunda: el origen, la base y causa primordial de la existencia: el propio Si Mismo. Para lo cual tenía que suceder esa condición de entrega: llévame a donde sea, con tal de salir de este laberinto de apariencias, de dibujos superficiales en esta alfombra de vida cotidiana de la personalidad.

No tiene que ver con escapismo, tiene que ver con penetrar profundamente en lo que ya está aquí, (bajo el piso de las apariencias), sosteniéndolo todo. Y como dice, sacar de nuevo la cabeza, y respirar un aire límpido y libre de sufrimiento, que también estaba ahí, pero no veía.

Bueno, esto es un recuento que representa un poco este seminario intenso en que ha consistido este año en este país, que me ha acogido con benevolencia y comodidad. Pero en este caso, el equipaje con que penetré al mundo de la comprensión en la conciencia esencial ya era ligero, con pocas piedras en la mochila, piedras blancas y no negras, piedras de entendimiento y no de confusión, pero piedras al fin y al cabo. Estas piedras representan la comprensión intelectual, las experiencias pasadas, las enseñanzas espirituales recibidas y algunas otras cosas que aún me mantienen unida a la persona. Buenas piedras, pero igual pesan. El recorrido por el mundo de lo indescriptible ha sido esta vez, benditamente, con el apoyo de la mano amiga y guía de R. Malak. Así, donde fue necesario, se soltaron algunas piedras y se recogieron, quizás, algunas otras, más cristalinas tal vez. ¿Qué significa esto? Que las bases ontológicas en que se fundamenta nuestra senda han sido pulidas. Que en el conocimiento de los procesos de la mente, las emociones y las acciones, estos han sido observados con desapego y comprensión. Que cuando ha sido necesario dejarse vibrar por la emoción, se ha permitido sin control. Que cuando se plantean pensamientos, se observan sin juicio. Que las acciones son igualmente presenciadas, como el desenvolvimiento inevitable del devenir, donde yo no soy la hacedora de ellas. En resumen, ha sido cuestión de asumir lo que ya sabía. Donde si hay rayas, el tigre ruge y si hay alas, el águila vuela.

Me queda darles las gracias por la oportunidad de compartir con ustedes, y aprender más acerca de la bravía entrega y lucha que significa esta ilusión de buscar lo que nunca hemos perdido, ni hemos dejado de tener: el propio Si Mismo.

Abierta, como el Si Mismo, a todo lo que acontezca en el futuro, espero verlos nuevamente en enero de este próximo año, si así está previsto en el despliegue de esta maravillosa y sorprendente vida temporal y espacial. Un abrazo cálido y hermanado deseándoles unas felices fiestas navideñas y la mejor de las disposiciones para recibir el baño de luz deliciosa de lo esencial, a cada instante, en el presente activo, y con el apoyo simbólico que representa un nuevo año, el 2009, como el paso a un futuro desconocido y sin límites.

(Nos bañamos en luz en la temporalidad, aunque somos la Luz Misma en la eternidad)

Namaste,
Maria Luisa
(14-12-08)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida amiga, ¡qué alegría! ¡Felicidades! quisiera tenerte ahora al lado para abrazarte y darte besos... De algún modo, así lo hago, aunque no sea igual. ¡Me felicito y alegro tanto por ti...! ha sido un placer la noticia.

Felices fiestas navidañas para ti ( y Malak) y como dices:

Un hermanado y cálido abrazo.

Mi corazón está un poco roto, pero en paz, después de todo... y lo mejor, no está tan temeroso como acostumbraba... Algo ha cambiado y me siento más capaz, más en mi, para aceptar el destino que hoy parece tocarme como mujer.

un abrazo de luz en la temporalidad y desde la eterna LUZ del Sí.

AdA...

MARIA LUISA dijo...

Gracias por tu entusiasta saludo, pero me quedo con la curiosidad de saber a qué noticia te refieres y que me felicitas...

Espero que sea lo que sea por lo que estás pasando, sea algo que pase pronto y la tristeza se esfume del todo...

Un especial y cariñoso saludo para ti en estas fiestas,

Maria Luisa

Amigos

Buscar en este blog